La fiesta del cemento en Tovar - Mérida

El tiempo, gran juez, es el que da la última palabra.

Argenis Rodríguez

Papel Literario del Diario El Nacional. Caracas, 9 de febrero de 1969.

En Tovar, la realidad supera la ficción y ya no hay límite para el asombro. El Macondo a que hizo referencia Giandomenico Puliti en su Almenar por el Diario Frontera se quedó pendejo. Resulta difícil entender que los concejales electos para garantizar el bienestar de todos los tovareños, sean quienes trafiquen con la miseria humana y lo peor, que pongan a su servicio para beneficio y provecho personal todo el aparato institucional (Concejo, Secretaría, Sindicatura, Contraloría y algunas direcciones de la Alcaldía) para facilitar sus tropelías.

Mientras tanto, los ciudadanos honestos vemos con estupor cómo lo denunciado tantas veces se pone de relieve y se patentiza en las pruebas presentadas por el Alcalde, que ratifican y confirman que la Fiesta del Cemento con zar y con casaca fue tan real, y que los reales producto de tan enmarañado negocio alcanzó para todo y para todos.

Un festín digno de los césares, pletórico de chauvinismo y de amiguismo, donde la agresividad y la frustración de unos cuantos mediocres que se creyeron con poder o con poder alcanzar el poder, tiene su mayor gala. Ahora cuando la fiesta del cemento llega a su clímax, cada uno de esos personajillos seudo revolucionarios pueden ser diseccionados y vistos en su justa dimensión: unos enanos con pies de barro que se creyeron gigantes, unos vulgares maleantes de cuello rojo que destiñen de verde, unos politiqueros de tragicomedia donde lo absurdo y la chocarrería no dan para más.

Lo más aberrante de todo, es que los implicados en sus intervenciones por los medios locales de comunicación, con gran desfachatez agreden y satanizan a Raimundo y todo el mundo; mientras ellos, son ahora las víctimas. Un diálogo de sordos por el poder o por quien controla el sello de la institución municipal, pareciera ser la imagen más exacta para definir lo que supone estos dimes y diretes, entre novatos a políticos, es la pelea de los buenos contra los malos, de la izquierda dizque penetrada versus la derecha invasora y penetrante.

Lo cierto es que estos seudo revolucionarios se alzaron con el santo y la limosna del cemento en Tovar. Sí, del cemento que venía supuestamente destinado a los consejos comunales, a las obras municipales de envergadura y al socorro social de los más desposeídos. Solía decir el Dr. Arnoldo Gabaldón: "Para llevar nuestro país hacia delante hay que servirle y no servirse de él"

El modus operandi fue muy fácil, con sello en mano del Concejo Municipal les fue cambiado el destino y los destinatarios de 8 de 9 gandolas de cemento, con la primera se engolosinó a los consejos comunales bajo la premisa de cemento para el pueblo; pero muy pocas pacas de las otras 8 gandolas llegaron a precio justo al pueblo, presuntamente o es lo que se deprende de la denuncia hecha por el Alcalde, fueron vendidas de manera injusta en el mercado rojo a precios superiores a los 5 mil bolívares, si tomamos en cuenta que cada gandola transporta 720 pacas de cemento, estamos hablando de una ganancia superior a los 3 millones por gandola que multiplicados por 8 nos da una cifra bien robolucionaria y nos señala que estamos ante la peor de las truhanerías cometidas en Tovar durante sus 166 años de vida municipal.

Una insólita y vergonzosa situación donde las interrogantes son muchas y muy variadas: ¿Quién es el capo o mandamás de la Fiesta del Cemento en Tovar? ¿Quién o quienes se quedaron con la diferencia del sobreprecio? ¿Cuántas autorizaciones fueron firmadas y selladas además de las ya señaladas por el Alcalde y que soportan la denuncia presentada por ante la Fiscalía 19 Anticorrupción del estado Mérida? ¿Cómo de manera generosa algunas de esas gandolas fueron a parar hasta el municipio Rivas Dávila, siendo un Municipio opositor? ¿Angelitos o demonios? ¿Revolucionarios o robolucionarios? ¿Políticos a aprendices sin oficio? ¿Alcaldía socialista o caverna de forajidos? ¿Concejales o consecuentes traidores? ¿Bolilimpios de ayer y bolivareros de hoy? Usted amigo lector agregue las interrogantes que quiera y considere pertinentes.

Esta es una historia en pleno auge, a la que le espera una caída trágica. O son tantos los implicados que la orden superior será borrón y cuenta nueva. No sólo los gatos tapan la caca. Nosotros sólo somos simple espectadores y estamos, como bien lo señala George Orwell en la Rebelión en la granja: "Las criaturas del exterior miraban del cerdo al hombre y del hombre al cerdo de nuevo; pero ya era imposible decir cuál era cuál". Una vez lo dije y hoy lo reafirmo: "Al Concejo Municipal de Tovar hay que entrar de medio lado, con una mano atrás, la otra delante y un tapaboca"

En definitiva Tovar se merece un mejor destino y que el gobierno de la ciudad esté en manos de quienes al menos demuestren sensatez, honestidad y capacidad para dialogar y servirle al pueblo. El tiempo de Dios es perfecto y la justicia tarda, pero llega. La Divina es inapelable.

nesabad@hotmail.com

Postdata: Para quienes me señalan de bipolar por haber felicitado al Alcalde, ¿acaso no es honesto reconocer las buenas acciones de quien tanto he criticado? El caso no es criticar por criticar sin fundamentos, se trata de ser objetivo. Por ello, a manera de recordatorio, aquí les dejo la secuencia de mis notas, escritos y artículos por Facebook, WhatsApp, Aporrea.org y Ensartaos.com, donde con ironía, humor y hasta indignación hemos puesto de manifiesto la verdad, creando personajillos sobre pequeños detalles que ahora con la denuncia valiente del Alcalde se hacen evidentes: "DERECHO SIN PALABRA... No hay derecho", "san Ildefonso Guerrero el comodín o botones de la revolución en Tovar", "El palacete del rey chamidas", "Los César al acecho del Patrimonio Cultural de Tovar", "Tovar la tierra prometida de los césares", "El municipio Tovar indefenso. ¡Aunque usted no lo crea!", "No a la expoliación del CENTRO DE AMIGOS DE TOVAR", "Crónica de una decisión anunciada", "En Tovar los asuntos públicos se resuelven a golpes", "Tovar un pueblo a la intemperie" "Hasta dónde hemos llegado" "HOY decisión histórica en el Concejo municipal de Tovar", "Ni renuncia ni borrón y cuenta nueva", "La renuncia… del síndico de Tovar", "La renuncia maliciosa del síndico de Tovar", "En Tovar el descaro no tiene límite", "Los César desmoronan el Patrimonio Cultural de Tovar", "Colisecocidio en Tovar", "Se prendió el ventilador en Tovar" y "Bien por la decencia política en Tovar". Con todos ellos podría escribirse la historia negra y retrograda de Tovar en tiempos rojos de supuesto cambio revolucionario o robolucionario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2329 veces.



Néstor Abad Sánchez


Visite el perfil de Néstor Abad Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: