Maduro: la corrupción no tiene horario ni fecha en calendario

Aprobado por las Naciones Unidas, este 9 de Diciembre se conmemora el día Internacional de la lucha contra la Corrupción, efeméride proclamada por resolución 58/4 de la Asamblea General del 31 de Octubre de 2003, de modo que la solemnidad de tal fecha del almanaque, se viene practicando desde hace 16 años.

Según el punto 7 del referido documento de la ONU, (..) "Se Decide que, a fin de aumentar la sensibilización respecto de la corrupción, así como del papel que pueda desempeñar la Convención para Combatirla y Prevenirla, se proclama el 9 de Diciembre Día Internacional contra la Corrupción"

Al margen de la importante significación que tiene institucionalizar esta Efeméride, lo cierto y lo concreto es que la corrupción no tiene horario ni fecha en el calendario.

Mucho antes, a raíz de la muerte del líder socialista zuliano Luis Hómez, en agosto de 1990, como una manera de mantener su legado, activistas comunitarios en Maracaibo decidimos constituir la ONG. Bastión Moral Contra la Corrupción (Grupo IN ALBIS), termino del latín que significa trabajo con blancura y trasparencia, cuya trayectoria después de 30 años, está libre de "paja y polvo", pues nunca hemos recibido ni solicitado financiamiento público o privado.

Nos mantenemos a expensas de nuestros propios "hígados" y son miembros honorarios incluido el propio Hómez, Domingo Arrieche y la periodista rusa Anna Politkovskaya, valiente mujer dedicada a la investigación de hechos de corrupción, asesinada en Moscú en Octubre de 2006.

En el prefacio de la exposición de motivos que sustenta la declaratoria oficial del Día Internacional de la lucha contra la Corrupción, se establece categóricamente que este flagelo es (..) "Un fenómeno maligno presente en todos los países – pobres y ricos--, pero sus efectos son especialmente devastadores en el mundo en desarrollo.

La corrupción afecta infinitamente más a los pobres porque desvía los fondos destinados a superar sus calamidades. Limita la capacidad de los gobiernos para ofrecer servicios básicos eficientes y alimenta la desigualdad y la injusticia".

En otro párrafo se sostiene que (..) "Es una plaga insidiosa que tiene un amplio espectro de consecuencias corrosivas para la Sociedad. Da pie a violaciones de los derechos humanos, distorsiona los mercados, menoscaba la calidad de vida y permite el florecimiento de la Delincuencia Organizada, el terrorismo, y otras amenazas a la seguridad humana. Socava la democracia y el Estado de Derecho".

Y agrega quien suscribe este artículo: "tumba gobiernos". Buscando una explicación en la supervivencia ejemplarizante del proceso cubano que el próximo primero de enero, cumplirá 62 años, la encontramos fundamentalmente en la agigantada autoridad moral de Fidel Castro, quien pudo tener defectos como todo ser humano, pero nadie ha podido probar que estuvo incurso en algún caso de corrupción, a pesar de los reiterados señalamientos falsos que le fueron hechos.

Muy por el contrario, fue un personaje austero con total desinterés por los valores materiales y mundanos de la vida, y desde ese comportamiento personal, es y seguirá siendo el gran conductor de su pueblo.

En el libro "Cien Horas con Fidel", Castro refiriéndose al robo de combustible en Cuba, dice que se implementaron brigadas de la juventud para atender y cuidar las estaciones de servicio (ver página 644 y siguientes). Tengo la suerte de haber conocido una de las integrantes de estos equipos fiscalizadores. Me comentó con satisfacción: DORMÍAMOS ABRAZADAS AL SURTIDOR.

¿Podemos acabar los venezolanos con la corrupción y las mafias en la distribución de gasolina?, como lo lograron alcanzar los cubanos. Sigamos su ejemplo.

Conductas similares al líder socialista se observan en el actual Presidente Mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en el recién juramentado Luis Arce en Bolivia y Pepe Mujica del Uruguay, quienes prefieren utilizar aviones privados en sus desplazamientos. Por eso, sus altos índices de popularidad.

La no concurrencia a votar de más de tres millones de chavistas en la tarjeta del PSUV en las elecciones parlamentarias del 6-D, debe interpretarse como un fenómeno electoral que tiene relación directa con el flagelo de la corrupción, en un evidente socavamiento de la base popular del gobierno.

Durante la campaña electoral de las parlamentarias, Nicolas Maduro, reconoció que se habían equivocado con las denuncias formuladas contra Rafael Ramírez (Presidente de PDVSA), al brindarle solidaridad automática, y que esa permisiva tolerancia no se podía repetir.

Desde el grupo Bastión Moral, le tomamos la palabra al Presidente, esperando que efectivamente se produzca un cambio en la lucha contra el flagelo de la corrupción, ya que esta maligna práctica en la administración pública no tiene horario ni fecha en el calendario para actuar impunemente,

Concluyo estas reflexiones con unos versos del Profesor y poeta urbano Heberto Pacheco que publicó en su portal de Instagram @gotapoetica.

Corrosión que rae

en vil asquerosidad,

cunde la maldad,

pudor que cae.

Fiemo en conciencia

estiércol en bolsillo.

calidad de pillo

emana pestilencia.

Corrupto y corruptor…

¡Si te mueres! Mejor.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1036 veces.



Alirio Almao

Abogado Memorialista.

 alirioalmao@hotmail.com      @AlirioAlmao

Visite el perfil de Alirio Almao para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: