Pildoritas 186 (año VI)

En Táchira, los resultados del 8D, dejan al estado sin moral para celebrar el “Día del amor y la lealtad”

La verdad que causa hilaridad y pena ajena la conducta reiterativa de la derecha que cada vez que hay una elección y reciben palizas que la dejan, unas más golpeados que otras, sale a decir que ganaron, que 1 es más que 3, y lo peor es que hay quienes se lo creen, y medios que hacen el máximo esfuerzo por dorarle la píldora y convencer a los usuarios que los leen que es verdad lo que políticos irresponsables afirman.

Otra vez lo hemos visto con lo sucedido este 08 de diciembre en las elecciones municipales, cuando quedó claro para quienes vivimos la realidad, esa elección fue una derrota contundente contra la mentira, el sabotaje y el lacayismo de un a oposición que no termina de entender que aquí las cosas están cambiando desde hace ya 15 años, para no retroceder y que van por la vía adecuada hacia el socialismo, como alternativa mundial a un estado de cosas que a nivel mundial viene en retroceso cargado del yugo de haber colocado el capital por encima del ser humano como punto y circulo de la historia.

Los resultados de este domingo, son sin lugar a dudas un voto de aprobación y confianza a la gestión del primer presidente chavista de este siglo,

Sin embargo hay que ser sensatos y aceptar que en los sitios en que la revolución cedió terreno, no fue por méritos de las fuerzas opositoras, sino porque lamentablemente de las filas revolucionarias surgieron mezquindades que nunca faltan por ambiciones personales que permitieron a la contrarrevolución endosarse un triunfo inmerecido, son los casos emblemáticos de Barinas, Maturín y Valencia este y último entregado por la gestión corrupta de alguien quien en mala hora logró colarse en las filas revolucionarias para dedicarse a la corrupción, en donde la división le entregó en bandeja de plata las alcaldías en disputa a la derecha, para que agarrados de esa circunstancia pretendan venderle al pueblo que lo de ellos no fue una derrota más, sino un triunfo; claro no dicen que la mayoría de alcaldías que ganaron ya las tenían y ocultan ex profeso, con la ayuda de sus medios las que perdieron como el caso de Bolívar, Cojedes, Los Teques entre otros, más el avance en Municipios que siguen en sus manos, en definitiva para ellos los porcentajes diferenciales que emitió el ente rector, no sirven para nada, otra vez se llaman a engaño y como la canción de Julio Iglesias tropiezan con la misma piedra para negarse a si mismos la consolidación del proceso Revolucionario,

Aquí en el Táchira, hay que aceptar que la derrota tiene varias explicaciones lógicas, en primer lugar es lamentable que los cuadros que aquí toman decisiones en el chavismo, sean en su mayoría personas repudiadas por buena parte de seguidores del legado de Chávez, que a la hora de votar prefieren abstenerse antes que contribuir a aumentar la hegemonía de grupos que se preocupan más por sus intereses personales que por los colectivos, aquí para que un tachirense tenga acceso a una instancia de poder debe suceder un milagro, los funcionarios con poder se engolosinan con él y colocan una coraza excluyente ante el pueblo, desconociendo lo que el Presidente ha llamado el gobierno de calle. En segundo lugar, hechos como el contrabando, el desabastecimiento, los problemas con las colas en las gasolineras, el matraqueo de los cuerpos policiales a los ciudadanos, los apagones, el no ser capaces de comprobarle al pueblo que la basura, los millones de huecos en las calles y el alumbrado público no son responsabilidad del gobierno regional ni nacional sino de la alcaldía que estaba en manos y sigue en manos de la derecha.

En tercer lugar el no ser capaces de ponerle coto a la especulación, que aumenta cada día ante los ojos de los responsables de controlarla, es decir aquí lo que operó fue un voto castigo que se reflejó en los resultados y en la abstención; y en cuarto lugar la influencia enorme y perjudicial de los venezolanos y colombianos que por miles diariamente se desplazan desde y hacia Cúcuta para llevarse todo lo que pueden, gasolina, alimentos, ropa, calzado, repuestos, medicamentos y lo que sea para hacer negocios que por el diferencial cambiario les está enriqueciendo fácilmente, lo más lamentable con la anuencia de funcionarios inescrupulosos a quienes no les importa la Patria para nada, ello ha elevado de manera insólita todo para los tachirenses que cuando conseguimos lo que necesitamos, tenemos que pagar precios exorbitantes y lo peor, las denuncias se diluyen pues no hay manera de que las procesen lo cual responsablemente debo afirmar porque lo he vivido en carne propia.

Qué ¿por qué no ganaron los escuálidos la gobernación?, me preguntan quienes oyen mis argumentos, la respuesta es fácil, casi que de Perogrullo, la gestión de Pérez Vivas fue tan mala y nefasta que incluso sectores de la derecha conscientes votaron contra él y el cierre de la frontera de manera intempestiva que evitó que miles de colombianos que tienen cédula, están inscritos pero no viven en el Táchira, vinieran desde Colombia a votar contra Vielma Mora.

En fin aquí no queda de otra que convertir al Táchira en un estado problema para la revolución, hacer de su rescate una prioridad para lo cual hay que cambiar todo, echar a un lado a quienes han fracasado en la dirección política de la Revolución y colocar gente nueva, responsable, libre de sospechas contrarrevolucionarias, que exijan a las instancias de gobierno actuar en base al legado del Gigante Comandante eterno, a sus principios a su ejemplo y así volver a lograr que el pueblo crea en una revolución rescatada de componendas, de triquiñuelas, de corruptelas y de todo lo que ha resultado en la dolorosa derrota de este domingo 08 de diciembre, que lo que ha logrado es excluir al Táchira de sumarse por sus logros a las celebraciones del “Día del amor y la lealtad” a quien tanto nos dio, incluyendo su vida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2969 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas