Hacia donde va la oposición venezolana

A ningún lado, pero como se trata de operadores que tiene el Departamento de Estado a través de la Embajada de EEUU en Venezuela, ellos tienen que cumplir tareas que definan y activen la matriz del desconsuelo, el descrédito al gobierno de Chávez y la descalificación permanente al proceso revolucionario bolivariano para poder justificar los recursos que reciben.

Estas matrices martilladas a través de los medios de comunicación privados nacionales e internacionales consiguen posicionarse en sectores medios de la población precisamente en algunos sectores profesionales, estudiantiles, religiosos y otros sectores de la clase media sensibilizados por el mensaje opositor.

No se trata de desmeritar a los lideres de la oposición, ni a los radicales violentos ni a los disfrazados de “conmensurados” cuyos discursos escatológicos se tocan en una desfigurada desesperación discursiva, se trata de analizar a profundidad las líneas de ese discurso oposicionista y como actúan siguiendo un guión coordinado por el Departamento de Estado de EE.UU. a través de su Embajada en Caracas.

El patrón de acción oposicionista que conocemos desde el año 1999 con sus discursos y las líneas políticas se repite en cada coyuntura que ellos han apuntalado a través de los medios privados nacionales e internacionales para combatir la gestión del Presidente Chávez en las cuales han rodado aparatosamente.

No podemos inferir que se trata solamente de debilidades, de incapacidad, fragmentación etc, que las hay suficientes y abundantes, en cada batalla que han enfrentado contra el proceso bolivariano. La oposición ha sido derrotada porque no solo no cuentan con la popularidad que hoy tiene el Presidente Chávez, que ya es bastante, sino por el desconocimiento de valores y códigos que siempre han despreciado y a principios ideológicos contrarios a los intereses del pueblo venezolano..

El intento de reconocer esos errores ha sido una de las tácticas recientes de Primero Justicia, partido compuesto por profesionales de la clase media alta, al poner en práctica acciones demagógicas en sectores populares para tratar de ganar aceptación en sectores pobres de ciudades importantes de Venezuela y hasta ahora la respuesta no han sido satisfactorias, sin embargo insisten y abogan por posicionarse en esos sectores.

Nuevo Tiempo (compendio de partidarios de la derecha extrema) si bien ha tenido éxito en nuclear líderes descoloridos del archipiélago oposicionista, aun contando con recursos derivados de las corruptelas de la Gobernación del Zulia, no consigue posicionarse en un buen sitio del espectro público en gran parte debido al discurso pobre y errático de su máximo líder y gobernador del Zulia, Manuel Rosales.

Los otros sectores partidistas de la oposición tiene sólo presencia mediática, que de no ser por el apoyo que les da la principal televisora privada también oposicionista, Globovisión, no se les conocería.

Otros que hacen activismo de oposición son algunos sectores institucionales entre los cuales se encuentra la cúpula católica de la Conferencia Episcopal Venezolana, algunos sectores empresariales especialmente vinculados a negocios especulativos (banca, comercio y otros) pero igual cuentan con los medios privados para obtener alguna presencia pública.

La ausencia de pensadores o analistas calificados dentro de la oposición venezolana se ha demostrado en el día a día de su accionar errático, ello ha obligado al imperio norteamericano a la necesidad de hacer uso de sus mercenarios “intelectuales”.

Para ello estos opinadores de oficio se han dedicado a la tarea de emitir recetas y recomendaciones a estos sectores políticos venezolanos para que sigan líneas más o menos coherentes en la lucha contra el proceso bolivariano.

Para muestra un botón de lo más granado del pensamiento retrógrado del imperialismo monopólico norteamericano en la figura de un latino como Andrés Oppenheimer al escribir:

“La oposición Venezolana no debería repetir el error que cometió cuando boicoteó las elecciones legislativas del 2005 cuando, citando la falta de libertades para hacer campaña, se retiró del proceso, pensando que su ausencia deslegitimaría la elección. Chávez simplemente ignoró el boicot, realizó la elección de todos modos, e instaló una Asamblea Nacional totalmente progubernamental.” Miami Herald 19 de agosto de 2007.

Entonces nos encontramos con una oposición dependiente del pensamiento neoliberal norteamericano, incapaz de generar un discurso propio que se acerque a una disertación racional y no cantinflérica.

Hasta ahora no vislumbro un panorama calidad en el debate entre las posiciones encontradas como las que propone los líderes de la Revolución Bolivariana y una oposición pobre de pensamiento como operadora de las líneas políticas del Departamento de Estado Norteamericano.

Por ahora la bitácora de la oposición no se ve alentadora, especialmente en las propuestas de las reformas constitucionales, el límite es lo mediático con una sobrexposición que en vez de posicionarlos los desacredita cada día más por la falta de contenido y de profundidad del debate democrático que ha estimulado el proceso revolucionario venezolano.

aldemarobar@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3102 veces.



Aldemaro Barrios Romero


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor


Notas relacionadas