Las uñas que mecen la cuna en Mérida

¿Quién realmente gobierna en Mérida? ¿Cuáles son los factores de poder que se disputan el liderazgo de las masas chavistas? ¿Quiénes se han enriquecido en estos 10 años de revolución bolivariana? Estas son interrogantes que los estudiosos de los fenómenos políticos deberían dilucidar para orientar a la población. Si el lector de este artículo se da cuenta hay poca información en los medios sobre estos temas que deberían ser tocados por los medios alternativos.

En Mérida estos medios, que podrían orientar al pueblo, han sido “cerrados” por los funcionarios del Gobierno y del PSUV, negándole todo apoyo para que mueran por asfixia financiera. Y la Escuela de Ciencias Políticas, que podría analizarlos, solo se ocupa de conspirar para tumbar a Chávez y a estudiar a Aristóteles y a Maquiavelo. O sea que se quedaron en el pasado

Podemos comenzar afirmando que en Mérida no hay revolución, que las estructuras socio-jurídicas dejadas por la IV República están intactas. Los espíritus de William Dávila y Chuy Copey deambulan por lo pasillos de la Gobernación y la Alcaldía. Todo sigue igual. El poder judicial no ha cambiado ni siquiera de sede. La Asamblea Legislativa no se ha transformado en Consejo. La Contraloría continua sin Controlar a nadie y la Procuraduría sigue sin defender al Estado en contra de sus depredadores. Los mismos empresarios corrompiendo y sobornando a los funcionarios públicos, las mismas familias herederas de apellidos ilustres que han usufructuado el patrimonio publico desde la guerra de independencia. Los mismos medios de comunicación y la misma iglesia con su poder maligno sobre la fe del pueblo.

Vino Porras y todos pensamos que ese gobernador iba a promover los cambios esperados y prometidos por Chávez. Le dimos un segundo chance reeligiéndolo y lo que obtuvimos fue que atornillara más a la godarria merideña dentro de la estructura del Estado. Porras se enriqueció, se hizo godo y logró el milagro de hacer que miembros de esa godarria se vistieran de rojo rojito. Vino Carlos León como Alcalde y nos alegramos porque pensamos habíamos conquistado un reducto que la godarria había conservado desde hace 300 años. Nos volvimos a equivocar y el León resulto ser un simple gatito ronroneador que arqueaba el lomo y levantaba el rabo cada vez que la burguesía merideña le pasaba la mano.

En conclusión y para contestar la primera interrogante, la Godarria sigue “vivita y coleando”. Conservan todo el poder del pasado y han avanzado en lo ideológico convirtiendo a Mérida en una fortaleza inexpugnable donde han ganado todas las batallas electorales derrotando a los sectores revolucionarios. Mérida y Chacao son los dos Fuertes que han rechazado todos los ataques de los patriotas bolivarianos.

¿Quiénes son los líderes del chavismo en Mérida? Eso si es difícil de dilucidar, pues hay mas caciques que indios. Aquí al principio liderizaba el capo Rubén Ávila pero las nuevas corrientes lo avasallaron y hoy ya no tiene poder. En un próximo escrito analizaremos este punto.

Juanveroes64@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1780 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: