“Que guerra tan inmoral"

Hay guerras de todo tipo u origen, las que defienden las verdaderas causas de la libertad en rechazo a regímenes oprobiosos; las que se producen por invasiones para anexar territorios; la de los pueblos que luchan por la soberanía y dignidad, entre otras; unas con armas y otras a punta de movilizaciones y conflictos. Dicen que la historia de las guerras sus causas y efectos la escriben los triunfadores, cosa que parece cierta, aunque tiempo después se conozcan otras versiones, generalmente la que no contaron, en el caso venezolano es patético el ocultamiento en libros, textos y otros documentos por ejemplo, lo que pasó en la Guerra Federal, solo por citar ese episodio de la historia no reflejada realmente en el desiderátum de la formación formal.

Toda guerra es odiosa, por lo que entraba, significa y marca la historia en la gente y en el conjunto de un país, generando atrasos, muertes, inválidos entre muchas otras consecuencias nefastas. Unas son necesarias porque obedecen a un estado de conciencia determinado liderizadas por una vanguardia esclarecida y apuntalada por la situación que produce o le da aliento a la lucha. Otras, por el contrario, son atribuidas al síndrome del dominio y en uso extremo de la fuerza como elemento de ese dominio, esto último configurado por lo económico y lo militar, no obstante, como bien sabemos el dominio además puede ser y es de otro tipo, nos referimos al control de la percepción ideológica política, la cual está comprendida por lo que conocemos como guerras de nueva generación, esta como precedente de la actuación posterior de la fuerza militar.

En el presente caso y lo que nos motiva al presente escrito es lo que está en estos momentos ocurriendo en Libia, lo que calificamos como guerra ¡tan inmoral!, no es que no haya habido otras que podamos calificar de igual manera, pero, aunque los países intervinientes de la “alianza santa” seguro negarán que se trate de eso, de una guerra, sino simplemente de la solidaridad con los rebeldes. La gran diferencia y que la hace tan inmoral es el desnudo flagrante en las excusas presentadas y más allá de ello, la poca importancia que tal decisión produzca entre gobiernos y pueblos del mundo, comenzando por sus propios pueblos.

Si algo está aprendiendo la humanidad, es sobre los causantes de los cambios climáticos, los mismos que hacen la guerra; los causantes de la crisis alimentaria, los mismos que hacen la guerra; los causantes de la quiebra de valores, los mismos que hacen la guerra; los causantes de la pobreza y miseria en el mundo, los mismos que hacen la guerra, en fin podemos hacer una lista bastante larga que nos confirma y afirma que los pueblos del mundo están viendo las cosas de manera diferente, observando de que lado están sus enemigos.   

rafaelfebles@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2018 veces.



Rafael Febles Fajardo

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a119938.htmlCd0NV CAC = Y co = US