Un parque para Catia La Mar


En días pasados, nos referimos al sector de Catia La Mar en relación a la evaluación que hizo el gobernador García Carneiro, cuando llamó “Mercado Persa” a los toldos, ubicados en la Plaza Bolívar, y que albergaron la malhadada 9na. Feria Intenacional del Libro - Capítulo Vargas, que fue suspendida abruptamente por decisión sumarial del mencionado funcionario.

El pretexto del gobernador para la suspensión de la feria Internacional del Libro, fue que ésta “afeaba” el entorno, aunque existen sospechas que esa decisión encierró otros motivos, menos estéticos, que preferimos no mencionar...

Así como que no hay mal que por bien no venga, hemos querido ahondar en el análisis de las condiciones del entorno en la zona de Catia La Mar y más concretamente sobre las condiciones de las edificaciones localizadas en la Av. El Ejército, desde el elevado de Zamora hasta la Plaza Bolívar.

Al pasar el edifio de Farmatodo, en sentido hacia la plaza se abre un abismo caótico que ofende la mirada de todos los que transitamos por esa avenida, las licorerías que allí se encuentran son unos verdaderos timbiriches, aunque por la cantidad de clientes que allí frecuentan son negocios rentables, sin embargo las mismas no hacen ningún tipo de intervención positiva en los alrededores, muy por el contrario, contribuyen a crear la atmósfera de suciedad y decidia que caracteriza ese sector.

Avanzando por la avenida nos encontramos con la entrada del barrio La Lucha, que también proyecta una imagen de abandono. De allí en adelante nos espera un ambiente desolador, el mercado situado en el área de estacionamiento del estadio César Nieves carece de todo criterio de higiene y funcionalidad, sin mencionar los tarantines que encontramos a todo lo largo de la vía hasta el elevado de La Atlántida, donde ropa, peroles, verduras y hediondéz a pescado, son el ornato que las utoridades de esta ciudad reservan para propios y extraños...

En ese mismo tramo y en sentido hacia Caracas, encontramos el mismo “Mercado Persa” desde la quebrada de la vereda 12 de la Urb. Páez, al frente de los bloques y hasta la parada de Mirabal, tarantines y ventorrillos uno detrás del otro, sin mencionar que los comercios de esa zona se “tragaron” el retiro reglamentario de las aceras y los transeúntes circulamos por la calle.

Ese es el paisaje que el alcalde y el gobernador consideran que nos merecemos los negros de por acá, así de sencillo, suciedad y hendiondez, desorden y desprecio, sin embargo muchos pensamos diferente, miramos diferente y olemos diferente...

Un punto aparte merece el Centro Comercial que va a funcionar en las instalaciones de los que fue la almacenadora Caracas, en el que los ciudadanos y las ciudadanas que habitan la urbanización Paéz, donde está ubicada la mencionada edificación, no han sido consultados con respecto a las necesidades de esa comunidad. Nadie habla de ubicar en ese edificio un Club de Abuelos, una sala comunitaria de cine de la Cinemateca Nacional, un dispensario médico (CDI), etc., etc.

Cabe recordarle a las autoridades que nuestro comandante Chávez hizo esfuerzos sobrehumanos por dignificar al pueblo de Venezuela, para desarrollar un política de inclusión, de participación. La construcción de ese Centro Comercial representa una oportunidad exepcional para que la comunidad de Mirabal y de la Urb. Páez participen, para que encuentren lugar las casas que los Consejos Comunales de la zona necesiten. Esa edificación es ideal para el funcionamiento de una radio comunitaria, por ejemplo.

Ya habiendo concluido con esos aspectos, solo resta mencionar que así como Fuerte Tiuna ha cedido terrenos para la construcción de edificios, el Centro de Adiestramiento Naval (CANES), debe liberar terrenos para el funcionamiento de un parque en el que las comunidades de la zona puedan ejercitarse, los niños contar con esPacios idóneos para sus juegos, donde se puedan sembrar árboles que nos salven de la contaminación ¡y hasta posiblemente serviría para darle un buen lugar a las futuras ferias del libro!

Si las autoridades hubiesen considerado, al menos algunos de los detalles aquí enumerados, muchos habitantes de nuestro sector hubieran dudado menos de la posibilidad de la construcción del tan ansiado socialismo bolivariano.

elmacaurelio@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1789 veces.



Marco Aurelio Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: