Para el gobierno de USA:

¿Venezuela necesita un tratamiento de quimioterapia?

Para  las  personas  que  conocen, han vivido  o sufrido de esa maligna enfermedad  llamada Cáncer, el título  de este  articulo  les llamará  la atención y  seguro  lo leerán, pues  les  gustará  imaginarse    como  aplicar  esa mortal terapia  a un país sin destruirlo.

Según el diagnóstico realizado  por los “médicos del imperio” las células  cancerígenas  del chavismo invadieron  el cuerpo  político venezolano y amenazan extenderse a todo  el  continente latino    que  por  ende  coloca  al mismo  imperio  en  peligro  de ser afectado.   Hay posibilidades, ahora mismo,  de  hacerle  un tratamiento  de quimioterapia  al  Estado venezolano, de manera tal  que no haga  metástasis  y  se pierda  para  siempre la  posibilidad  de recuperarlo  para la  Democracia.

Una invasión  masiva  contra  las células cancerígenas tiene sus  riesgos, pero  por  lo menos  no  se puede  decir  que  no  se hizo  el intento.  La quimio ataca  a todas las células  del  cuerpo , las benignas y las malignas; pero si  algunas buenas  sobreviven, hay la  esperanza  de la  reconstrucción con  células madres apoyado  con  fuerzas  especiales.

Así  pasó  en IRAK y  en todas  las  invasiones realizadas  por  USA  durante  los últimos  100 años  en el  mundo;  aun  cuando  la terapia  con quimio  es costosa  en vidas  y destrucción  de bienes,  al final   viene  la reconstrucción y  logran  instalar plantas  de Coca Cola  y tiendas  de comida rápida  como McDonald’s,  que  terminan  el  trabajo iniciado por  los marines  y  las tropas  mercenarias.  Es  una formula  exitosa y en Venezuela  no hay razón para  que  no resulte.

En  el tratamiento  por   quimioterapia  a  las  células  buenas  no les  queda  más remedio  que  declararle  la guerra  a muerte  a las  células  malignas o  perecen  con ellas  cuando  el agente  invasivo  comienza  a  atacar  a todo  el cuerpo.  Es una cuestión  de sobrevivencia.  Ahí no vale tener  contemplaciones  y  decir, “voy hacer  algo por ti, porque  tu no mereces  ser arrastrada  por  el quimio  invasor”.  Este  agente invasivo  no  sabe  distinguir,  cuando ataca al cuerpo  como un todo,  y  si  las  células  buenas  tratan  de proteger  a  las malignas perecen  con ellas.   Un  ejemplo  histórico  de un hecho similar ocurrió  cuando nuestro Libertador  tuvo  que dar la orden  de  pasar  por las armas a 800  ciudadanos oriundos   de las Islas Canarias,  que  estaban  presos  en manos  de los  patriotas,   antes  de  emprender la huida  hacia  Oriente  y  la inminente  entrada  de  Boves a Caracas.(1813).

Ante  lo  que  parece ser  las orden médica gringa,  de  aplicar  la  quimioterapia  invasiva de tropas  norteamericanas o mercenarias  de  Colombia, la Patria  que  nos legó El Comandante  Chávez, no puede  darse  el lujo  de “volver  a sacar  un crucifijo  y pedir  perdón a los  que  ahora  vendrán  como  Enemigos de  la patria  y no  como  adversarios  políticos con aspiraciones  a tomar  el poder.  Ahora  se trata  de que  todas aquellas  personas, nacidas  o nó  en el país, que  apoyen, estimulen  o  no se incorporen  a  la defensa  de la  patria  debe n ser consideradas   enemigas   de  ella    y  por  lo tanto le  cabe  la aplicación  del DECRETO  DE GUERRA  A MUERTE, emitido  por   nuestro Libertador  en el año  de  1813.¿Alguna  duda?.   Si yó, alguno  de mis hijos,  mis familiares y los  amigos  y  amigas  a quienes  amo, es muerto o  herido por  alguien  nativo  o  extranjero  o  daña  nuestros  bienes,  durante  un proceso  de invasión territorial a  mi país,  automáticamente  se  convierte  en mi  enemigo y  haré  todo  lo posible   por  vengarme  de  él  o ellos.  ¿Exagerado?.   Demasiados  ejemplos  estamos  viviendo  actualmente  en el  mundo  para  pensar  de otra  manera. (No basta  el caso Palestino?)

Juanveroes64@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1517 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: