Chávez ganará el domingo, reconoce el yankófilo Oppenheimer descalificando las elecciones de Venezuela

1. Escribí en mi cartel de la calle el martes 21 que Hugo Chávez triunfará en las elecciones del domingo 26 en Venezuela por el intenso trabajo político que ha realizado el PSUV durante muchos años dentro de la población trabajadora. Que Chávez tiene el triunfo asegurado, pero lo que su partido busca no es sólo tener mayoría simple sino conseguir dos terceras partes de diputados en el parlamento para asegurarse las reformas prosocialistas que Venezuela necesita. Al leer hoy la prensa me encuentro con un artículo del derechista yankófilo Andrés Oppenheimer que escribe lo que yo, pero diciendo él que las elecciones serán fraudulentas porque el gobierno de Chávez ha colocado a todas las autoridades electorales y ha estado intimidando a los opositores. Así sucede con las opiniones llenas de ideología: cada quien interpreta los fenómenos de acuerdo a como los piensa. ¿Qué otra cosa puede decir Oppenheimer?

2. Si todas las ideologías siempre representan intereses de clase, el quid del asunto es ver que se encubre tras cada opinión verbal o escrita. Debe ser muy claro que lo único que distingue a los socialistas de los defensores del capitalismo y el imperio, es que aquellos (los socialistas) sólo piensan, escriben y luchan a favor de la igualdad, la justicia, la distribución equitativa del trabajo y la riqueza; por el contrario, los capitalistas siempre defienden los intereses del capital, de los empresarios y de su gobierno. Para los socialistas aunque Chávez cometa errores –quizá muchas pifias- en lo esencial ha hecho un gobierno para los trabajadores y los pobres; por el contrario, para sus enemigos derechistas, Chávez está acabando la libertad de empresa, ha gobernado como dictador, está destruyendo a los empresarios y está llevando al país a la improductividad y la bancarrota. Dos concepciones muy claras y antagónicas.

3. Por pereza de no desentrañar lo que es la ideología para descubrir que siempre se representa intereses de clase social, suelen decirse que “cada cabeza es un mundo”, es decir, “cada quien puede pensar lo que quiera”. Pero de ninguna manera es así. En Venezuela, en México, en EEUU, en todo el mundo hay clases sociales y cada una de ellas defiende sus intereses como clase: los millonarios buscan, ha como dé lugar, tener más riquezas hasta monopolizarlas, y la mayoría de la población lucha por tener trabajo y salarios que les alcance para vivir adecuadamente. En tanto los ricos quieren dominar económica, política y socialmente, los pobres sólo quieren ser libres como seres humanos en el trabajo, en su hogar y en sus diversiones. Es el motivo por el cual el sistema capitalista quiere conservar la dominación de una minoría de empresarios y gobernantes; también la razón de los socialistas porque todo trabajo y distribución de la riqueza sea social.

4. Por ejemplo hay muchos personajes “del periodismo” como Oppenheimer, López Dóriga, Alatorre, Vargas Llosa, Krauze, Castañeda, Aguilar Camín, Fernández Menéndez, Ricardo Alemán y otros, que no son simples periodistas, sino voceros autorizados de los aparatos de poder de grandes empresarios e inversionistas yanquis. No son periodistas que estén viendo directamente los problemas, sino personajes privilegiados que se mueven en el mundo y reciben reportes especiales de los centros de poder de los EEUU. Sólo basta con saber el origen de sus millonarios ingresos y la forma en que viven. ¿Qué pueden decir o escribir esos señoritos del periodismo y la opinión que no contenga la defensa de los gobiernos y las políticas yanquis, así como calumnias contra quienes representan los intereses de los trabajadores? Todos ellos son amigos de Clinton, Bush y Obama y enemigos de Cuba, Venezuela y Bolivia.

5. México ocupa un primer lugar en número de periodistas asesinados; pero éstos que han perdido la vida han sido los reporteros que con enorme honestidad andan en busca de noticias, pero también del salario para vivir. El asesinato de esos periodistas debe investigarse y condenarse porque ellos representan la parte honrada y más importante del oficio al que han entregado sus vidas en un país miseria económica y desgobierno. Pero también están los periódicos y periodistas del poder, los dueños de las empresas y sus voceros que son los que componen o “editan” los textos de acuerdo a sus intereses; son estos personajes encumbrados quienes han hecho de los medios de información un instrumento de la derecha empresarial. Así que hay periodistas de base, empleados honrados que buscan las notas; por otro lado periodistas propietarios de medios y de altas jerarquías que son los representantes o voceros del sistema capitalista.

6. ¿Qué significa el bombardeo ordenado por el gobierno colombiano de Santos a campamentos guerrilleros y a selvas que produjo la muerte de decenas de campesinos y del revolucionario “Mono Jojoy” con la participación de 30 aviones y 28 helicópteros? Para nosotros los trabajadores significan bombardeos salvajes y la muerte de un gran revolucionario que luchó muchos años por su pueblo; por el contrario, para los periodistas agentes del gobierno imperialista, la muerte de un guerrillero sanguinario y el “aniquilamiento de la guerrilla”. Son dos formas de ver los problemas de acuerdo a los intereses ideológicos: uno desde la visión del pueblo y otra desde la visión de los explotadores del pueblo. ¿No es acaso la forma que los medios de información han usado para engañar a la población que carece de la capacidad de discernir, es decir, de diferenciar un pensamiento de otro?

7. Los periodistas honestos rendimos homenajes a los que entregan sus vidas luchando por los intereses del pueblo: en primer lugar a ese pueblo anónimo que lucha en las calles, en las fábricas, los campos y las escuelas; pero también a muchos de sus líderes sociales muertos como Hidalgo, Morelos, Bolívar, Flores Magón, Sandino, Camilo, el Ché, Murulanga, Reyes y hoy el Mono Jojoy que lucharon contra el imperio y la explotación durante décadas sin claudicar. Durante los decenios que cada uno de ellos luchó, los periodistas del imperio, al servicio del capital, recibían sus gigantescas pagas por hacer propaganda anticomunista. Es el motivo por lo que se intensifica la campaña contra las elecciones en Venezuela, contra la izquierda socialista del mundo. Por eso pasado mañana el PSUV debe obtener un triunfo contunde para que el pueblo venezolano transite cada vez más hacia su liberación.

http://pedroecheverriav.wordpres.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3283 veces.



Pedro Echeverría V.


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a108705.htmlCd0NV CAC = Y co = US