Al pueblo con amor: arroz de Piquito ¡Viva el Clap, Viva Carabobo!

Cuanto tiempo hace ya que se creó el Clap, el comité de abastecimiento y producción, en mi comunidad de San Miguel Maracaibo, fui fundador del mismo con líderes militantes del Psuv, repartimos los bienes alimentarios, lo hicimos casa por casa, no teníamos transporte para buscar las cajas o bolsas en la almacenadora, tuvimos que solicitarle a cada vecino un monto del mismo para traer los alimentos a la comunidad, no contamos con la ayuda del Gobierno para el transporte, tan solo los productos subsidiados. Fue un alivio frente a la crisis de alimentos que vivimos, del acaparamiento, el contrabando y la especulación. Hoy son otras las condiciones renunciamos del Clap todos los miembros por injerencia corrupta de "la dirigencia del Psuv" de aquel entonces, de venirnos a imponer líderes del consejo comunal que había dejado de funcionar, abandonaron sus responsabilidades, "líderes" que estaban envueltos en presunta corrupción y uno de ellos es lo que se conoce, extrabajadora del Metro se fugó a Chile como siempre pasa con la impunidad en Venezuela, los corruptos políticos se van a disfrutar de sus dineros mal habido al exterior.

Pero vuelve el Clap a mi comunidad, en Maracaibo, demora mucho tiempo en llegar, no es como en Caracas que el Clap es un "reloj suizo", siempre les llega, regularmente, en cambio en Maracaibo no, pasan meses sin llegar, se sigue manejando la idea de que Caracas es la capital y lo demás provincia, monte y culebra, en la revolución bolivariana se continúa con el centralismo burocrático de favorecer el centro del poder, pero cuando dan el aviso de llegar, no termina de llegar, pasan tres meses como ahora en febrero, la primera semana, por fin nos llegó, desde el primer aviso pasaron tres meses, recogieron dinero en el mes de noviembre del 2020, se abrió una cuenta particular, a nombre de una ciudadana, dinero ahorrado desde esa fecha hasta finales de enero, más o menos tres meses.

Pasaron cosas, expectativas, de que venía y no llegaba, los vecinos se desanimaban, si pedían el dinero luego le decían que tenían que pagarlo luego en efectivo, dejaban el dinero, la idea era que dejara tranquilo el dinero en el banco, la gente se cansaba de la espera, más o menos 600 mil bolívares habíamos pagados unos, otros 630.000 Bs, y otros 650.000 Bs, como Yo había participado desde el inicio en el Clap sabía que eran unos 250 a 300 Clap que se repartían en el sector, al menos fue el Censo que teníamos, total 180 millones de Bs, tenía el particular en el banco ganando intereses, imagino para pagar además el transporte que el gobierno no paga, tan solo entrega los bienes a cambio de un pago de la comunidad en el banco, el resto no se adonde iría a parar, se preguntaban algunos vecinos si es que se beneficiaban o nó.

Lo cierto es que el gobierno hace mucha bulla con el sistema de pago automatizado con el Clap, vende una imagen por VTV que no existe en la realidad el sistema CEA, aquí simplemente era el bauche del banco como verificación de cada vecino, mas tarde nos dicen que tenemos que depositar otros 400.000 Bs, total ya eran 1.000 Bs el Clap que tenía que pagar los vecinos de San Miguel para acumular más o menos 300 millones de bolívares que tenía que aportar la comunidad al líder del Clap quien creó la cuenta a su nombre, porque ni siquiera a una cuenta centralizada del Gobierno, éste de manera olímpica de dejar al pueblo se lave las manos y deja a la comunidad el aspecto administrativo.

Volviendo a esos "opacos asuntos administrativos", el gobierno dice que hay que ser más eficaces, "eficacia o nada" decía el difunto H. R. Chávez, pues bien mucho se ven presionados ir al banco para depositar, y no tener como pagar a causa del problema del efectivo y el transporte, otros no tienen servicios de internet, se ven obligados pedirle a los vecinos el favor de depositarle mediante su celular phone, total cada quien se le ingenie, mientras tanto la propaganda del CEA desfila por nuestros ojos en canal del Estado como si fuera maravillas, y nos desencanta que se venda una idea falsa al pueblo, o al menos no llega a esta comunidad y somos presionados a pagar porque si no paga no te doy el Clap, si no depositas no te doy el clap, si retiras el dinero no te entrego el clap, y si no depositas en efectivo no te doy el clap.

Ya hace cuatro años que se creó el Clap. Al parecer al menos veo los mismos problemas como cuando comenzó, aparte de lo administrativo, la calidad de los alimentos no mejora, en el discurso de rendición de cuenta ante la Nueva Asamblea Nacional, a comienzo del año 2021, el presidente N. Maduro, dijo que "hay que mejorar la calidad del Clap", oyendo sus palabras y recibiendo los productos del Clap, y que me toca recibir, harina (tres de kilo) marca Costa Azul hecha en Acarigua, Venezuela, pasta (5 de medio Kg), hecho en un país extranjero marca Zar, made in I.R.I, desconozco estas iníciales, azúcar (1 kilo), Caraotas, (1/2 Kg), marca Gloria de producción nacional, arroz, (4 Kg), elaborado por la empresa Cristal, marca Prograno, tipo III, de tercera categoría, y por ultimo tres pote de sardinas en salsa de tomate, marca Oriente.

Es todo lo que recibimos. La calidad del maíz es pésima, parece arena de barro lo que uno amasa, cuando se hacen las arepas se cuartean, su sabor es seco y duro, en cuanto al arroz, lo que llamamos los venezolanos "de piquito", por contener muchos granos partidos, se le compra particularmente a "los perros" para preparar su comida, el venezolano acostumbra comprar grano tipo I, pero hemos perdido la calidad de vida, compra lo que hay, lo que puede, para eso son las estratificaciones de los empresarios en el mercado respecto de los productos, como no hay control de calidad, vende al pueblo a elección de su bolsillo, el gobierno lo tolera porque es un alcahuete de los capitalistas, permite que le vendan los productos de la peor calidad y lo que le regala el gobierno o subsidia haciéndole ver su desvelo por la protección que les brinda con el Clap, también cuadra con los empresarios, venden sucedáneos de la peor calidad. No se honra a los venezolanos, al pueblo que se honra en cada batalla, ahora próximamente los veremos altisonantes con lo de la batalla de Carabobo, mañana presenciaremos otro ritual nacional de enaltecimiento patriótico al pueblo, mientras que este come lo peor, no solo lo que compra, sino también lo que le distribuye el gobierno con sus planes protectores.

Y es aquí donde quiero llegar, no dice acaso el presidente N. Maduro, que hay que mejorar la calidad del Clap, ¿cuatros años no son suficientes, que diría Bolívar de los tres cientos años de dominación colonial?, "Quien tenga oídos que oiga y oiga bien el clamor de un pueblo", "21 años sembrando Patria" no son suficiente?, es inexplicable la capacidad del pueblo venezolano, "su extraordinaria capacidad de aguante, de resistencia, de sacrificio", en pleno bloqueo, estado de sitio por la pandemia del Sarc Cov 2, un gobierno que tiene ya 21 años "acumulados de revolución", que le rinde pleitesía, apostasía, loas, culto al pueblo en cada acto nacional, le hace un reconocimiento público, por ejemplo ahora con el día bicentenario de la batalla de Carabobo, cuando se le rinde "un merecido homenaje a la grandeza de nuestro pueblo, de los humildes, de la mujer venezolana, del hombre venezolano, de la patria", y ¿que se le da de Clap?. Pésimos alimentos, con pocas proteínas esporádicamente, casi sin proteínas regularmente al menos en Maracaibo donde resido y con una pésima organización popular que dice servir al pueblo pero que esconden su intenciones.

Es incongruente el gobierno de N. Maduro en estos asuntos, o al menos no supervisa lo que le distribuyen al pueblo, por ejemplo el arroz y la harina de la peor calidad, usted cree que se merece este pueblo tales alimentos después de haber resistido al imperialismo, el bloqueo petrolero, económico, financiero, y así como le paga el gobierno, con arroz de piquito para animales, de tercera categoría, de de granos partidos, para que lo sustente en su magra dieta cotidiana frente al bloqueo, creo que el gobiernos se equivoca, sus palabras no son sinceras, porque ese mismo pueblo que recibe los productos de mala calidad, al que dicen proteger y defender el mismo que los "protege y nos defiende preservando así la continuidad en el tiempo de su gobierno revolucionario", es el mismo que come arroz para animales en este aniversario de la batalla de Carabobo.

Si al menos hubiera Poder Popular rechazaría el pueblo los alimentos de mala calidad, no los aceptaría, el pueblo produce alimentos con su trabajo, si al menos hubiéramos construidos unas bases socialista agrícolas, no tendríamos porque recibir la peor calidad de alimentos, que hipocresía de revolucionarios, que hipocresía de Clap, como si el pueblo no tragara grueso todo lo que vive, como si después de todo, no mereciera ser digno, merece un gobierno digno después de tantos sacrificios, de tantas batallas que dio y da en el presente, sobre todo cuando se enaltece la historia nacional, por la "conmemoración del bicentenario de los hechos fundamentales del proceso de independencia revolucionaria, que vivió nuestro pueblo hace 200 años". El pueblo merece que lo traten con dignidad, que le den lo mejor, el mejor trato, los mejores alimentos, el mejor servicio. Si comparamos este ejemplo y vemos como en los Estados Unidos se distribuyen alimentos nos daría vergüenza como siendo vanguardia en este tipo de programas en otros países distribuyen productos de calidad y no son socialista dichos gobiernos, pero al menos distribuyen alimentos de alta calidad a su población, en cambio nuestro Presidente, distribuye la borra como decimos nosotros respecto del café, eso es, la borra del arroz, la borra de la harina, la borra de la leche cuando llegaba, ¿y quién se beneficiaba de esto?. Seguro capitalistas.

Ahora quiere pisar el acelerador político en esta campaña electoral 2021, vienen las elecciones a Gobernadores, "hay que tener todo el poder", hay que hacer operativos, de Clap, de salud, recuperar los CDI, sillas de ruedas, por cierto llego meses solicitando a determinados funcionario una silla, a la Misión José Gregorio Hernández, me desairó, a diputados, un silencio, al a la Alcaldía, en espera, salgan a la calle les dice el Líder N. Maduro, "oigan el clamor del pueblo", denle lo que pida, ayúdenlo, "nosotros protegemos al pueblo y el nos protege a nosotros", parlamentario salgan a la calle, distráiganse, oigan al pueblo como si Maduro no conociera los problemas, como estuviera abstraído en el tiempo, sabiendo el problema del agua, lo más elemental, de la electricidad, el gas, ahora las comunicaciones, sobre todo el significado del internet para los estudiantes y docentes, sobre esto último; son los docentes que deben buscar como pagar el internet, los docentes financian con sus magros salarios y celulares phone las clases, muchas veces quitándose la arepa de la boca, pese a que repartió tabletas a los docentes, muchas están paradas no hay internet, no pueden pagar las tarifas altas de internet, menos el cable de servicio de fibra óptica en dólares.

Hay desgaste, agotamiento, por mucho que le den ayuda, subsidio, bienes, tarde o temprano la paciencia del pueblos se acaba, no ve resolver sus problemas de Raíz, decía Chávez "tenemos que ir a las raíces", y es con "trabajo productivo", el pueblo quiere un "trabajo digno", ganarse la arepa con el sudor de la frente, no depender del petróleo, se le ha dicho "la renta se acabó, se agotó" y de donde entonces seguimos con populismo, hace poco el Presidente decía hay que llamar a las costureras de la comunidad para hacer "los disfraces Patriotas", montar una bufonada teatral en Carnaval, utilizando niños y niñas, jóvenes, recreándolos con el juego de imitación, de hacerse creer los personajes, no termina Maduro de recrearse con "el juego de fetichismo", primero fue en Navidades, ahora en Carnaval, que se le ocurrirá en Semana Santa indiscretamente me pregunto, será: ¿Jesucristo crucificado y resurrecto? cuando el pueblo no tiene con qué comer, pasar estos carnavales con Arepa a duras penas y Circo, sigue reduciéndose la visión política a la cual ahora apela a las Bases de Misiones, para dar un Plato de Comida a los más vulnerables, ya no sabemos quiénes son "los más vulnerables", el piso se rompió, todo el pueblo ha sido víctima no solo de la Guerra Económica sino también de la desidia, negligencia y del abandono del socialismo agrario de la revolución bolivariana del siglo XXI que no ha trascendido el siglo XX, sobre todo la revolución agrícola que pedía Simón Rodríguez y Zamora con Tierra y Hombres Libres.

No hay alimentos de calidad para el pueblo. Mientras tanto, esperaremos el próximo Clap quien sabe cuándo vuelve, es incierto, todo se reduce en el capitalismo a "la incertidumbre", no es cosa del socialismo, sino del capitalismo la falta de "planificación y previsión", miles de personas deambula por el centro de la ciudad de Maracaibo, por el Mercado las Pulgas, buscando la arepa diaria, no se le da una respuesta a los trabajadores informales, más del 30% de la mano de obra en el país es informal, tratando de sobrevivir en esta pandemia, todo porque el socialismo no ha creado empleos productivos. ¿Qué espera la revolución bolivariana para crear trabajo productivo?, no podemos vivir dependiendo de un Clap incierto y de mala calidad de alimentos, de sucedáneos de la peor calidad, ojala tengamos como producir nuestros alimentos, sin depender del Gobierno, la burocracia desconoce nuestras necesidades. Poder Popular no lo habrá, sencillamente porque este es un pueblo "mal acostumbrado a la renta", los adecos y copeyanos lo habituaron a "cuanto hay pa eso", "bajate de la mula", práctica que se ha extendido a las fuerzas armadas, incluyéndola la "bolivariana" en las estaciones de gasolina y en la frontera" sobre todo con el uso del dólar como dinero de circulación nacional en sustitución del bolívar, aquí la pastelería política es grande, hoy estoy contigo, mañana no, y por mucho que me des, piensan los rentistas no es suficiente, --reflexionaba un Alcalde de la capital, que el pueblo se aburguesaba--, asumía posiciones cómodas, para que trabajar, si trabajan por mi "los políticos", total Nicolás las lecciones no te sorprendan en estas elecciones de Gobernadores, no esperes a que te diga el pueblo, "paga chocolate lo que debes", ojo no hablo de las promesas de "los perniles" sino en término de gestión, lo que se dejó de hacer para sembrar socialismo de verdad, no de simple Reformas propias de la ilustración bolivariana, el tiempo pasa y nos ponemos viejos, mientras tanto el socialismo espera.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1278 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: