Cuba, Petrocaribe, CELAC y Venezuela en ojo del huracán. Lo dicho por Fidel

Tras el disfraz de oveja que ahorita ostenta EEUU en cuanto al manejo del asunto cubano, se ven los ojos desorbitados y las garras afiladas de la fiera. Hay demasiadas demostraciones de ello que comentaremos en este trabajo.

Pero antes de hablar por nuestra propia voz, nos parece pertinente resaltar las más recientes declaraciones de Fidel Castro, quien después de largos meses de silencio, quiso que se escuchase la suya ante el rumbo que toman las conversaciones entre el gobierno de su país y EEUU.

Ha dicho el líder cubano lo siguiente:

“No confío en la política de EEUU ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos o peligros de guerra”.

Lo primero que llama la atención a cualquiera que tenga dos dedos de frente, es que tales declaraciones, dadas en un momento que las conversaciones Cuba-EEUU avanzan, tienen la intención de deslindarse de las mismas. Aparte de resaltar su desconfianza, pone énfasis que “ni he intercambiado una palabra con ellos”. Es más o menos lo mismo que decir, no tengo nada que ver con eso o no tengo vela en ese entierro.

Pero hay más, cuando trata de recomponer el asunto, sólo admite aquello como “una solución pacífica a los conflictos de guerra”, que no es nada ajeno al persistente discurso de Fidel durante toda su vida. No hace mención al bloqueo, establecimiento de relaciones Cuba-USA, sino a las viejas amenazas de guerra como cuando el conflicto de Vietnam.

Vayamos a más todavía; para él, al margen de la dirección del Estado cubano, “El presidente de Cuba ha dado los pasos pertinentes de acuerdo a sus prerrogativas y las facultades de la Asamblea Nacional y el Partido Comunista de Cuba”.

La nota anterior se limita a la simple formalidad de admitir que tales iniciativas corresponden al orden legal cubano y las facultades presidenciales y legislativas. Tal delicadeza, no siempre usual en Fidel Castro, le sirve para evadirse del fondo del asunto, pues esas facultades son inherentes al presidente y la Asamblea Nacional. Para dejar claro que sus palabras son ajenas a esas “prerrogativas” de Raúl Castro - pasos pertinentes dice-, la Asamblea Nacional y el PCC.

A cualquier lector, acostumbrado a escuchar y leer el pensamiento de Castro, debe llamar la atención lo escueto, tanto formalismo y empeño en eludir el problema central.

De inmediato, el Departamento de Estado, por intermedio de un funcionario de relativo bajo nivel, Jennifer Psaki, estando de por medio el histórico líder cubano, replicó diciendo:

“Creo que es justo decir que hay una falta de confianza, pero estamos trabajando por reconstruirla”.

Una manera de restarle importancia al inicial declarante y dejar sentado que la desconfianza no sólo es justa sino que proviene de ambos lados.

Lo cierto es que EEUU está inusualmente "afanado" en el tratamiento de un problema relacionado con América Latina. Tanto que en pocos días, han visitado la isla varios funcionarios gringos, ya se hablan de negocios, tanto que alguien hasta mencionó, lo que podría ser una pequeñez, como que para el año próximo, equipos de grandes ligas crearán allí más de treinta academias de béisbol. Al parecer, la idea de EEUU no es tenderle una mano a Cuba, levantando el bloqueo, establecer relaciones comerciales mínimas y necesarias, sino ir con todo, hasta con sus capitales y toda la parafernalia que ello envuelve. Por supuesto, eso incluye toda su carga cultural y objetivo de cambiar a Cuba a su gusto y paladar.

Al mismo tiempo, en el tablero de ajedrez mueve EEUU sus piezas, tanto como intentar pegar a su rey al gobierno cubano y dejar a Venezuela desguarnecida y aislada para agredirla. Es decir como diría un andino venezolano, “te cambio un templón por la cuca”. Al lector advierto que el primero es un típico dulce de los andes y la segunda una merienda oriental.

Pero la estrategia es más amplia. Ahora mismo, en la llamada “Cumbre de Seguridad Energética del Caribe” (CESI), realizada en la capital de EEUU que, según ellos, “tiene como finalidad promocionar un futuro energético más limpio y más sostenible en el Caribe”, el vicepresidente gringo Joe Biden, declaró “Ningún país debería utilizar sus recursos naturales como instrumento de coerción contra otro país”.

Estados Unidos, que jamás piensa en ayudar a nadie, tanto que ante cualquier tragedia en Haití, en lugar de enviar alimentos, médicos o medicinas, envía militares para reprimir o contener cualquier descontento, concibe que el nacimiento de Petrocaribe, promovido por Venezuela, en virtud de sus ventajas, para ayudar a los desasistidos hermanos del Caribe, es “un instrumento contra” ellos. Cabe, en este caso, responder con un ingenioso lugar común venezolano según el cual, “cada ladrón juzga por su condición”. En la cabeza gringa y en la lógica del capitalismo e imperialismo, no se conciben ideas y procederes como ese de Chávez de ayudar al hermano necesitado, cosa muy propia de la cultura nuestra. Que eso tenga repercusiones en la política, es lógico y natural que suceda, porque como diría Chávez “amor con amor se paga”. Y siendo así, cabe la pregunta:

¿Por qué EEUU con todo su poder y riqueza, no ha hecho nunca nada por los pueblos pobres del mundo y nuestro espacio? ¿Por qué jamás le ha tendido una mano generosa y desinteresada al sufrido hermano pueblo haitiano? ¿Acaso esperan que, cómo solemos decir, sólo “por obra y gracia del Espíritu Santo”, los latinoamericanos, después de vernos como nos saquean, nos inclinemos ante ellos?

Pero resulta que “Atlantic Council”, o lo que es lo mismo, expertos del Consejo del Atlántico, ligado a EEUU y la OTAN, “laboratorio de ideas”, fundado en 1961, recomendó en julio del año pasado al gobierno norteamericano “ayudar a países caribeños a abandonar su excesiva dependencia del petróleo venezolano”. Por lo que esto implica, subestimando la dirigencia caribeña, Biden ofrece planes e ideas, para lograr lo aconsejado pero nadie en el Caribe “le ve el queso a la tostada”. Por ahora, lo que buscan es sembrar desconfianza, generar hasta donde sea posible distanciamientos en el Caribe y apuntando hacia el CELAC, como apuntan contra el Alba al manejar el asunto de Cuba.

Pero todavía queda más en la madeja. Antes de que se reuniese en San José el CELAC, EEUU promueve por intermedio del diario franquista madrileño ABC, una campaña contra Venezuela denigrando de Diosdado Cabello, importante figura del chavismo, presidente de la Asamblea Nacional, vicepresidente del partido gobernante Psuv, con lo cual busca varios objetivos, pero primordialmente, es lo que nos interesa destacar por ahora, descalificar a Venezuela, en los instantes que se reúne el organismo latinoamericano, en el cual EEUU no tiene cabida. Hoy miércoles 28 de enero, aparece en la prensa otra declaración de importante funcionario gringo, en el cual se vuelve con una vieja y desgastada prédica relacionada con el contrabando de estupefacientes, la misma que antes aplicaban a Cuba. Lo curioso del caso es que ante lo horrendo que sucede al norte de México, en materia de contrabando de drogas y violaciones a derechos humanos que tuvo su punto más alto con el asesinato de los 43, EEUU calla y otorga a cambio de los servicios recibidos; así como sigue ocultando que ese país es el mayor receptor de contrabando y consumo de droga.

Días atrás, muy pocos, tanto que aún están en el ambiente los ruidos pertinentes, tres expresidentes, Calderón de México, Pastrana de Colombia y Piñera de Chile, con un largo historial de inconsecuencias con sus pueblos, de represión incruenta al movimiento popular y particularmente al movimiento estudiantil y hasta uno no muy clara conducta de dos de ellos ante el narcotráfico y sus delitos colaterales, vinieron a Venezuela con la intención de contribuir a exasperar el clima de inestabilidad que aquí ha creado EEUU y la oposición extremista. Alrededor de esto y el rechazo del gobierno venezolano a la mala contribución de aquellos personajes, los gobiernos de Chile y Colombia optaron no sólo por respaldar a aquellos personajes, sobre todo a Piñera y Pastrana, dando de paso declaraciones que implican una calificación frente a un asunto que está manejándose en los tribunales venezolanas y apuntan hacia la presunta responsabilidad penal de un personaje del ámbito de la derecha venezolana.

Las acusaciones infundadas contra Diosdado Cabello y el espectáculo montado por los expresidentes ya nombrados, aunado a ello la intromisión de los gobiernos de Chile y Colombia, apuntan como lo relacionado con Petrocaribe y el manejo del asunto cubano, a descalificar a Venezuela y hasta generar dudas entre los integrantes del CELAC.

Nada de esto debe sorprender a nadie. Era de esperarse ante las circunstancias actuales, caracterizadas por la pérdida de prestigio de EEUU en América Latina, el crecimiento del sentimiento de unidad entre nosotros, ese querer mirarnos de frente y el prestigio ganado por el presidente Chávez en base al tremolar las inmortales ideas de Simón Bolívar.

No podemos dejar por fuera, lo relativo a la reciente visita de Jhon Kerry a Colombia, derivada de los avances del proceso de paz. Como para sorprender incautos, allí anunció todo enternecido, su respaldo al proceso. Se trata de no quedarse por fuera y al margen de un acuerdo trascendente que podría conducir a plantear el retiro de las bases militares. Por eso, la política gringa tiene doble cara, habla de apoyar al proceso de paz pero trata de poner palos en las ruedas de la carreta del mismo y la de las relaciones con Venezuela. No es descartable que la posición colombiana de salir en defensa inusitada e indelicada de Pastrana tenga algo que ver con aquella visita de Kerry que también suma contra CELAC.

Dentro de ese cuadro hay que entender las palabras de Fidel Castro: “No confío en Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos”, lo que no niega, según Fidel, se busque “una solución pacífica a los conflictos de guerra”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1938 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a201824.htmlCd0NV CAC = Y co = US