El Movimiento Comunal debe liquidar la Asamblea Nacional

La colosal derrota electoral del 6D, obliga al presidente Maduro y a los millones de chavistas comprometidos con el cambio epocal que inició en estas latitudes nuestro supremo comandante, a relanzar nuestra revolución con nuevos bríos, nuevos hombres y nuevos procedimientos. Para lograr este cometido contamos con enormes fortalezas politicas, tales como: más de cinco millones de votos duros, una guía o programa magistral para la acción como el Plan Patria Original y no el bastardo que aprobó la Asamblea Nacional y un presidente que en el trauma postelectoral se ha venido revelando como el auténtico hijo de Chávez.

En su declaración de ayer 09-12-15, Maduro Moros soltó una sentencia lapidaria: “Venezuela va hacia el fascismo o hacia una profundización de la revolución socialista. No hay terceras salidas”. El tenor de esta declaración de nuestro primer magistrado, nos indica que a partir de ahora mismo, el camino a transitar por el movimiento revolucionario debe ser: la concretización de los embriones de socialismo, empezando por nuevas relaciones ideopolìticas. El camino nos lo indicó el Comandante Chávez en la presentación del Plan Patria 2013-2019, cuando en su presentación sentenció:

Para avanzar hacia el socialismo, necesitamos de un poder popular capaz de desarticular las tramas de opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana, capaz de configurar una nueva socialidad desde la vida cotidiana donde la fraternidad y la solidaridad corran parejas con la emergencia permanente de nuevos modos de planificar y producir la vida material de nuestro pueblo. Esto pasa por pulverizar completamente la forma Estado burguesa que heredamos, la que aún se reproduce a través de sus viejas y nefastas prácticas, y darle continuidad a la invención de nuevas formas de gestión política”.

Pulverizar el estado burgués pasa por liquidar la Asamblea Nacional, expresión de la Constitución Bolivariana matizada de liberalismo, instrumento jurídico que si bien abrió cauces al movimiento revolucionario, cumplió su ciclo histórico, pues, hoy luce superada por el nivel de la lucha de clases que se desarrolla en el país. La destrucción del estado burgués debe comenzar erigiendo un sólido poder comunal, o sea, un Politburó o Asamblea Comunal Nacional, donde esté representado todo el movimiento comunal del país. Esta Asamblea Comunal Nacional,-asiento del poder obrero-campesino-, debe dar origen a una verdadera dualidad de poder, al confrontarse con la Asamblea Nacional de la Constitución del 99, donde se posará el poder del capital nacional y transnacional. La dualidad de poder que se anuncia con el enfrentamiento entre poder legislativo y poder ejecutivo, debe dar pie otra dualidad de poder, más ajustada al nivel de la lucha de clases del presente ciclo, con el enfrentamiento entre la asamblea del capital y la asamblea del trabajo.

El movimiento comunal luce hoy con una fortaleza inigualable por el elevado número de comunas constituidas, así como también, por todo el aparataje jurídico que sobre las comunas se creó durante la revolución bolivariana. Hoy la conciencia comunal está extendida en todo el territorio nacional. El movimiento comunal es la verdadera defensa de esta revolución.

El presidente Maduro también dijo después del 6D, que a cada arremetida del capital, respondería con más socialismo, y eso se empezó a materializar cuando le cedió la propiedad de la televisora y radio de la Asamblea Nacional a sus trabajadores. Con este implante socialista, nuestro presidente abrió una brecha gigantesca para el avance del cambio epocal. A través de esta brecha deben irse las empresas estatales y las privadas como la Polar. Sin embargo, para darle piso político a esta tronera socialista que abrió el primer magistrado, se necesita de ese Politburó o Asamblea Comunal que obligue a la representación política del capital a aceptar el vigoroso poder del trabajo que está constituyéndose. Con este Politburó mediremos realmente de que pasta está sustanciada la alianza cívico-militar que creó el comandante Chávez. Esta alianza tendrá que decidirse por la asamblea del capital o el politburó del trabajo. Así de Simple.

Si el Politburó a Asamblea Comunal que estamos proponiendo diagnostica correctamente las causas que nos llevaron a la debacle electoral, establece sin contemplaciones las debidas responsabilidades y tomas las medidas económicas para acabar con el terrorismo económico del capital, será extremadamente fácil rescatar los dos millones de votantes que se quedaron en la cueva el 6D. Así tendremos la fortaleza política para aguantar revocatorios y sobre todo, para darnos una nueva constitución con un nítido perfil socialista.

CHAVEZ DIJO. COMUNA O NADA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8145 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas