Chávez dignificando y Movistar tercerizando

(www.ensartaos.com.ve) Uno de los logros más plausibles del gobierno revolucionario es la dignificación de las condiciones laborales, eliminando a las llamadas “contratas”. o empresas privadas que hacían de intermediarias entre PDVSA y los trabajadores, incorporándolos a la nómina diaria como personal de planta con todas las prerrogativas que eso significa.

Resultaba que PDVSA, desde la IV República, para eludir obligaciones contractuales y mantener una nómina baja, contrataba Compañías Privadas (generalmente de testaferros de los gerentes) que le prestaban servicios de perforación, transporte, mantenimiento, asesoría, etc, etc. Estas compañías o “contratas” le hacían el trabajo a PDVSA y asumían la carga laboral pero sin que los trabajadores gozaran de los beneficios que PDVSA otorgaba a sus trabajadores de nómina protegidos por la Contratación Colectiva. Ese proceso se llama TERCERIZACION.

Esa tercerización la vemos en los ministerios e instituciones del gobierno que todavía no han entrado en el proceso de dignificación iniciado por el Presidente Chávez: trabajadores, mayormente obreros, que son subcontratados por empresas y/o “cooperativas” que no gozan de ninguna protección social y laboran en condiciones, muchas veces infrahumanas.

Esa práctica, antes descrita, es la que utiliza MOVISTAR, para funcionar en Venezuela y de esto trata esta parte del análisis. ¿Cómo hace MOVISTAR para obtener tantos beneficios y como saca tanto dinero del país? Cuáles beneficios obtienen los trabajadores de esa empresa?

Lo primero a tener en cuenta es que MOVISTAR es una empresa del tipo MULTINIVEL, la cual va dejando por el camino a subcontratistas que tienen que subcontratar a otros para que los productos lleguen a mano del consumidor final. Cuando el cliente paga por el producto no lo recibe de un trabajador asalariado vulgar y silvestre, lo recibe de un ”empresario” o “productor independiente” o “concesionario” , el cual no tiene ninguna relación laboral o contractual con el que le vendió el producto a él, ni él a quien se lo va a vender. Un toma y daca sin compromiso de ningún tipo. Ese tipo de “tercerización” no está definido en la actual Ley Orgánica del Trabajo y por eso se le hace muy difícil a los trabajadores el poder organizarse, para hacer frente a la explotación de la que son objeto.

MOVISTAR, como todas las empresas de su tipo que operan en Venezuela, encontraron su paraíso laboral: Ninguna Ley que los controle, “trabajadores” que no tienen la categoría de trabajadores, cero compromisos de seguridad social, nada que ver con sindicatos, impunidad jurídica, libertad para vender la mercancía al precio que les dé en ganas, y sobre todo salarios minimos irrisorios establecidos como Ley. Mas papaya, ¡imposible¡… y con todo eso, algunos empresarios malnacidos, se quejan y quieren tumbar al gobierno.

Por un lado el gobierno rescatando empresas quebradas por sus dueños para ponerlas a producir y colocarlas en manos de sus trabajadores, para que sean ellos dueños de su destino histórico y puedan disfrutar de todos los beneficios sociales a los cuales tienen derecho y por el otro las empresas como MOVISTAR negándoles la existencia legal a quienes les extrae la plusvalía y explotándolos en condiciones de precariedad, destruyendo los avances que en materia de seguridad social hemos logrado como nación. He allí la disyuntiva entre un Capitalismo que se niega a morir y un Socialismo que no acaba de nacer.

Próximo tema: CHAVEZ OBRERISTA, MOVISTAR ANTISINDICALISTA

Juanveroes64@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3524 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: