Recomendación a Willy Casanova, Omar Prieto y al General (GNB) Alfonso Torres Páez

Cumplidos un año de estar los compañeros Willy Casanova y Omar Prieto al frente de la Alcaldía de Maracaibo y la Gobernación del Estado Zulia, sin duda una de las mejores decisiones tomadas conjuntamente, ha sido el saneamiento al casco central de la ciudad capital, liberada de eternas mafias que otrora "gobernaban" en dicho lugar, las que imponían a su antojo, comercios ilícitos de todo tipo y lo que era más grave, fijaban arbitrariamente el valor marcador de nuestro signo monetario.

El pasado martes 18 de diciembre, al utilizar las instalaciones del terminal de pasajeros de Maracaibo para trasladarme a Caracas, me percate de un nuevo y excelente control que deben cumplir todos los viajeros antes de abordar la unidad. Se trata de la previa revisión minuciosa de todas las maletas y equipajes por parte de la policía municipal.

Pero ese esfuerzo por mejorar el servicio de transporte, que podría reducir considerablemente el tiempo de traslado, se vuelve "sal y agua", cuando en el puente "Rafael Urdaneta", todos los buses nuevamente son requisados en un procedimiento que consume 2 horas de larga espera. Al puente llegamos a las 7 pm., y reiniciamos el viaje a las 9 pm.

La vivencia narrada es un ejemplo evidente del derroche de recursos humanos del Estado venezolano, lamentablemente erosionado en sus entrañas con altas dosis de ineficiencia y corrupción, males que deben ser atacados fuertemente a partir de la próxima gestión de Nicolás Maduro cuando comience el 10 de enero su nuevo mandato de seis años.

Poblacionalmente, después de Caracas, Maracaibo es la segunda ciudad de Venezuela. En razón de esta realidad y por la posición fronteriza, su principal lugar público, receptor de visitantes y viajeros terrestres nacionales y extranjeros, debe estar a la altura de las grandes metrópolis. Es la primera impresión que reciben quienes llegan o se van.

Por eso es urgente dotar esta edificación de una espaciosa y cómoda sala de espera, servicio permanente de control de extranjeros, impecables sanitarios públicos y con agentes policiales especializados en seguridad y turismo. No puede este terminal internacional, ser refugio de indigentes, con abundantes vendedores informales desorganizados y cantidad de gente de mal vivir, como ocurre ahora.

La reciente medida de revisar maleteros y equipajes, antes de abordar, es un buen punto de partida para iniciar la superación de todo ese ambiente deplorable y de anarquía que se observa actualmente en este recinto. Se hace necesario para alcanzar ese objetivo, el trabajo conjunto de la Alcaldía, Gobernación, GNB, el SAIME entre otros organismos.

El operativo de chequeo previo, puede perfeccionarse mediante la colocación de un precinto o un tipo de calcomanía en las compuertas de los maleteros de cada unidad, que deben permanecer intacto hasta el lugar de destino final. Sólo en caso de violación de este mecanismo de seguridad, los sucesivos puntos de control de los cuerpos policiales podrán nuevamente revisar los equipajes.

De esta manera, con toda seguridad los viajes desde la "tierra del sol amada" hasta la capital de la República, serán menos traumáticos y en menor tiempo.

Con la medida de saneamiento al casco central, la Alcaldía y la Gobernación, restituyeron el concepto de autoridad de ambos organismos, por eso el amplio respaldo popular que tuvo la decisión tomada.

Siguiendo en la línea de ofrecer una mejor cara de la ciudad, debe revisarse el estado de abandono estético del terminal privado de Aerobuses Ejecutivo, ubicado en la avenida Delicias. Hace años que no recibe una mano de pintura, ofreciendo el lugar un aspecto de total desidia y lo que es peor, lo primero que se observa cuando salen o llegan los buses, es una unidad desmantelada (canibalizada) y sin cauchos.

Es obvio que a través de esta chatarra, exhibida como un gran trofeo, subliminalmente los dueños de esta empresa (confesos opositores), pretenden reflejar con esta imagen negativa, que esa es la actual realidad económica y social de la República Socialista de Venezuela. Es un claro mensaje a la desesperanza.

Tienen la palabra el Alcalde Willy Casanova, el Gobernador Omar Prieto y el general (GNB) Alfonso Torres Páez, para atender estas inquietudes, buscando superar las deficiencias aquí narradas. Concluyo deseando un feliz año 2.019 para todos.

*Alirio Almao. Abogado memorialista.

alirioalmao@hotmail.com

alirioalmao@hotmail.com.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 755 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a273726.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO