Venezuela no pudo detener la discusión de un informe plagiado

 

Este 23 de junio, el Consejo Permanente de la OEA sometió a votación la discusión del informe que había preparado el Secretario General Luis Almagro, por medio del cual ha pretendido invocar la Carta Democrática Interamericana contra Venezuela.

La mayoría de los países miembros de la OEA votaron a favor de la solicitud de Almagro y Venezuela no pudo evitarlo, aunque existan sobradas razones para no hacerlo.

Cabe preguntarse en qué falló Venezuela, si anteriormente había conseguido los apoyos para privilegiar el diálogo facilitado por la Unasur y los ex presidentes Fernández, Torrijos y Zapatero, por encima de la aplicación ilegal de la Carta Democrática.

Almagro presentó un informe injerencista y pracializado que no es objetivo ni equilibrado, sus fuentes son casi exclusivamente opositoras, y utiliza un lenguaje insolente, ofensivo y deplorable.

Esto fue argumentado Venezuela de manera excelsa, pero no fue suficiente.

El informe de Almagro está pésimamente escrito, con numerosos errores ortográficos y gramaticales, párrafos repetidos, contradictorio, mediocre, sin coherencia ni línea argumentativa, y con una patética estructura narrativa.

Pero lo que hubiera matado el informe de ipso facto era revelar con pruebas y detalles el delito de plagio cometido por Almagro en su elaboración, lo que incluso podría haberle costado el cargo.

Almagro cometió plagio al copiar y pegar texto proveniente de otros trabajos, que en cualquier institución seria del mundo, como en teoría debería ser la OEA, provocaría su dimisión inmediata por las implicaciones legales y morales que le impedirían continuar en el cargo. El delito de plagio es un asunto muy serio.

El 23 de mayo del presente año, un grupo de médicos opositores, ex ministros de salud durante la era puntofijista previa a la Revolución Bolivariana, elaboraron una carta dirigida a la Dra. Margaret Chan, Directora de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra, en la cual aseguran que en Venezuela hay una "crisis humanitaria en desarrollo". El Secretario General de la OEA tomó el texto de esta carta y vació su contenido en el informe sin hacer la referencia obligada, con lo cual se apropió de un texto que no le pertenece.

En lenguaje llano, Almagro robó y la OEA lo aprobó porque nadie denunció el delito.

Un análisis exhaustivo seguramente revelaría otras pruebas de plagio, pero este robo hubiera sido suficiente para exigir la inmediata anulación del informe y la cancelación de la reunión, incluso sin necesidad de votar, y solicitar la destitución inmediata del Secretario General en base a la carta y estatutos de la OEA.

Prueba del Plagio:

Cuadro comparativo que demuestra el plagio cometido por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro en "Almagro cometió plagio en su informe contra Venezuela" (García Danglades, Aporrea 02/06/2016 - Barómetro Internacional 04/06/2016)
http://www.aporrea.org/tiburon/a228847.html
http://www.barometrointernacional.com.ve/2016/06/04/almagro-cometio-plagio-informe-venezuela/

Informe del Secretario General de la OEA, Luis Almagro (OEA, 30-05-2016) http://www.oas.org/documents/spa/press/OSG-243.es.pdf

"Venezuela: crisis humanitaria de la salud en desarrollo" Carta de ex ministros de salud (RunRun.es, 23-05-2016) http://runrun.es/nacional/venezuela-2/263041/ex-ministros-de-salud-envian-una-carta-a-la-oms-en-venezuela-hay-una-crisis-humanitaria-en-desarrollo.html

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1899 veces.



Antonio García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: