El Cocodrilo Dundee del Psuv

Las lluvias amenazaban en convertirse en tormentas, todo el mundo advertía de la posibilidad de una inundación, pero las autoridades se hacían los locos. Un rio lleno de Bora, prácticamente impedía la circulación de las aguas. De repente los vecinos de la parroquia Naricual ven llegar una cuadrilla de obreros con suficientes herramientas para abrir un pozo, operación que realizaron dejando un vigilante equipado con una escalera y un machete.

Se equivocan los que piensan que en el Psuv los hechos suceden por casualidad o cosas del destino. La planificación es su norte, cada día nos encontramos con nuevas estrategias en procura de perpetuarse en el poder. En ese sentido poco les importa lo que llaman los daños colaterales caudados por esa planificación. Mayor prueba que la hambruna producto de las expropiaciones no tiene desperdicio.

Y llegó el día, las lluvias causaron el desbordamiento del Rio Neverí, la ciudad de Barcelona no sufría este fenómeno desde los años 70, el canal de alivio era el desagüe forzado, desafortunadamente no lo limpiaban. Las viviendas de los sectores cercanos a las riberas del rio sufrieron, daños sobretodo en los enseres y artículos electrodomésticos.

No tenían excusas, la irresponsabilidad gubernamental era tan latente que necesitaban con urgencia buscar a quien acusar para lavarse las manos, siendo el propio Maduro quien lanzara al fuego al gobernador Barreto Sira calificándolo de delincuente, con el complemento de acusarlo por igual de estar de vacaciones en Miami, mientras Barcelona se inundaba.

En ese escenario la gente se preguntaba ¿Y qué hacia el protector Luis José Marcano? Porque en la práctica él ha suplantado a Barreto, convirtiéndose en la primera autoridad regional. Ese detalle no se les escapó, el hombres se fue para Naricual, escoltado de fotógrafos de confianza y con mucha cautela se metió en el pozo previamente construido, quedó con el agua al cuello.

En la grafica destacaba el machete en mano de Luis José Marcano, el temor por las culebras de agua lo hacían pensar que podía defenderse de algún reptil que le rompiera el show. Realmente para conseguir algo de popularidad tiene que inventar escenarios heroicos que lo proyectan como un salvador del estado Anzoátegui, pues sus fracasos administrativos le imposibilitan tener imagen de liderazgo. Conoce sus debilidades y sabe que el contacto con la gente no es su fuerte.

Fuel el conocido comentarista radial William Castro, que con esa chispa oriental, ante este evento, asoció a Marcano con el protagonista de películas Cocodrilo Dundee. Los chistes ante la fotografía se oían en toda la capital del estado Anzoátegui. Anotándose Marcano el primer fracaso como candidato a gobernador. Convirtiéndose en el rey de los fracasos, lo hizo frente Venezolana de Televisión, en el Ministerio de Comunicaciones, en la alcaldía de Barcelona, como protector solo entrega balones y apenas un mini parque con grama artificial.

Uno de sus pocos defensores argumenta que Luis José Marcano, por ahora es solo un emergente que pasa por esos cargos preparándose para responsabilidades mayores. De repente pensará que después de Jaime Lusinchi podría ser el segundo presidente que pariera Clarines.

En lo que sí coinciden buena parte de los barceloneses, es en el hecho de reconocer que su gran obra fe impedir que el exalcalde Guillermo Martínez llegase a ser candidato para estas elecciones, proponiendo algún cronista construirle una estatua al lado de la del negro Bon Bon, quien sacaba a los ahogados de las profundidades del Neverí.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 975 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor