La receta buchona de Podemos



Para preparar esta nutritiva receta se toma un funcionario corrupto del bipartidismo adeco-copeyano. Como segundo paso se calcula al ojo por ciento lo que haya robado.

Preferiblemente conviene que no sea demasiado notorio.

Digamos que ni tan calvo como un José Curiel ni con dos pelucas, al estilo de la Blanca Ibáñez.

A continuación se efectúa una regla de tres (sin alusiones malsanas hacia la ex barragana).

Para ello se divide la fortuna aproximada entre los votos que puede aportar para la meta de los diez millones por el buche. Si los votos suman más que lo burlado al Estado, el aportante recibe su credencial bolivariana y revolucionaria, con derecho a calarse una boina roja y asistir a las marchas oficiales.

La receta de Podemos fue aplicada recientemente y con gran éxito en Margarita, donde el alcalde conchupante de Porlamar, tras varios períodos de trácalas y combinaciones sórdidas, fue recibido con honores por sus nuevos compinches chavistas.

Acambio,comoes natural, destituyó a los copeyanos con los que hasta entonces repartía la cochina, para colocar a los compañeros de Ismael García.

Por su parte, el líder máximo del partido ex naranja, consultado al respecto en un programa de televisión, respondió algo así como que no disponía de un barómetro para averiguar quién es más o quién es menos revolucionario. Sin embargo algunos oyentes insulares aseguran que el aparato mencionado no fue tal, sino un “ratómetro”, lo cual sería más cónsono con la condición del nuevo militante.

Lamentablemente para Ismael García, Virgilo Ávila Vivas no muestra mayor interés en la receta, hay quienes dicen que por tacañería, aunque otros suponen que se debe a la escasez de votos propios o alquilados.

Lo mismo ocurre con Pastor Heydra, cuyos sufragios anteriores fueron proporcionados por lo que quedaba de Acción Democrática en Nueva Esparta.

En el caso de Morel Rodríguez Ávila todavía no se sabe si Podemos, u otro que pueda más todavía, le propondrá la receta de marras al mandatario más rapaz entre los conchupantes neoespartanos.

Por lo pronto, el alcalde porlamarense y su pareja política andan de lo más orondos por todo el municipio exhibiendo los retratos del Comandante con sus nuevas consignas: “Con matraca o sin matraca, sí Podemos ser chavistas”.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2882 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor