Teodoro: ¿se cansó, se tranzó o se cambió?

Hace poco, escribí para APORREA un artículo sobre Antonio Pasquali, donde, a partir de una serie de párrafos de un libro del mismo, se hacía una radiografía sobre los medios de comunicación en Venezuela y América Latina. Ahora pretendo hacer lo mismo con un antiguo camarada, hoy pasado a la derecha que lo recibió en blondas frazadas. El es Teodoro Petkoff (exMAS, excandidato presidencial, excandidato a la Alcaldía de Caracas, ex-ministro de Caldera). Para saber que pensaba hace varios años atrás, acudimos a un extraordinario texto, producto de una acuciosa investigación de Alexander Moreno, titulado: “Antología del Pensamiento Revolucionario Venezolano”, publicado por Ed. Centauro en 1983.

Todos sabemos de las dotes intelectuales de Teodoro. Muchos de nosotros nos alimentamos con sus libros, sus entrevistas y artículos, pues estaban llenos de creatividad, de irreverencia y desenfado, de profundidad en el análisis. Sin embargo, en sus actuaciones políticas, Teodoro no ha tenido el mismo acierto que en su escritura. Pero, como alguien decía: el hombre es esclavo de lo que dice y amo de lo que calla, habría que ver cuantas de las afirmaciones que Teodoro hizo en el pasado, puede mantenerlas en el presente. Lo dudamos, pues hoy se sienta tan contento, sonriente y satisfecho con los grupos oligárquicos que ayer cuestionó férreamente y en la actualidad critica con la misma virulencia, pero sin la frescura de ayer, al proceso en el que se intenta hacer lo entonces él pregonaba: la construcción de una sociedad socialista de manera democrática, participativa y a la venezolana, enraizada en nuestra historia, en nuestros imaginarios colectivos y en el pueblo por el que ayer él luchó y que hoy pareciera despreciar.

Leamos entonces, lo que este ex-revolucionario escribía y que, como referí, está citado textualmente en el libro de Moreno.

Decía Teodoro: “Los socialistas actuamos como portavoces y representantes de un sueño muy bello, de una milenaria aspiración de libertad, justicia y dignidad. Encarnamos la idea mas noble que pueda imaginarse; esa de transformar el mundo que habitamos, suprimiendo la explotación capitalista para crear una sociedad de ciudadanos iguales, una sociedad sin explotadores ni explotados. Hemos diseñado una utopía concreta, en la cual el hombre, libremente socializado, se autogobierna, política y económicamente, rompiendo así el dualismo de las sociedades divididas en clases, que hace de la inmensa mayoría de la población una masa alienada…Continuamente evidenciamos que determinada clase de problemas (delincuencia, prostitución, violencia, caos urbanístico, empobrecimiento, masificación y degradación de la cultura) son consustanciales a una estructura económica fundada en la propiedad privada de los medios de producción…y que hasta tanto esa estructura económica no sea revolucionada, tales males se eternizan”. Proceso a la izquierda. 1976. pg.13.

Vuelve a expresar Teodoro: “entendemos el socialismo como un mundo de donde habrá sido expulsada hasta de los diccionarios la palabra explotación. Donde los hombres no se dividirán por el volumen de su fortuna, porque la fortuna será de todos y para todos; no se dividirán por el color de su piel, porque la maldición del racismo habrá sido lanzada, sin retorno a los infiernos”. Discurso de orden. Concejo Municipal de Caracas. 19 de abril 1976. Periódico “Punto. 24-4-76. pgs. 4-6.

En el mismo discurso, Teodoro planteaba: “La injusticia social no ha nacido por generación espontánea, ni mucho menos puede considerársele como voluntad de Dios. Ella es producto del capitalismo, de la forma especialísima que en nuestro país ha adoptado… Contra el capitalismo y las injusticias de que ha preñado nuestra tierra y nuestro pueblo no existen mil remedios y ni siquiera dos o tres, sino uno: superarlo. Y de igual manera, no existen mil maneras de hacerlo sino una sola, no existe sino una forma, señores, y esa forma es el socialismo”.

Y para tomar otra frase de ese connotado discurso, Teodoro remata con lo siguiente: “Que no se pretenda culpar a los venezolanos en general y en abstracto por las miserias que deben soportar. No, las calamidades de que padece nuestro pueblo encuentran su raíz en la forma como está organizada la sociedad venezolana, independientemente de la buena voluntad de quienes la dominan; las calamidades de nuestra sociedad proviene del hecho de que el país está hegemonizado por unas pocas decenas de grupos económicos para quienes trabaja el resto de la población, y que construyen su fortuna y su poder político con el trabajo, la explotación y la manipulación política de la inmensa mayoría”.

En una entrevista concedida a Zenemig Jiménez, recogida en la revista “Al oído”, Teodoro argumenta, siempre con tanta convicción: “Gobernar para la mayoría significa afectar algunos intereses muy poderosos cuyo dominio económico y social, cuya hegemonía sobre la sociedad venezolana, determina los tremendos abismos que existen entre los ricos y los pobres en Venezuela. Si esos interese no son afectados, por supuesto los abismos se mantienen, las injusticias y las desigualdades se mantienen y la palabrería sobre los pobres resulta eso, hueco, pura palabrería hueca”. Revista “Al oído”. Enero 1981.pgs. 34-47.

Respecto a los medios de comunicación social, ( a propósito de la no renovación de la concesión a RCTV) y visto que hoy Teodoro es Director y dueño de un periódico, así como asiduo visitante a las televisoras privadas que antes lo tenían excluído y ahora le colocan alfombra roja cuando va a declarar contra Chávez, de manera casi enfermiza, se hace importante leer lo que Teodoro expresaba cuando era anti-capitalista. “Somos contrarios al control del gran capital sobre los medios de comunicación. Es completamente intolerable que la opinión pública del país puede ser moldeada y manipulada por… grupos supermillonarios que manejan los…canales de televisión comercial y la llamada gran prensa de Caracas y Maracaibo, sin contar grupos menores que controlan diarios regionales menos importantes. En este caso, la libertad de prensa, aunque superficialmente parece tal, sometida a un examen más severo permitiría descubrir que el conjunto de la información y de la opinión está estrechamente condicionada por los intereses de los anunciantes, de los grupos capitalistas y del propio gobierno”.

Sus palabras son claras y llenas de lógica socialista, anticapitalista y antioligárqica Qué le habrá pasado a Teodoro, que pensaba y actuaba de manera tan radicalmente a la de ahora? Será que el país cambió?. Desaparecieron los privilegiados, los ricos, los explotadores? Cambió el capitalismo y se hizo mas humano?. Ya no existe el imperialismo que invadía pueblos, quitaba gobiernos populares e imponía gobiernos dictatoriales o pro-norteamericanos? Y no es que era un adolescente con el sarampión del comunismo como decían los abuelos de antes. En 1976 Teodoro tenía 43 años y era una de las principales figuras políticas del país. Repito entonces el título de esta breve reseña: ¿Qué le pasó a Teodoro: se cansó, se transó, o se cambió?

cecilperez@ucla.edu.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3328 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: