¡Qué oposición tan imbécil la que tenemos!

Por mucho tiempo creímos que la dirigencia de la oposición, sus dueños de medios y sus mercenarios del periodismo eran imbéciles y se nos hizo difícil entender como pudieron haber gobernado el país por tanto tiempo.

Hoy reconocemos que estábamos equivocados, pues si ellos fueran los imbéciles, hace rato que la nada despreciable masa que los sigue, los abría mandado al mismísimo demonio.,, No resulta fácil escribirlo, pero la realidad es que la imbecilidad está en la masa misma.

Es cierto que hay un alto grado de imbecilidad en la dirigencia opositora, pero en la masa que los sigue, aunque el Presidente diga lo contrario, la imbecilidad ya es alarmante

No pueden ser más imbéciles los que inventaron el cuento de que las capta huellas violaban el secreto del voto, que aquellos que se negaron a ejercer su derecho a participar en un proceso electoral, en protesta por el uso de dichas máquinas.

¿Puede ser alguien más imbécil que los que se negaron a que sus viejos bombillos incandescentes fueran reemplazados por nuevos bombillos ahorradores, sólo porque creyeron que contenían cámaras ocultas?

¿Y qué decir de esos que vivieron meses aterrorizados pensando que Chávez les iba a quitar los carajitos?

No amigo lector, el imbécil no es quien inventa la imbecilidad; es el que se deja manipular con ella, y esa es la gran masa escuálida.

La más reciente demostración de imbecilidad de esa gran masa es la alharaca por lo que ellos mismos han denominado “ La Misión Totuma”. Resulta que el Presidente anunció el pasado martes la creación del Ministerio de la Electricidad y dio, en su alocución, una explicación bastante amplia de los problemas que enfrenta el país en materia de generación y distribución eléctrica.

Expuso en detalle de los planes de inversión; la fecha en la cual serán inauguradas las nuevas centrales termoeléctricas; todo lo que se ha hecho por repotenciar un sistema eléctrico que había sido abandonado y un plan de ahorro de electricidad.

En referencia a este último punto, el Presidente alertó a la nación sobre las graves consecuencias que nos ha generado el fenómeno del niño. Dijo que la sequía era tan fuerte que el Guri se acercaba a su nivel histórico más bajo, al igual que el Orinoco y muchos embalses del país.

Fue en este punto, y hablando de la necesidad de tomar conciencia sobre el derroche de agua y electricidad, cuando para ejemplarizar dijo que habría que bañarse con un tobo y totuma.

¡Lo tenemos! Gritaron los genios del escualidismo. ¡Chávez quiere regresarnos a la época de los baños con tobo y totuma!

Pocas horas después no había imbécil en el país que no estuviese convencido de que tenían en sus manos el argumento que les hacía falta para salir de Chávez… pobres diablos amargados.

Si alguien les preguntase cuando será inaugurada la tercera unidad de la planta Josefa Camejo en Punto Fijo (que fue anunciado en la referida alocución) o cuando serán puestas en funcionamiento las unidades repotenciadas de la central de Barinas (que también fue anunciado) o el monto de la inversión estimada para lo que resta de año y para el 2010 (que también fue anunciado) ninguna respuesta tendrían a mano.

Y no pueden tenerla, porque aunque en el gobierno de Chávez se ha incrementado el porcentaje de población con acceso al agua potable de 80 a 93%, para ellos lo verdaderamente importante es que el matacuras dice que nos van a obligar a bañarnos con totumita.

Que el porcentaje de la población con acceso a red de aguas servidas haya crecido en ese gobierno de 62 a 82%, carece de relevancia para ellos. Lo de la totumita les resulta más fácil de creer.

Nada saben sobre el crecimiento del 40% en generación eléctrica y mucho menos del enorme crecimiento de la economía que ha llevado la demanda de electricidad a niveles muy cercanos a la capacidad de generación. Lo que si saben es que Chávez los va a obligar a bañarse con tobo y totumita.

Con una oposición tan imbécil, no vemos problemas para avanzar en revolución y mucho menos para mantener a Chávez en el poder hasta el dos mil siempre.

“No volverán”, no debería ser nuestra consigna. “No tienen conque volver”, luce más apropiada.


areme@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3203 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición