Se reserva el derecho de admisión

El senado del imperio norteamericano está por aprobar una ley donde se le ordena al emperador Obama que prohíba la entrada a todo aquel del que se sospeche es chavista a su territorio.

Eso por supuesto incluye en primer lugar al chavista mayor, al hijo de Chávez, al presidente electo en elecciones libres y democráticas de Venezuela, Nicolás maduro Moros.

Eso no debería quitarnos el sueño ni molestarnos ni nada, allá ellos, todos tenemos derecho a reservarnos el derecho de admisión, en consecuencia:

Presidente Maduro, que está esperando para ordenar a la cancillería, en nombre del orgulloso pueblo venezolano que usted representa; que prohíba desde ya, sin más demora, la entrada en nuestro territorio de todos aquellos que promovieron y aquellos que aprobaron semejante solicitud.

Es cuestión de orgullo, solamente eso; esa medida ni nos afecta ni los afecta pero nos pone a hablar el mismo lenguaje. Ya hay un antecedente reciente: el emperador Obama con ejecutar sanciones contra ellos y antes de que terminara de hablar, el presidente ruso le respondió prohibiendo de inmediato la entrada en su territorio de personalidades entre las que se cuentan el presidente del senado norteamericano, y los asesores presidenciales.

¿Acaso la patria de Bolívar no tiene cojones suficientes para hacer lo mismo, acaso hay que seguir esperando, acaso 500 años de espera no son suficientes para hablar de tú a tú con nuestro principal “socio” comercial?

En el mismo edicto, el senado norteamericano solicita la aprobación de quince millones de dólares para ser enviados a la oposición venezolana para que continúen en su lucha terrorista contra el gobierno legítimo de Venezuela. ¿También se va a permitir que ese dinero entre al país? ¿A quién se lo van a entregar? ¿Bajo qué régimen entrara? ¿Vía Cadivi? ¿Sicad uno o dos? ¿O entrará en contenedores de “medicinas” “juguetes” “globos blancos” “crucifijos” “hostias”; o cualquier cosa declarada ante nuestras aduanas sin que nadie se preocupe de abrir el contenedor a ver que hay realmente?

El gobierno venezolano no debe ser débil de acción pues mientras más se habla menos se actúa; hay un pueblo que inequívocamente esta rodilla en tierra y con la bayoneta calada en espera de una orden, esa es la fuerza de Maduro y esa fuerza debe ser abonada con hechos no con palabras.

El presidente Maduro dijo que no le importa que le quiten la visa y que le da igual que se la quiten a todos; entonces porque no declara personas no gratas a elementos importantes de los Estados Unidos (empezando por el senador Rubio) y lea prohíbe su ingreso al país (no importa si nunca han tenido intensiones de venir, ¿Qué nos importa eso?) y si se le revoca la visa a nuestro presidente ¿Qué nos impide prohibirle el ingreso del emperador norteamericano a nuestro territorio? ¿O es que ellos están amparados por algún fuero supra territorial?

Si hay algo que criticarle al gobierno de Maduro es la gentileza y nobleza con las que está tratando al enemigo de la patria, tanto que raya en la debilidad y eso es lo que hace que algunos “chavistas” y la oposición tengan una esperanza.

La oposición sigue envalentonada y la guerra económica no cesa, las guarimbas no cesan, los boicots a la producción no cesan; la campaña mediática internacional no cesa.

Las colas no cesan ¿Por qué?. No hay harina de trigo en el mundo entero o no hay dinero pa comprarla?. ¿No hay baterías para vehículos en ninguna parte del mundo, o no tenemos plata para traerlas? ¿No hay cauchos en el mundo entero o es que estamos limpios?. El ciudadano común se pregunta ¿solo los empresarios privados pueden importar en este país? ¿El estado no puede en momentos de emergencia importar directamente, tenemos que seguir esperando por la empresa privada para adquirir lo que necesitamos?.

La guerra económica se combate con un estado importador que no permita la escasez, con un estado fiscalizador que no permita el acaparamiento. Con un estado organizado que no permita que los buhoneros trafiquen con los productos de primera necesidad; que algunos empleados de Movilnet subasten los teléfonos con un sobreprecio de más del mil por ciento.

La esperanza de la oposición y de algunos “chavistas” es que el estado colapse y en eso trabajan ambos con la esperanza de salir, unos como salvadores con ideas nuevas y la franela “roja rojita original” casi que bautizada por Chavez y los otros con su plan neoliberal que disfrazan de “capitalismo social”.

Mientras el imperio norteamericano pueda abrir su bocota contra nosotros sin que nadie los mande a lavarse ese paltó, tendremos aquí a una oposición envalentonada y a un grupo “chavista” esperanzado en que les toque el turno al bate.

Nicolás Maduro sigue haciendo malabares para continuar el trabajo que Chávez dejó inconcluso, no es poca cosa que haya sobrevivido y siga fuerte entre los que lo seguimos con lealtad, no es poca cosa que aun tengamos patria.

Así que mano dura camarada presidente con la oposición envalentonada desde el imperio y mano dura para resolver el problema de las colas; y a los “chavistas” con propuestas, que los reciban con las puertas abiertas de par en par en el tercer congreso fundacional del partido para ver qué es lo que traen en el portafolio para bien del proceso y de la patria.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2009 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: