Ismael y el Sindrome de la Traición

Es muy común en estos tiempos observar a través de los medios de comunicación de la oligarquía, es decir, los medios privados, la catajarria de comentarios de quienes en alguna oportunidad dijeron ser revolucionarios pero que solo bastó que la oligarquía le guiñara el ojo para salir corriendo a entregarse a "los amos del valle". No soy de los que piensa que al comandante Chávez solo lo dejaron llegar a la presidencia ante la imposibilidad de evitarlo, la derecha poco le hubiera importado masacrar a todo un pueblo en aras de mantener sus groseros privilegios, paso a creer más bien que prefirieron "domar a Chávez" y para ello estructuraron un plan que erróneamente consideraron infalible, el plan les falló, Chávez usando los recovecos jurídicos del estado burgués sobrevivió a la demoledora maquinaria burguesa que no por desgastada y mellada deja de tener alta peligrosidad para los pueblos cuando se deciden a ser libres y allí está, siempre consecuente con sus principios e ideas revolucionarias y bolivarianas.

Hugo Chávez superó con creces la tarea histórica, el golpe de estado de 2002, el paro petrolero, el referéndum revocatorio de 2004, entre otros eventos, llevaron la situación al punto de quiebre histórico necesario para dar un paso hacia la construcción del socialismo, no obstante, es mucho lo que falta, son innumerables las tareas y una de las más importantes y estratégicas se centran en lo político y en lo económico; (de allí las leyes), tanto en el modelo como en la estructura, de la construcción del PSUV y la construcción del nuevo modelo económico socialista depende el éxito de la revolución, hasta que no se logre dar ese paso no se podrá dar el gran salto cualitativo de la revolución bolivariana.

A todo esto, algunos por ignorancia, otros por mala intención, hay una buena cantidad de "voceros", dicen unos, "dirigentes", dicen otros, que fueron blanco fácil del enemigo para caer en las redes de los mafiosos de la política derechista en el país, por tal motivo, son ridículas las posiciones de gente como la de PODEMOS. El síndrome del traidor es negarse a si mismo sin siquiera sonrojarse, es adecuar un discurso ambiguo, sin base sólida, tipo comodín, que se estira cuan chicle para adaptarlo a "sus circunstancias"; el engaño forma parte de su repertorio, la sensibilidad brilla por su ausencia, creen haber sido revolucionarios pero cuando les tocó disminuir sus privilegios "Chávez es un bandido". Estos personajes que reptan en torno al poder económico, cumplen el papel de zapa, corroen, abren espacios al enemigo y están prestos a "defender sus derechos", es decir, el derecho de los burgueses a cambio de las migajas del poder, a cambio de unas cuantas monedas, los judas, se repite la historia, como una noria.

En ell acto electoral regional afloran los personajes con estas características; la mezquindad, el orgullo pequeño burgués y la obtusa visión de lo grande forma parte del típico comportamiento de quienes siguen ese camino. Sería ingenuo pensar que nuestro partido, el PSUV, no está infiltrado por la derecha, por la CIA y cualquier otro organismo de inteligencia Yanqui, mucho dinero y enajenación es la utilizada para crear estos escenarios propicios para dejar a un lado lo trascendente a cambio de lo pequeño, lo domestico...pero me parece casi insólito que quienes hoy en la Asamblea Nacional forman la bancada opositora, ayer, en el momento de desempeñar un papel importante, no hubieran sido "tocados" por los muchos agentes del imperio que pululan con poderosos equipos de analistas de todo tipo en donde la presa es tal o cual dirigente, en el caso primero del MAS y más tarde el de PODEMOS queda demostrado que lo que prevaleció fue ese orgullo pequeño burgués tan hábilmente explotado por los enemigos de una revolución para convertir a esos movimientos que fueron para muchos una esperanza, en simples cascarones sin alma, entregados al enemigo. Buena parte de quienes hoy estamos en el PSUV, ayer fuimos formados en el verdadero MAS, allí hasta la década de los 80 y comienzos del 90 se hablaba de revolución y de socialismo, lamentablemente quienes ocupaban puestos de dirección solo estaban en una gran farsa, para lo cual manejaban un discurso de izquierda pero la actuación era absolutamente identificada con la derecha, por eso es tan común para ellos estar sentados al lado de uno de los mayores traidores de esta patria, los adecos, el cogollo adeco, siempre hay que hacer la diferenciación, sin embargo, estos personajes quedan así como "pajarito en grama" a la hora de definir conceptos, por ejemplo, cuando le hablan de la propiedad de los medios de producción, inmediatamente hablan de "respeto a la libre empresa" y por allí se van; cuando analizan leyes como la recientemente discutida sobre la distribución de gasolina, los discursos principalmente de Ismael, el jefe de PODEMOS, el que recibe línea de Luis Miquelena, siembra tanta duda y confusión, incluso en la propia oposición, su discurso es tan incoherente que llevó a un diputado del PSUV a sugerirle tenga cuidado a la hora de confundir "la carne en vara con una vara de carne", por lo peligroso que esto sería, y es que si llevamos esto al debate diáfano y claro de los revolucionarios, a Ismael le cuesta adaptarse a ese triste papel, porque hay quienes lo disimulan mejor, en cambio este personaje piensa que tiene autoridad moral para gritar y con cara docta lanzar chillidos ante lo que ahora llama "gobierno autoritario"...¡que dolor Ismael!, que vaina, ahora te toca desdoblarte para intentar justificar lo injustificable, cuando debieras reconocer que eres un agente de la oligarquía y no te queda de otra, pero se te ve bien feo de verdad.

Más ridículo es cuando todos los domingos pretende, con simbología revolucionaria, que solo en esta tranquila revolución te salvas de por lo menos unas cachetadas, en otra parte seguramente no pudieras burlarte como lo haces en ese programa de televisión y burlarte de ti mismo, cuan masoquista, negándote tu trayectoria, porque de verdad que tiene más méritos el oligarca que defiende sus intereses porque es un oligarca, defiende su condición de clase, su historia, su linaje, su casta, pero tu Ismael, alguien que hasta ayer era ridiculizado por ese mismo canal de televisión, donde ahora sales todos los domingos y pones la cómica, por aquello de "indevolvible". Ahora te toca a ti hacer de payaso, como se nota que andas pensando en la "supervivencia del torpe" ¡que pena con ese señor!

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2343 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor