Auditórium

Cinismo, y miseria humana en la carta del alacrán Brito

"????????????????́ ????????????????????: ???????????????????????????????????????????????????????? ???????? ???????????? ????????????????????????́ ????????????????????"

???????????????? ???????? ????????????????????????-. Rodeado de sus seguidores y de los representantes de los partidos que conforman la Alianza Democrática, José Brito, ofreció sus primeras declaraciones luego de la jornada del domingo 21 de noviembre, en la cual prometió a los anzoatiguenses que «no los dejaré solos».

Agradeció a todos los que lucharon y votaron para que «lo bueno llegará a Anzoátegui. Gracias de corazón».

Indicó que «esta vez lo bueno no llegó, pero llegará».

José Brito emocionado dijo que hará un alto en el camino y a pesar que se reincorporará a sus labores como diputado a la Asamblea Nacional (AN), precisó que tomará tiempo para seguir al lado de los anzoatiguenses.

«No están solos, seguiremos trabajando por el Anzoátegui del Encuentro. Seguimos levantándonos».

Brito dijo que la derrota tiene la dignidad que no conoce la victoria, y agregó en los próximos mil 800 días seguirá cumpliendo con su compromiso con el pueblo de Anzoátegui.

Responsabilizó a la «clase política decántenle» – en referencia al G-4 – del estado por abrirle el camino al Psuv para ganar la Gobernación de Anzoátegui.

«Hace meses le propuse a Antonio María Barreto Sira medirnos en unas primarias, le dije que podía firmar un documento público. Luego le propuse hacer unas encuestas. Pero no tuvieron el coraje, ni la voluntad de aceptar ningún método de unión».

El señor Barreto Sira – subrayó – tuvo la oportunidad de irse con magnanimidad, sin embargo optó por la ruindad.

*Victorias*

José Brito fue contundente en anunciar las victorias de Ernesto Paraqueima en El Tigre, Jesús Méndez en Píritu, Carlos Marcano en Peñalver. Sumó a Manuel Ferreira de quien dijo que «no fue mi candidato, pero como demócrata saludo su victoria» y agregó a Tomás Bello del municipio Miranda.

«Aquí hago un alto para denunciar el robo de esa elección; están proclamando a un usurpador como Ángel Vásquez. En Pariaguán ganamos con Tomás Bello y lo quieren sacar del juego con una inhabilitación express».

Dijo que denunciará el caso ante los observadores internacionales y ante el CNE y pidió a los rectores Roberto Picón y Enrique Márquez a actuar. Fin de la carta del alacrán de marras.

Ni en su pasado reciente, ni en su larga historia política, democrática y republicana, Venezuela atravesó una época de corrupción tan cínica, sucia, abusiva y descarada, como la que estamos viviendo, y por sus síntomas de descomposición, seguirán apareciendo más cadáveres putrefactos de entre las tenebrosas componendas y oscuros negociados, como la de la carta arriba citada que hizo circular el alacrán corrupto, ex candidato a la gobernación de Anzoátegui el pasado 21 de noviembre.

El grupo político de este alacrán cínico y corrupto, sin ninguna duda el más hipócrita e impune de todos los tiempos, dejó una herencia nefasta, y necrótica en la pasada campaña electoral, sin que nadie lo investigue de donde sacó los recursos para financiar esa campaña.

Los últimos actos de este cínico corrupto han traspasado todo límite de tolerancia. Grandes negociados en medio de esta tragedia nacional, han desnudado la verdadera miseria humana, de estos politiqueros sin escrúpulos, y sin conciencia, negocian, y roban usando la política como excusa, cuando el pueblo venezolano muere de mengua por la falta de medicinas, materiales de curación, alimentos, y medicinas, mientras sus mochilas, las llenan con inmensas cantidades de dinero, dejando al pueblo sumido en la más lacerante y espantosa miseria y abandono. Desgraciadamente, este país, hoy está considerado como uno de los países más corruptos del mundo, por la forma impune como trafican estos alacranes. ¡Algo inaudito e inaceptable!

Siempre he sido de la opinión que la corrupción política en la Venezuela del siglo XXI, no puede, sin alterarse, ser asimilada por órganos de la justicia, hasta cierto nivel, pero cuando se sobrepasa ese porcentaje, la sociedad en su conjunto puede quedar afectada, y además sufrir un deterioro significativo, sobre todo si se está consciente que siempre existen aspectos deteriorados de la sociedad en otros ambientes que no corresponden a la política propiamente.

Hay algunos cínicos de la política que piensan que los corruptos son como la sal de la tierra, pero eso no es cierto, porque el correr de los años nos ha enseñado que la corrupción venezolana, está en todo, y nada se está salvando de ella, ya que la población como sociedad es un organismo vivo, pero tampoco, podemos decir que todos los políticos son corruptos, porque seria una falsedad, y por qué no, una infamia, pues lo que es preciso determinar son los diversos aspectos de la corrupción en los amplios estratos de la vida pública, como los del alacrán de marras. Lo que sucede, fundamentalmente, y que produce confusión, es la forma en que se pretende defender este corrupto, pues las pruebas no son difíciles de demostrar. ¿Como se prueba con manchas investigaciones útiles que este alacrán es corrupto? Aún cuando las pruebas son evidentes, el alacrán las niega olímpicamente, aún cuando esté frente a la justicia. El ejemplo más claro es en la falsificación de sus status y modus vivendi, el cual lo ha hecho rico a el, y a muchos felices corruptos. Estos alacranes corruptos han triunfado en todas los guisos, sobre todo en el lavado de dinero sucio, que en si no es una profesión universitaria, sino seres con un alto desprecio a la calidad de vida del pueblo venezolano, y sobre todo a meter la mano en cualquier alforja, pero han sabido ganarse grandes privilegios, y altos cargos para traficar. Son los artífices del gusto que lisonjean hábilmente a las masas, por lo que ganan mucho dinero y por lo que son vigentes en los secretos de todos los grupúsculos políticos, y en los distintos colectivos empresariales de la sociedad que saquean.

Es que la capacidad de adaptación de este clan de delincuentes es muy grande, por eso roban mucho dinero, con sus caras de bandidos lombrosianos, que inspiran confianza a los mafiosos, además, el alacrán corrupto está muy convencido de que no lo aparenta, y, hasta se gasta el lujo de llevar la cabeza en alto, y escribir la pestilente carta arriba citada, aún cuando en algún momento se la parta la conciencia, el día que esté frente a la justicia.

En nuestro país, que tiene un perfil la exhibición de la corrupción, todavía no ha aparecido el hombre que detenga los albañales en que se han convertido los partidos políticos, y por eso saltan desperdicios, y no hay forma de hacer retroceder esta porquería.

Por eso muchas veces solicitamos la necesidad de los fontaneros del ministerio público, para que retiren los atascos, y quiten la obturación de la porquería, para que vuelvan a circular por las alcantarillas, y no infecten a la sociedad las aguas pestilentes de la corrupción. Es que la política venezolana le ha fallado el alcantarillado judicial, y ahora las ratas politiqueras, de innumerables descomposiciones, han salido en manadas, a devorar, la vida nacional con tanta corrupción, tal como aparecen en la obra de Albert Camus, La Peste. Solo una justicia honesta, íntegra y comprometida con el futuro de las nuevas generaciones de venezolanas que emigran, salvará la República, para que el país no se convierta en un Estado Fallido

El sufrido pueblo venezolano que se abstuvo de votar en estas elecciones regionales 2021, la mayoría desean de que los partidos políticos, deben enterrar los cadáveres putrefactos de la corrupción, como aquel cadáver insepulto que crecía dentro del armario, escandaloso e inocultable en aquella obra de Ionesco, pero que es como el agua sucia, que cae al suelo, y no se puede recoger. Resulta que hoy en la política venezolana, una vez que la hiena-alacrán, que es muy inteligente, cuando desentierra los cadáveres, es después muy imposible regresarlos a la fosa. Por eso el gobierno no persigue a los corruptos, porque sabe que los alacranes vuelven, emergen de los pantanos de los partidos putrefactos tan pronto llegan a sus curules nuevamente de la Asamblea Nacional como lo reitera en su carta el alacrán; por eso no hay condenas, por eso no podemos divertirnos como niños con las escenas del teatro politiquero. ¿Es esto revolucionario? ¿Es esto un delito?

Por eso nos quedamos mejor con los zoológicos, y los Museos de Ciencias Naturales, porque allí solo hay animales de conductas irreprochables, y no existen alacranes de la carroña que hieden en el fondo del alcantarillado del chiripero de los partidos políticos. Por suerte para nosotros, lo que sucede en nuestro país no es vitalicio como creían Pérez Jiménez aquí, y Nicolás Ceaucesco, en Rumania. Ahora hay un pueblo de más de 21 millones, que con esta alta abstención, están dispuestos a decidir su propia suerte, y en las próximas eventos los resultados, pueden ser contundentes, y decidan como va a constituirse el verdadero poder; se esta acabando el tiempo, no habrá voto inconfesable, voto del despistado, ni la voz del descontento, ni del temor, pues el país hay que arreglarlo para que la opinión sea de conciencia, y se acabe la corrupción.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1176 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: