De su dialéctica electoral

Bienestar comunal y bienestar burocrático

Del partido político, los votos electorales y  la formación industrial revolucionaria

No solo son los votos y las marchas, sino también la construcción cada vez más creciente y eficiente de la estructura del poder popular la que cuenta para el éxito, aunada a la  ejemplar labor de su meritoria burocracia  

El mayor riesgo existente para el crecimiento del descredito de la revolución bolivariana existe desde la burocracia ramificada y extendida en gran mayoría de los sectores componentes de la organización político practica administrativa del gobierno en el Estado, con debilidades  detectadas y aprovechadas hábilmente por las estrategias metodológicas del  golpismo fascista.

Y, también aciertos contundentes, pero algunos coexisten con espejismos en gran parte de la visión de conjunto con sus asíntotas desde la dirección del partido PSUV, que creen extravicamente, que es por una desagradecida conciencia de clases ignorante e inmediatista, y, no en la lealtad y claridad ideológica de los más humildes, el pueblo. Más allá de las necesidades para vivir en calidad, las que apretaron con esta conciencia la diferencia electoral que dio a Nicolás Maduro como presidente legitimo de Venezuela, -verdad certera- mínimamente cerrando la tuerca para impulsar la eficiencia del sistema comunal como colectivo socialista para y del bienestar de abajo hacia arriba, hacia la calidad de vida socialista plenamente objetiva y concreta.

De lo utópico, a la planificación industrial necesaria, sin el populismo brindado por la capacidad rentista petrolera,.

Se imponen como premisas categóricas posibles:

Si el trabajo de productividad social con un PIB a la par con el costo de la vida real familiar estuviera encaminado no solo por el retorico, aunque valido discurso político y, sus necesarias estrategias, sino por la efectiva responsabilidad metódica nacional como deber obligatorio en la práctica laboral pertinentemente concreta a la altura de las circunstancias actuales del de crecimiento y desarrollo económico, las consecuencias acontecidas y la situación del último semestre, serían en amplísima ventaja justiciera, no solo en lo electoral, sino en el crecimiento socio económico como organización formada revolucionariamente para la cooperación y el desarrollo sostenido popular para la paz. Ya vislumbrando un sistema ejemplar arraigado como economía sustitutiva de importaciones, que dignifica y fortalece la conciencia social posible, como garantía misma del poder no solo electoral sino transformador popular mediado con el Estado, y su gobierno ante el modelo liberal productivista de explotación y miseria

Y no se trata de un fundamento solamente al margen de lo ideológico sino psicológico social

Deben comprender; entendiendo que en el pueblo de base existe además del valor, una rica ideología clarificada por la teoría de la  revolución y, también la contraparte oposición pendiente del detalle por donde filtrarse, pues es lo que está en pugna entre los intereses, como dialéctica social normal de ésta lucha de clases perenne, y, que nada es monolítico, se perfectibiliza en la medida de su eficiencias irreversibles en el “socialismo” a base del “bienestar en común para el buen vivir” o, se sigue desgastando aprovechado por la derecha liberal hasta perecer.

La base social tiene desencanto, pero no con la doctrina socialista, el legado de H. Chávez, y de afines colaboradores cuenta en millones de razones y conciencias históricas, es con las debilidades y contradicciones estructurales de los métodos positivistas y su filosofía que le minan y niegan votos y que el líder señalo oportunamente.

Al pueblo le antecede el diario vivir ante la inflación incontrolada,  --no como la burguesía local que no es tocada ni sufre los embates especulativos-- la situación social económica tan difícil que les dilata desmejorando sus vidas con una necesidad causada por el gasto público y del recién márquetin electoral, y las divisas para importaciones consumistas inconvencionales que benefician a los ricos pseudo-empresarios de la oposición beneficiando el empleo en el exterior; aumentando  el empleo descomprometido y cómodos contratos de seguridades nacionales, bien por ello, pero también bien por todos proporcional y equitativamente.

Deviniendo en devaluación que impacta el poder de compra básica del salario real y nominal de la familia humilde

¿Hagamos un ejército de labores industriales agrícolas? Alistémonos con menos burocratismo y más comunidad productiva planificando y metodizando labores hacia el desarrollo industrial, y viviremos otros resultados desde la resistencia por venir

Devaluación inflacionaria, que paralelamente desmoviliza votos chavistas no conciencias ya logradas, por lo tanto, el error es del gobierno; que con el doble discurso es expuesto enfrentando a la oposición, entendiendo a última hora, porque hay que hacerlo ante  la escasez en la realidad,  con retoricas de políticas sociales de socialismo artificial, haciéndolo así populista, no efectivo e irreal, bien proyecto ALBA, Petrocaribe, UNASUR, Celac, por la justicia social lograda a través de las misiones y los logros en su nivel en materia jurídica y la práctica de derechos humanos para la justicia social.

Pero el Estado a través de su gobierno legítimamente electo y su Pueblo Soberano debemos no trabajar solamente para elecciones y laborar didácticamente en línea enriqueciendo el déficits y la balanza de pagos actuales, para crecer en oferta y demanda nacionales y no solo para el gasto público benefactor y su burocracia atenida a la renta petrolera.

Democracia expeditamente formal y democracia popular de base

El  sistema económico como esquema operativo esta formulado planeadamente, pero su práctica carece de una metafísica de las costumbres, es en lo actual   inconcreta  y subjetiva, adolece de estrategias populares metodológicas, solo la intención no cuenta, como pedagogías hacia la industrialización, sus didácticas siguen siendo positivistas no emergentes, de carácter inejemplar, con todo y lo que muchas minorías ciudadanas del pueblo y la burocracia necesaria  comprometidas eficientemente le estimulan con su diario trabajo.

Pero carece de las estructuras configuradas por equipos adaptados para la productividad, están en una cárcel psicológica efectista, hay que desmercantilizar gran parte de nuestras básicas  actividades sociales de acuerdo a las cantidades de insumos producidos y consumidos, solo por entender la preservación social patria de nuestra sobrevivencia como genoma generacional, de allí la necesaria emergencia nacional, porque ante la escasez de alimentos básicos, el desempleo, la especulativa inflacionaria e inseguridad popular y la confusa des movilidad y conflictividad que ella genera y, que es aprovechada por el fascismo.

De la economía oposicionista a la economía comunal a gran escala. El capital socialista en ciernes.

Surge así, la égida de la conciliación económica con las cúpulas empresariales, con el sistema que se combate, que sostienen en gran medida proporcional la “soberanía alimenticia” adeptas al oposicionismo,  y,  que aspiran dominar también el poder político, pues poseen el económico en gran medida.

Una égida inmediatista, como la vía más práctica de activar la economía del consumo necesario, populista y fetichista, y no las alternativas emergentes de crecimiento armónico del intento de una economía política  para el  sincero social desarrollo, n ofertas y demandas socialistas en la tesis esgrimida  de “justicia social”; repitiendo el mismo esquema y la lógica limitada, otorgando divisas mil millonarias para importar lo que comemos mientras el pueblo observa pacientemente, comprende, trabaja y vota.

La lucha de clases no se consolida solamente en los sufragios, sino en el activismo eficiente del Estado Docente, la institucionalidad, las industrias, y la familia. El Estado Comunal

La burocracia  institucional y sus privilegios deben aprender al “buen vivir” dentro de las capacidades exigidas a todos por igual nacionalmente, de la burocracia  a lo comunitario; agregándose en circuitos cortos, estadales y nacionales por niveles de etapas de producción, almacenamiento y distribución ceñidos a lo planificado catastralmente para la satisfacción de las necesidades básicas, con la ecología como ciencia emergente y con el ejemplo ético de responsabilidades de los distintos “buros” en el  trabajo moralizante, así se gane poco salario y sueldo pero con el capital a favor del trabajo en socialismo

Del bienestar burocrático al bienestar colectivo

Colectivo organizado disciplinariamente para que alcance el balance económico per cápita como efectivo PIB ingresado para el equilibrio de las múltiples necesidades sociales; para comer, vivienda, educación, recreación y los servicios básicos eficientes, conjuntamente con la gerencia estatal desarrollista y el capital rentista petrolero, pues debe partir y radicar en el “estado y sus trabajadores el “estado de bienestar colectivo” H. Chávez F.

La comunidad sin burocratismo

 Y, no de la particular atenida blindada comodidad burocrática arribista y fetichista, lo que en la práctica garantizaría este nuevo orden esquemático social-lista que reduce las tasas de necesidades insatisfechas, de paro y de pobrezas social políticamente inasumibles cuando la economía como política de Estado tropieza por circunstancias de cualquier índole opuesto, impuesto, interno o foráneo.

arteawao2003@yahoo.es

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1899 veces.



Alejandro Álvarez Osuna


Visite el perfil de Alejandro Álvarez Osuna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alejandro Álvarez Osuna

Alejandro Álvarez Osuna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a165343.htmlCd0NV CAC = Y co = US