Maduro vino o no vino a Guayana:

Ha nueve días fuimos sorprendidos por la fugaz visita que el presidente que elegimos por petición del presidente Chávez vino a Guayana de manera fugaz, raudo y veloz. Sin que hasta los momentos no se hayan dado algunos cambios en la dirección de las empresas básicas, las de la desaparecida CONIBA y otras empresas que siendo del Estado exigen a grito pelado un cambio en su conducción. Una región que viene acumulando graves problemas de gobernabilidad de carácter regional y nacional. Guayana tiene asiento el parque industrial más importante del país, convertido en una estructura donde la sociedad de cómplices hacen y deshacen; con empresas con saldos rojos, casi al borde de la carramplana se forman gerentes y burócratas cada día mas poseedores de recursos económicos mal habidos (ladrones de cuello blanco); no solamente nuestras fabricas se han convertido en escuelas formadoras y forjadoras de obreros de las mas disimiles especialidades; aquí también se forman nuevos ricos que a mediano plazo, cuando se vinculen a sus congéneres de clase; serán los más encendidos enemigos del proceso revolucionario. Estas empresas para arrancarlas de ese telón de fondo que amenazan su estabilidad deben radicalizarse bajo el pensamiento e ideal de nuestro eterno comandante Hugo Chavez.

El gobernador Rangel Gomez en una declaración al diario el Nacional, señalaba que quien quebrara a una empresa del Estado, no podía llamarse revolucionario y en Guayana parece que esto no se toma en cuenta. Gerentes corruptos salen de estas empresas y algunos de ellos son trasladados a otras instituciones donde continúan con sus pillerías o ubicados en nominas como sarcásticamente se señalan en Venalum como “espacial”; que además de no hacer nada medran al calor con todos los beneficios de la empresa. O el caso de una ex vicepresidenta de la CVG; que siendo presidenta de la empresa Refractarios Socialistas; nunca tuvo la menor intención de ponerla a funcionar; simplemente por ponerse a tono con las mafias que importan esa materia prima para las empresas básicas e industria privada, pero hoy sus trabajadores hacen denodados esfuerzos en ponerla a producir; una vez que su presidenta fue obligada a abandonar el cargo. En similares situaciones andan empresas como FRIOSA, KOMA, Supermercado la Fuente que se han venido abajo estrepitosamente, sin que se le vislumbre una luz verde en el camino. Nos preocupa igualmente la millonaria producción de bloques de arcilla que se producen en el estado Bolívar, bajo la administración del Estado venezolano, que no los vemos rindiendo sus frutos en la denominada Misión Vivienda en la región; pero si los vemos en los grandes rascacielos.

Luis Roa

Luisroa519@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2213 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas