Aportes para una caracterización de la coyuntura nacional

Barinas para principiantes

Barinas para principiantes

Aportes para una caracterización de la coyuntura nacional

Santiago Arconada Rodríguez

1.- Los hechos son que el gobierno del presidente Maduro, con lo de Barinas, deshizo a patadas lo que había construido con las manos. Tanta gestión, tanto lobby, tanto cabildeo para que viniera la misión de la Unión Europea, objetivo contra el que Leopoldo López hizo lo que pudo y lo que no pudo, para venir después a expulsarlos de malos modos y acusándolos de espías. Tanto esfuerzo para dar la imagen de una democracia dotada de un Poder Electoral autónomo, independiente, tanto CNE con presencia opositora, tanta voluntad de NO parecerse a Daniel Ortega y a su neo somocismo sandinizado, para venir a sacar la barajita del TSJ "pa’ lo que salga" y una Sala Electoral que se merienda al Poder Electoral, inhabilita al candidato opositor en el estado Barinas después de haberlo reconocido como ganador, y le ordena al CNE que llame a repetición de elecciones a gobernador o gobernadora en el Estado Barinas para el 9 de enero de 2022, cosa ésta que era y es usurpación de funciones. Atropello puro y duro, por la calle del medio, para que se vea y se sepa bien, para que nos quede claro quiénes tienen a la sartén por el mango. Elecciones parlamentarias del Estado Amazonas 2015 parte II. ¿Qué es una raya más para un tigre? Bastante historia hay aquí para venir a hacer eso, pero es que, justamente, de eso es de lo que se trata. De restregárnoslo.

2.- Barinas puede ser el más brutal atentado contra la ruta electoral que se haya planteado el gobierno de Maduro, y a lo que más se parece es a una de esas bombas de racimo que primero dan en un objetivo, retener la gobernación del estado, contentiva de tantos secretos y, después en el principal, desalentar al Referendo Revocatorio. Una forma de decirnos que no lo intentemos pues pudiera ser una peligrosa pérdida de tiempo. Para arrebatar el triunfo electoral de Superlano, el gobierno del presidente Maduro desconoció, y por ende violentó, un acuerdo de la Mesa de Diálogo instalada en México que tuvo la institucionalidad como para salir en la Gaceta Oficial, pues en Gaceta Oficial aparecieron los indultos que eliminaban las inhabilitaciones, no solo contra Superlano, sino contra muchos otros dirigentes opositores que, en razón del indulto presidencial, pudieron participar en las elecciones regionales y municipales. La violación de los acuerdos de la Mesa de Diálogo instalada en México, en la que el gobierno de Maduro había resultado tan inusitadamente ganancioso, pues el flujo de reconocimiento internacional que de esa Mesa de Diálogo provenía le era extremadamente conveniente, no resulta comprensible de buenas a primeras. Salvo que el gobierno del presidente Maduro quisiera estar diciendo algo como que se acabó el maquillaje democrático y la actitud dialogante hasta el 2024, y al que hable de Referendo Revocatorio lo albanizamos sin que nos importe en lo absoluto lo que diga, o deje de decir, la Corte Penal Internacional y la mismísima Corte Celestial. Para ese objetivo, patear la Mesa de Diálogo instalada en México podría haber sido una jugada magistral, pues su capacidad destructiva se desarrollaba en muchos ámbitos. Al ordenar la repetición de elecciones en el estado Barinas, después de reconocer que Freddy Superlano le ganó a Argenis Chávez, la Sala Electoral del TSJ colocó al conjunto de la oposición en un problema en el que ética y política se entremezclan generando fortísimas tensiones.

De la primera provocación, la de retirarse de una ruta electoral en la que una Sala Electoral de un TSJ "a la medida" podía desconocer los resultados de unas elecciones, usurpando para ello atribuciones que expresamente la Constitución le confiere al Poder Electoral, la oposición salió admirablemente bien y no hubo quien dijera que no había que ir a las elecciones del 9 de enero. ¡Benditas máquinas de votación! Bendito Sistema Electoral automatizado! Ese eludir una provocación tan fuerte, tan ominosamente desembozada, tan profundamente cínica, es uno de los aprendizajes más relevantes que rescato de los últimos sucesos que nos han ocurrido. El gobierno del presidente Maduro, a través de la Sala Electoral de su TSJ, había más que llamado, presionado a la abstención electoral. Quería ganar por forfait. Pero la oposición dijo al unísono nos vemos el 9 de enero y lo que a la primera se le pasa, la segunda lo repasa. No comió la finta del gobierno y obligó al vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, a mudarse a Barinas para hacer él mismo en persona el 1 x 10. Entonces apareció la candidatura de Claudio Fermín.

3.- Esa bomba de racimo que representaba la repetición arbitraria y abusiva de las elecciones en el estado Barinas, con la que se pretendía en primer lugar generar una abstención tan descomunal que el gobierno de Maduro fuera solo a las segundas elecciones y retener así la gobernación, en segundo lugar desalentar la fuerza hacia el Referendo Revocatorio, tenía además un tercer objetivo en la profundización de la descomposición en el seno de la oposición.

`No sabremos nunca los entretelones que precedieron a la aparición de la candidatura de Claudio Fermín. Pero la actitud que el candidato a la gobernación de Barinas por la Alianza Democrática para las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre, Rafael Rosales Peña, expresó en sus declaraciones aparecidas en Efecto Cocuyo el 6 de diciembre merece cita: "Pese a que recibí la reiterada solicitud de los partidos más importantes de la Alianza Democrática, para ser nuevamente su candidato a la gobernación de Barinas, no acepté la nominación. En esta oportunidad, muy diferente a la del 21 de noviembre, apoyaré la iniciativa de una candidatura única, la de la MUD."

¿Era ética cualquier otra conducta para quien se considere un defensor de la idea de democracia? ¿Terminaron siendo las del 21 de noviembre, en el estado Barinas, unas elecciones primarias que definían la fuerza mayoritaria alrededor de la cual aglutinar los votos de la oposición? Por eso Rosales Peña es tan concluyente cuando dice "la de la MUD", como quien reconoce la voluntad que el pueblo expresó en forma mayoritaria, independientemente de en quién recaiga la candidatura que, por carambola, hasta él mismo lo admitirá, recayó en Sergio Garrido, pues inhabilitar a un diputado regional recién electo ya vendría siendo mucho con demasiado.

Cuando escuché al diputado Diosdado Cabello, en su programa "Con el mazo dando", denostar de Henry Falcón, líder máximo de Avanzada Progresista, por el hecho de apoyar éste, para el estado Barinas, la candidatura de la MUD, en vez de apoyar la de Claudio Fermín con quien, hasta el 21 de noviembre, había conformado la coalición de partidos denominada Alianza Democrática, me hice a mi mismo un llamado a la cautela. Escuchar y ver a Diosdado Cabello buscarle apoyos a la candidatura de Claudio Fermín podía ser una maniobra, una provocación para descomponer a la oposición aún más de lo que ya estaba, pero tampoco podía negarme lo que veía y escuchaba. La actitud de Henry Falcón también merece mi reconocimiento. Luis Florido, de Voluntad Popular, el partido de la MUD al que pertenece Sergio Garrido, el 21 de noviembre pasado, le cerró el paso a la gobernación de Lara al postularse como candidato a ésta a sabiendas de que ejecutaba en Lara el papel que hoy le critica a Claudio Fermín en las segundas elecciones de Barinas. Falcón no tenía necesidad de que nadie le explicara lo sectario, lo divisionista, lo irresponsable de una conducta como la de la MUD, pero eso no impidió que el 7 de diciembre pasado, un día después de la aparición de la candidatura de Claudio Fermín, declarase a El Nacional con sus palabras, que Avanzada Progresista no se iba a prestar para una nueva división, que apoyaba la candidatura de la MUD porque había que pensar en Venezuela.

Henry Falcón no estaba diciendo palabras de ocasión. Si el gobierno del presidente Maduro gana con Jorge Arreaza la gobernación de Barinas como resultado de la trampa continuada que significa el alicate entre las sentencias de su TSJ por una parte, y el peculado de uso que significa todo el aparato del Estado al servicio de la candidatura oficialista, ese dakazo bestial a cambio de voto asistido, y agua, luz, y combustible, mágicamente, después de tanta sed, tanta oscurana y tanta cola por la otra, el gobierno habría rubricado su presunta victoria electoral del 21 de noviembre. Pero si Sergio Garrido gana la gobernación, el gobierno del presidente Maduro habría perdido las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre de 2021 en Barinas, el 9 de enero de 2022. Se habría consolidado la convicción de que la oposición unida derrota contundentemente al gobierno, y ese es un saldo demasiado valioso, máxime cuando se cumplen los plazos que posibilitan al Referendo Revocatorio.

No me paseo por la posibilidad de que Claudio Fermín gane las elecciones del 9 de enero porque él, quien votó en Caracas el 21 de noviembre del año pasado, no está bien en su pellejo votando el 9 de enero en Barinas, y siendo candidato en esas elecciones, a sabiendas de las malsanas componendas, ilegales y anticonstitucionales, que hay en ese hecho. Eso está bien para Jorge Arreaza, quien también votó en Caracas el 21 de noviembre y no tiene ningún escrúpulo en votar en Barinas el 9 de enero con todo lo ilegal y anticonstitucional que sea. En Arreaza eso es costumbre. En Fermín no lo era.

4.-La designación de Jorge Arreaza como candidato, pero sobre todo el arranque de la campaña del PSUV en Barinas, nos hizo sentir en Corea del Norte. Allá hay que llamarse Kim. Aquí hay que llamarse Chávez, directa o indirectamente. Las trazas de genética chavista que Arreaza exhibió en el arranque de campaña fueron la paternidad de un nieto de Chávez, el famoso "Gallito", y la amistad de María Gabriela Chávez Colmenares, hija del fallecido presidente. Las ausencias de Adán y Argenis Chávez Frías en apoyo al lanzamiento de su candidatura evidenciaban que si la procesión va por dentro de la familia, ¿qué quedará para el partido? Más allá de que se nota que Arreaza no echó los dientes en política mitineando a puerta de fábrica o en los centros de estudiantes, pues el entusiasmo del discurso se le caía y se la caía a cada rato, la tónica del auditorio no era para nada de entusiasmo. En el arranque, la demostración no fue de fuerza. Y es que, en los hechos que quedaron retratados el 21 de noviembre, se evidencia que el oficialismo perdió a Barinas. De doce municipios que tiene el estado la oposición gano en seis; y en cinco, la sumatoria de los votos opositores apabullaban al candidato madurista que pudo obtener el primer lugar no por su popularidad, sino por la división de la oposición. Pero numéricamente hace mucho que Barinas ya no es oficialista.

5.- Si la ciudadanía barinesa se orienta por la conducta de quien fuera candidato de la Alianza Democrática el pasado 21 de noviembre, Rafael Rosales Peña, y asume y respeta a las pasadas elecciones como unas primarias de la oposición, que obligan a toda ella a votar en la candidatura de la MUD, en la candidatura de Sergio Garrido, contra la candidatura de Jorge Arreaza quien representa al gobierno del presidente Maduro y, conscientes del modo en el que buena parte del futuro inmediato del país se juega en Barinas, se sale a votar torrentosamente, si opera la convicción de que es prioritario derrotar al gobierno, antes de que el candidato preferido llegue en segundo o tercer lugar, si funcionara la Operación Coincidencia Ciudadana de la que ya he hablado en otra oportunidad, Barinas puede ser la bocanada de aire fresco que necesitábamos para saltar a la siguiente fase de una ruta electoral que no ha terminado.

6.- El modo en el que la situación de Barinas ilumina esa ruta electoral que no ha terminado y que se llama Referendo Revocatorio es más que evidente. Si gana Sergio Garrido el Referendo Revocatorio se pone a valer. Si gana Jorge Arreaza el Referendo Revocatorio se desalienta. Obvio. La información que arrojará las elecciones del 9 de enero de 2022 seguramente será más compleja y orientadora, pero para quienes asumimos al Referendo Revocatorio como un proceso de investigación, organización y acción social, lo fundamental es impedir que se coarte el derecho constitucional de los ciudadanos a intentarlo.

7.- No cierro estas reflexiones sin denunciar la agresión del gobierno de Maduro contra el PCV como partido y contra Alejandro Sanoja, su candidato en el estado Barinas, ante la actitud complaciente del Poder Electoral. Inhabilitar a Aldemaro Sanoja después de permitir su participación como candidato el 21 de noviembre, sin que haya ocurrido una sentencia firme contra éste de algún tribunal, es una flagrante agresión a los derechos constitucionales de ese partido y de ese candidato. Ese hostigamiento criminal contra el PCV que decretó el gobierno del presidente Maduro es una agresión contra toda la ciudadanía.

8.- Le agradezco a Rius que me prestara el título para este texto

Caracas 4 de enero de 2022



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1637 veces.



Santiago Arconada Rodríguez


Visite el perfil de Santiago Arconada Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad