Venezuela, una sociedad "enferma" señalando el camino de su sanación

Cada uno de los seres humanos, habitantes formales de nuestra patria, integrantes del universo que nos da todo y le gratificamos poco, en un alto porcentaje, se encuentran afectados por diversas enfermedades, producto de alguna "emoción mal gestionada" en su dinámica personal, familiar y colectiva, ahora se nos suman conflictos emocionales producto de una mala gestión gubernamental e ineficiente oposición, que estimula el disparo de alguna enfermedad a cualquier ciudadano o ciudadana, cada segundo que transcurre.

Y es que, para la nueva medicina, la medicina cuántica; y sus nuevos métodos (PNL/ Psicomagia / Ignósis y otros), e incomprendida por la medicina alopática, toda enfermedad, a parte ser una señal de sanación del paciente, se origina en una emoción "mal gestionada", producto de las perturbaciones de los integrantes de nuestro árbol genealógico, ya sea que sus integrantes estén con vida, o hayan desaparecido físicamente.

Un gran amigo, le pedí su opinión sobre este artículo, y luego de leer los dos primeros párrafos, me dijo con una gran consternación, no entiendo absolutamente nada. Bien, ya voy explicarlo.

Se parte en la "nueva medicina", de que, el ser humano, es un organismo triangular universal integrador, que tiene en sus vértices la psiquis, el cerebro y los órganos; la psiquis como integradora de todas las funciones y comportamientos de los conflictos emocionales; el cerebro, como ordenador que controla todas las funciones del comportamiento y conflictos emocionales, además de programar la psiquis, que es un programador, y a la vez, se auto programa a sí mismo; y finalmente, los órganos, como integradores de todos los resultados de la psiquis y el cerebro.

Es así como, un impacto emocional afecta simultáneamente nuestra psiquis, cerebro y órgano específico, disparando alguna enfermedad como una alerta de que algo está ocurriendo, se vive entonces, la intensidad de un impacto emocional, se crea un estrés emocional; se piensa en lo ocurrido todo el tiempo, nuestro ritmo de vida normal se altera, se provoca insomnio, falta de apetito, pérdida de peso, ritmo cardíaco acelerado, disminución de azúcar en la sangre, nauseas u otros síntomas, dándose clara señales de desequilibrio biológico.

Para la nueva medicina, los síntomas derivados de la afectación de algún órgano, pueden ser, en la mayoría de los casos una señal de sanación, producto de una correcta actuación sobre un conflicto emocional, que ha originado una enfermedad; mientras que, para la medicina alopática, es la enfermedad misma, donde se debe actuar con intervención quirúrgica o administración de fármacos; en el algunos casos, perturbando las posibilidades de sanación del paciente, y es algo lógico, si consideramos que el 95% de los pacientes creen en lo que le dicen los médicos, quienes actuando de muy buena fe y profesionalismo, también suelen ser proclives a costosísimos errores.

Ahora bien, una sociedad potencialmente enferma como la nuestra, con la gestión gubernamental actual e ineficiencia de la oposición en general, tiene una marcada tendencia a multiplicar su enfermedad, que pudiera a la final, constituirse en una gran señal de sanación física, emocional, política, social y espiritual.

Dejo colgadas un conjunto de interrogantes para la sana reflexión de mis lectores, en torno a este tema que he venido estudiando como mucho interés, rigurosidad y disciplina; en principio, en la búsqueda de alternativas de sanación frente a los altos costos que genera cualquier enfermedad principalmente a los más desposeídos.

¿Cuantos conflictos emocionales habrían disparado enfermedades en cientos de miles de venezolanos, cada vez que se anunciaba un aumento salarial, a sabiendas de lo que eso significaba para el aumento de los precios de los alimentos principalmente en pleno encierro pandémico?

¿Alguien habrá estimado el impacto económico e impacto del stress emocional derivado de los apagones en el seno de la familia venezolana, principalmente en el occidente del país?

¿Quién estará estimando los resultados de los conflictos emocionales de millones de familias que tuvieron que llorar en los aeropuertos al despedir sus seres queridos cuando partían al exterior y luego las celebraciones de cumpleaños vía Wasap?

¿Cómo habrían impactado emocionalmente en millones de personas la creación de expectativas no cumplidas de los gobernantes y en menor medida de la oposición, tales como: revolcón, sacudón, petros, lingoticos de oro, precios acordados, crecimiento y prosperidad económica, salario en dólares para el sector salud, entre otros?

Para la medicina alopática en general y la nueva medicina germánica, el miedo baja las defensas del organismo, e incluso en la nueva medicina, el miedo a morir puede causar cáncer en pulmón; si a alguien le obligan a hacer algo que no quiere, sufriría de dolores intensos de rodillas; la amenaza de invasión de territorio provoca asma, y si, sino se dice lo que se siente provoca tos o bronquitis.

Todas las enfermedades mencionadas en el párrafo anterior están asociadas al miedo, y una gran cantidad venezolanos, tienen: miedo a la muerte o la tortura si se es opositor o disidente; miedo a que te quiten la bolsa CLAP sino votas, miedo a una invasión norteamericana o regional, permanentemente promovida por el gobierno, para sumar a sus adeptos con discursos patriotero y alentada por algunos sectores opositores; miedo a decir lo que se siente, bien sea por Twitter, Facebook, Wasap y otros redes, por la temible operación Tun tun, generalmente ejecutada por el SEBIN, FAES, DGCIM y para de contar.

¿Se estará consciente del gran impacto negativo de la desnutrición de nuestros niños en la próxima década?

Finalmente, las respuestas a estas interrogantes están asociadas a la forma como la mente interpreta las situaciones, lo que piensas acerca de eso que está pasando en tu día a día cambia tu biología, la interpretación de lo que percibe la mente, se lo comunica al cuerpo a través del Sistema Nervioso; si la mente interpreta una situación de peligro, activará el modo de lucha, huida o stress; si, por el contrario, se siente segura, activará una respuesta de relajación, liberando la bioquímica apropiada para ello, comunicándose con las células y de allí la información llega a las proteínas indicando como orquestar el movimiento celular, que es el movimiento de la vida.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 418 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: