Convicción de formar el hombre nuevo

Soy docente recién graduada del estado Mérida en una institución privada, y cada día me convenso que en mis manos está la responsabilidad de formar buenos ciudadanos, con valores humanísticos, respeto hacia los demás y seres pensantes y críticos que no se dejaran influir por campañas llenas de odio, insensibilidad, entre otros aspectos que nutren la oposición venezolana.

Diariamente para asistir a mi lugar de trabajo debo caminar 15 cuadras de subida, me refiero de subida literalmente ya que la ciudad de mérida es de forma inclinada, lo hago diariamente puesto que en mi lugar de residencia y sus alrededores se encuentran 11 barricadas aun de pie gracias a señoras y señores jubilados malagradecidos del gobierno acompañados de estudiantes sin clases y sin ganas de trabajar, para luego llegar a una parada y tomar un bus hasta mi lugar de trabajo, para lograr llegar a tiempo debo salir 1 hora antes de la que anteriormente tenia prevista; acompañada de mi cartera personal, una vianda con mi almuerzo, un termo de agua y una sombrilla para cubrime del sol. Cuando me dirijo a mi lugar de trabajo, es imposible no observar y pensar ¿qué pasará por la cabeza de los llamados estudiantes que mantienen esas guarimbas obstaculizando el paso al seguro social de Mérida donde se atienden cientos de personas diariamente?

¿Qué tan insensible e inhumano se puede llegar a ser para ver ancianos,mujeres embarazadas y niños caminando largas distancias por sólo capricho de algunos? ¿qué tan indolente puede ser alguien para amenazar a comerciantes si abren sus negocios sabiendo que de ahí viven familias tanto empleados como los mismos dueños?; Después de analizar conforme a lo que observo, me pregunto: ¿Qué tipo de educación recibieron estos muchachos en su infancia? O ¿qué tipo de educación y discurso recibieron están recibiendo esos muchachos en las universidades? Porque un país se construye a través de estudios y el trabajo no por medio de guarimbas, es decir un país crece a través de la formación de profesionales y comerciantes que trabajan para formar un país mejor, entonces, ¿por qué estos jóvenes se mantienen firmes ante un discurso de odio, clasismo e insensibilidad?

Es importante los docentes manejemos discursos llenos de valores, tener la convicción de formar hombres y mujeres que quieran ayudar al progreso del país, sin importar los sacrificios que hagamos porque de nosotros depende gran parte de la filosofía de vida de cada quien, es decir influimos en nuestros alumnos y debemos potenciar sentimientos de servicio y vocación, el que desea ser medico debe tener vocación de servir y sanar no de cobrar un dineral por una consulta médica, quien desee construir cobre el precio justo y haga las mejores casas para laa familias, quien desee hacer pan haga los mejores panes para las personas, entre otras profesiones, y somos nosotros quienes debemos inculcar esos valores.

Diariamente sin importar los sacrificios estoy convencida que estoy del lado correcto y me siento satisfecha de sembrar niños y niñas que valoraran su patria, seguirán construyendo un país con valores socialistas y estarán dispuestos a defenderla.

mariangeldvrv@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1957 veces.



Mariangel Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: