El miedo como ingrediente de leyendas urbanas, historias de ficción y la inteligencia artificial

Hay gente que se metieron a brujos sin conocer la hierba y otros que se metieron a locos sin avisar, me refiero a la gente que desde la palestra pública presumen del uso y dominio de la inteligencia artificial, según ellos, como vanguardia en la solución de problemas de origen humano. Quizás ignorando ú omitiendo por conveniencia qué lo que hoy conocemos como inteligencia artificial puede producir estadísticas de acuerdo a la información que le suministramos pero aunque tiene una capacidad predictiva limitada, nunca arrojará un resultado concreto para cualificar y cuantificar la movilidad humana, social, psicológica y fisiológica.

Sin embargo, por un lado están surgiendo los adoradores de la inteligencia artificial y por el otro sus detractores. Aunque el verdadero peligro, y es mi opinión perfectible, no es la inteligencia artificial en si, porque ella solo es un instrumento, sino sus operadores, ahí está el verdadero peligro.

En 2017 y 2020 fueron fundadas dos sectas religiosas de adoradores de la inteligencia artificial, recientemente comenzó una protesta de actores, escritores y técnicos en Hollywood contra los planes de las grandes productoras para abaratar costos de producción sustituyendo al personal por la tecnología informática, muy poco o nada se habla del tema pero la robótica está pulverizando fuentes de empleo, incluso la mayoría de los ejércitos del mundo están dotados con armas, municiones y tecnología obsoleta como lo ha demostrado la guerra de Rusia contra la Otan en Ucrania donde debutó la inteligencia artificial con drones de aire, tierra y mar, además de la guerra electrónica.

Como pueden ver no es la tecnología de la inteligencia artificial sino quienes pueden comprarla, manejarla y dotarla de la información para que está cumpla sus deseos. ¿Se imaginan ustedes a la policía usando la inteligencia artificial para investigar y hacer sus procedimientos? Ese no sería tan grave como imaginar a los delincuentes usando la inteligencia artificial para cometer sus fechorías. Fin de mundo.

En otros tiempos, los miedos fueron creados por la narrativa familiar y social para imponer el control social. De ahí surgieron las leyendas urbanas que luego convirtieron en historias con testigos presenciales, juzgando y condenando inocentes como lo hizo la inquisición, mujeres y hombres acusados por herejía, brujería, vampiros y hombres lobo por el único pecado de pensar diferente al status cuo.

No fue casual que durante la gran depresión, la década de los 20 del siglo pasado, que Hollywood comenzó a producir películas de vampiros y monstruos que causaron pánico colectivo.

Esto les sirvió a las élites para controlar a la gente que le tenían más miedo a las historias de las películas que a la situación económica mundial que les afectaba a todos.

Lo mismo ocurria en pequeños y grandes ejes poblacionales, los pueblos aborígenes tienen sus propias tradiciones y también sus propios miedos pero en el caso de Cabimas cada parroquia tiene sus propias leyendas urbanas.

Recuerdo de niño escuchar a las personas mayores hablar de duendes, brujas, hombres peludos, seretones y de hombres engrasados, quizás era una forma de meterle miedo a los niños y jóvenes para que no salieran tarde y sobre todo, para que siempre dijeran la verdad.

Confieso que viví en varios sectores de Cabimas y esto me permitió conocer las distintas versiones de cada historia que por tradición oral eran transmitidas a las nuevas generaciones, enlazadas con leyendas de otras regiones como la leyenda del silbon, la sallona y otras que alguien contaba en los velorios y largas noches de insomnio.

En los cuarteles siempre hay alguien que habla del capitán que se ahorcó y le llega a medianoche a los soldados pidiéndoles "parte", todas las instalaciones militares, hospitales y centros educativos tienen este tipo de cuentos.

De vez en cuando escuchamos historias de la gente que resolvió quitarse la vida lanzándose de la pila 21 del puente sobre el lago Rafael Urdaneta pero la mayoría ya olvidó la cantidad de personas que murieron durante su construcción.

Estoy seguro que usted ha escuchado algo de lo anterior y lo mencioné porque lamentablemente tengo que decirle que todos los que tuvieron miedo por creer en los cuentos de camino fueron robados, nos robaron el presente y el futuro mientras estábamos asustados.

Ahora vienen con el cuento de la inteligencia artificial, sobre el cual diré lo siguiente:

En el mundo de la investigación científica se mueven mentes brillantes dedicadas a la investigación en busca de la cura de enfermedades pero también se mueven mentes perversas que casualmente son los dueños del capital que requieren los científicos que terminan bailando al son que les tocan los dueños del poder económico.

Por eso vemos la contradicción entre los recursos astronómicos destinados a la investigación espacial mientras la humanidad desconoce los misterios del fondo del mar y para ser más humanos, ¿Porque se invierte más dinero en la investigación del espacio infinito y no en alimentar a los pueblos?

Una duda que genera otras dudas como efecto cascada pero no es lo que nos ocupa. Porque así como en todas partes hay gente buena también hay gente mala y lo digo para referirme a que una de las hazañas de la investigación científica fue la clonación de la oveja Dolly, un caso conocido y que para los conspiranoicos, no se descarta que sean múltiples los casos.

El asunto quedó en el olvido porque no era del interés mediático hasta que comenzó la preparación psicológica de la humanidad a través de la TV, el cine y todas las formas de difusión para que pudiéramos adaptarnos a la tecnología de la internet con videollamadas y las redes sociales que nos conecta en tiempo real con cualquier lugar del planeta.

Desde hace algunos años venían anunciando las pruebas para producir alimentos sintéticos, está investigación los llevo por el camino de la modificación genética y el uso de agroquímicos que en lugar de mejorar los alimentos los alteró con componentes nocivos para la salud, en algunos lugares ya están comercializando carne fabricada en laboratorios.

También se comenzó a hablar de las esposas android, en Japón las están vendiendo, réplicas de mujeres que cumplen con las tareas domésticas pero también con la vida íntima de la pareja, en broma aquí se hablaba de muñecas inflables pero esto no se queda ahí y aquí es donde radica la sospecha de su origen, están trabajando en la fabricación de vientres artificiales para que la pareja decida como quiere al hijo y sustituir el vientre de la mujer.

Si al hombre le están fabricando una mujer artificial y a la pareja un vientre artificial no cabe dudas de que aquí están involucrados los mismos de siempre, los dueños del poder económico que desde la fundación del mundo utilizan los miedos para controlar a los pueblos, los mismos que en la agenda 2030 atentan contra el núcleo familiar con la fachada de la ideología de género porque al fabricar un vientre artificial estarían levantando las banderas del movimiento LGTB de que el vientre de la mujer es símbolo de la dominación machista.

En línea general, hay un intenso debate por el mundo que algunos analistas afirman que estamos en pleno periodo de transición del viejo mundo unipolar liderado por Estados Unidos al nuevo mundo multipolar encabezado por China pero un periodo de transición de esta naturaleza es complejo, actualmente estamos en lo que denominan la zona gris porque hay un imperio que está muriendo y otro que está naciendo, estos cambios son traumáticos.

Por eso hay casos y cosas que se han visibilizado como la fabricación, propagación del COVID 19 y la vacunación obligada para reducir la población mundial, lo que no tomaron en consideración previamente los promotores de este genocidio es que la cuarentena incremento el uso de internet y la caída de los medios hegemónicos, facilitando el acceso a fuentes alternativas de información en tiempo real, además de los cambios profundos que tienen su epicentro en lo social, político y económico. Murió la política tradicional de partidos hegemónicos y liderazgos artificiales.

Los temores tradicionales de la humanidad son una piedra en el zapato de los pueblos porque un pueblo con miedo será dominado hasta su exterminio.

Llegó la hora de despertar y avanzar hacia nuestra libertad plena de los temores que nos arrojaron al desierto de donde venimos.

La vida es una mente, tenemos que cultivar la inteligencia emocional para preservar la especie humana, no tenemos más alternativa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2168 veces.



Edwin Martinez Espinoza

Secretario General PPT Cabimas, Zulia.

 edwinmartinezespinoza@gmail.com      @edwinviene

Visite el perfil de Edwin Martinez Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: