Contradictorio Obama. Olvidadizo Obama. Prepotente Obama

La usual y extraordinaria desfachatez del mentiroso, incumplidor y olvidadizo Presidente Obama llegó a su cúspide en la Séptima Cumbre de Las Américas realizada en Panamá los días 10 y 11 de Abril de este año 2015.

Les confieso que habíamos guardado en nuestros corazones de venezolanos nobles y optimistas una pequeñísima esperanza de que este Sr Presidente reconociera su error, rectificara su ridícula acción y emprendiera con altivez y gallardía y con voz sonora las frases en Inglés que derogaran ese decreto. Algo parecido a esto:
“I, Barack Obama, in my role as President of the United States, with humility admit that I was poorly advised and I was wrong regarding to blaspheme about Venezuela, so I have proudly decided to repeal the executive order that accusses Venezuela as an unusual and extraordinary threat to the security of our country” (traducción mia)

Esa escondida esperanza estaba reforzada por mi conocimiento sobre el origen humilde de este inusual presidente. Porque he leído (no los dos libros que ya ha leído el Sr Raúl Castro) algunas cosas sobre este Sr Presidente y sé que él y sus padres no fueron los más afortunados económicamente hablando, además de la fuerte influencia de la religión que profesaban. Se que en hogares humildes y con escaseces económicas los valores de honestidad, respeto, justicia, tolerancia, amor, son sembrados en los corazones con mucha más facilidad que en aquellos hogares donde la opulencia y el desenfreno económico corroe los corazones y endurece los sentimientos naturales por los otros, por los demás.

Bien lo dijo el emocionado presidente Raúl Castro (2015, Cuba Debate):
“…según mi opinión, el Presidente Obama es un hombre honesto. Me he leído algo de su biografía en los dos libros que han aparecido, no completos, eso lo haré con más calma. Admiro su origen humilde, y pienso que su forma de ser obedece a ese origen humilde.”

Había guardado esa esperanza porque estoy convencido que el estilo de vida, la forma de vivir de las personas, se relaciona (por no decir que determina) con lo que “será” en el futuro; las influencias maternas, sus consejos, su estoica mirada, su humilde o prepotente accionar, definitivamente impactan en el comportamiento(ser) de la persona en el entorno familiar, grupal, individual; la tradicional fuerza paterna, la tradicional idea del carácter que el padre impone (aún sin proponérselo) , “marca” al niño y lo “baña” con las caracterizaciones que luego dirigirán su modo de afrontar retos y su modo de convivencia.

El origen humilde del presidente Obama, las enseñanzas de su padre y el amor de su madre (en los pocos años que vivieron juntos con el Presidente en Honolulú, Hawaii), debe haberle influenciado como para mirar con ojos de amor, con corazón dorado, con pensamiento social, a quienes hoy son sus dirigidos, y más allá, a las naciones que son sus compañeras planetarias.

Ahora bien, no siempre quienes vienen calificados con orígenes humildes son ejemplo de humildad. Tenemos que tristemente aceptar que en demasiadas ocasiones, quienes logran triunfos académicos y económicos con gran sacrificio, se transforman en agresivos, prepotentes, y con unos deseos inmensos de “desquitarse con alguien”, los malos ratos en años mozos. Esto puede agravarse cuando la no comprensión de los padres lleva a la separación de la unión matrimonial que siempre impacta en la formación de los niños.

Obama, amigos, no es honesto, y su origen humilde no le ha moldeado los sentimientos. Él fue influenciado y transformado en un olvidadizo, prepotente y autosuficiente por su Magna Cum Laude, su profesorado universitario, su triunfo directivo en organizaciones sociales-políticas y, finalmente, en su triunfo político. El Sistema Americano le hizo olvidar su pasado, su historia, su background; los lobbies económicos, básicamente israelíes, y el poderoso sistema militar le han “obligado” a actuar sin misericordia contra quienes ellos quieran y contra quienes osen gritar su libertad, su independencia y su soberanía.

Usualmente, estas patologías son solucionadas con un acto de valentía. Obama tiene el chance (aún) de reconocer su error, o reconocer que le han llevado a cometer un error, y solucionarlo con una rectificación. Eso, amigos es un acto de honor, de valor. No es un acto de cobardía. Reconocer nuestras fallas, excusarnos, y luego emprender el camino de la solución del problema creado, es un acto hermoso y le ganaría muchos afectos. Pero también muchos enemigos.

Obama, amigos “is against the wall and trapped” (contra la pared y entrampado). O deroga el decreto y se gana la admiración y el respeto de toda Latinoamérica y el mundo pero el odio de un 60% de los americanos y canadienses, y algún 20% de los países europeos, o mantiene la orden ejecutiva contradiciendo sus propias palabras y yendo en contra de casi todo el planeta pero manteniendo “la vida” (puede ser asesinado) y el apoyo de un 30% americano, pasando a la historia como el presidente que escribió que éramos una amenaza pero dijo que no éramos una amenaza. “A slip of the tongue, buddy! Or a slip of the heart?
That`s it, Obama!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1256 veces.



Oswaldo Abarca

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor


Notas relacionadas