Las protestas de nuestros migrantes y un capítulo para la serie Guaidó con Rosales y Guanipa

1.- Postrecitos de Huevos Chimbos:

* Esto es lo que enerva y saca de quicio a la oposición terrorista de Venezuela.

El Gobierno revolucionario, cumpliendo con el legado de Chávez, que tenía entre sus prioridades entregar hogares dignos a los venezolanos, reivindicó con 20 casas a 20 familias del estado Miranda. El ministro para el Hábitat y Vivienda, Ildemaro Villarroel, resaltó que, gracias al liderazgo del presidente Nicolás Maduro, que elude toda clase de adversidades, ha otorgado a través de la Gran Misión Vivienda Venezuela, 3.492.977 casas hasta la fecha. Y el Instituto de Tierra Urbana 1.102.371 títulos de propiedad. Así se gobierna por y para el pueblo.

* No es que lo digamos nosotros los chavistas, ya que para la oposición todo lo que decimos es mentira, sino que lo dicen sus amos del imperio gringo. Financial Times aseguró en un reportaje que, en Colombia, bajo el mandato de Iván Duque, se produce más cocaína que en los años 90, cuando el control del narcotráfico estaba bajo el mando de Pablo Escobar, lo que ha llevado al actual mandatario neogranadino a enfocarse en hablar de Venezuela, para que el mundo no sepa lo que en su país realmente sucede. Es que el narcoparamilitar Álvaro Uribe Vélez, mentor en la política y el crimen de Duque, traficaba con Escobar, llevaban negocios de cocaína en conjunto, lo dice el hijo del extinto capo, hoy llamado Juan Sebastián Marroquín Santos.

* El Observador de Derechos Humanos, perdón eso es castellano, así no tiene veracidad para la oposición terrorista. Human Rights Watch dice que no hay nada similar en el mundo, a los falsos positivos de Colombia. José Miguel Vivanco, director para las américas de esta organización, dijo que los falsos positivos se cometieron de forma sistemática, generalizada, y comprometen a todas las divisiones del Ejército de Colombia…Y esta noticia no la replicaron los medios chavistas, sino las agencias internacionales y periódicos digitales que están, incluso, al servicio de los narcoparacos de la oligarquía colombiana…Les recuerdo que, si Álvaro Uribe no es el ideólogo de los falsos positivos, las cifras de estas atrocidades alcanzaron el mayor pico durante su gobierno criminal.

* En un comunicado en el que la organización hamponil Un Nuevo Tiempo (UNT) concluye que continuará la batalla, para que el imperio norteamericano arrecie las sanciones económicas contra el pueblo de Venezuela, especifica que seguirá la lucha política pese a las inhabilitaciones, y es verdad, porque para Manuel y Eveling de Rosales, la política es robarse los dineros públicos. Sabemos que este bandido se compró más de diez haciendas en el Sur del Lago durante su estancia en la gobernación del Zulia y, Eveling, en su pasantía por la municipalidad, saqueó la Alcaldía de Maracaibo, hecho que terminó de fracturar al grupo criminal UNT, y que ahora Rosales quiere reorganizar dándole chance a cuanto bandolero quiere seguir dañando a Venezuela.

* Así de canalla es la oposición venezolana. No perdemos la capacidad de asombro. Inicialmente comenzaron desprestigiando la vacuna Sputnik V de los rusos y ahora que llega y se comienza la inoculación de los médicos, enfermeras y todo el personal sanitario, orquestan una campaña en la que dicen que el Gobierno bolivariano arrancó vacunando a los diputados de la Asamblea Nacional. Si para esos delincuentes, la Sputnik V no sirve, ¿qué importa a quienes vacunen? Miserables que no detienen su agresión contra el país. No pueden ni podrán con el éxito de Venezuela en el combate al covid-19. Aplausos para nuestro presidente Nicolás Maduro.

2.- Las protestas de nuestros migrantes… Los muertos duelen estén donde estén y sean quienes sean, por eso, la supuesta protesta de venezolanos en Perú por los femicidios de Turén, estado Portuguesa, no creo se trate de que los rebasó el odio, sino de una vil manipulación del Gobierno de ese país, ahora en manos de Manuel Merino, antes, de Martín Vizcarra, un ser despreciable que extralimitó el rencor contra los connacionales en su tierra. De hecho, Daniel Salaverry, su delfín y candidato presidencial, ya anunció que, de ganar, no dejaría un solo venezolano en esa nación. Odian a nuestros migrantes, el 20 de febrero la embajada de Venezuela en Lima fue atacada con objetos contundentes, y el canciller Jorge Arreaza tuvo que pedir protección para nuestra Misión Diplomática y Consular. Pero es que en ese país han asesinado de manera vil a unos cuantos conciudadanos como es el caso de Orlando Abreu, de Jesús Castejón Córdoba, de Jeferson Hernández, de Jonaiquer Orellana, sin embargo, no vi a ningún connacional protestando por esos homicidios. Creo que el gobierno de Perú utiliza el mismo método que el subpresidente Iván Duque en Colombia. Usa a nuestros migrantes con fines políticos, los deja en su tierra, pero con la condición de que despotriquen de la patria de Bolívar y del gobierno del presidente Nicolás Maduro, cuestión que incluye a los terroristas venezolanos fugitivos en la nación neogranadina. Por tal motivo, algunos hablan casi arrodillados ante Duque. La última que vi en esa posición, con un grupo de compatriotas, fue a Delsa Solórzano en Cúcuta, a propósito de la visita a esa ciudad de la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya.

3.- Un capítulo para la serie de Guaidó que ojalá tome en cuenta el ministro para la cultura, Ernesto Villegas… Fabiana Rosales, "La Primera Rastrojo de este país", llegó a la casa de James Story, embajador de fantasía del imperio gringo en Venezuela radicado en Bogotá, del brazo del representante de la banda paramilitar "Los Rastrojos", Juan Guaidó. Ambos miraron a su alrededor con intenciones de abalanzarse encima de su amo norteamericano y colmarlo de amor apenas pudieran verlo, pero en el fondo del amplio salón de reuniones, lo tenía "prensado" e inmovilizado el grupo de terroristas de la oposición venezolana.

-Te lo dije Fabi, vamos más temprano...

-Amor, recuerda que tú eres el jefe de la oposición.

-Aquí todos son jefes, Fabi, ¿no te das cuenta?…

- ¡Ay papi!, ese siempre ha sido tu problema, no te das el puesto que tienes, entiende que tú no eres uno más del montón. ¿Qué querías, llegar con toda esa gentusa? Tú eres el jefe de la oposición –insistió Fabi ante un Guaidó incrédulo-. En eso, venía de frente Tomás Guanipa con un vaso de vidrio roto en la mano.

-¡Fabi, Juan! -saludó efusivo Guanipa.

- ¿Qué pasó? ¿Y esa sangre en las manos? - le preguntaron Fabi y Guaidó extrañados.

-Que le fui a dar un trago de whisky a James al mismo tiempo que Julio Borges, chocamos los vasos sin querer y se rompieron.

-Pero tienes sangre –le advirtió Fabi alarmada.

- Sí, y Julio también se cortó la mano, pero menos mal que a James no le cayó ni una gota de whisky en el traje- dijo y siguió buscando un baño.

Fabiana Rosales y Juan Guaidó continuaron mirando indecisos, no se podían regresar, debían, por lo menos, tratar de que Jame Story los viera, pero cada vez les resultaba más difícil; Henry Ramos Allup, lo tenía sujetado con las dos manos por un brazo a manera de llave de campeón de lucha libre: una en el hombro y otra en la muñeca, mientras que Leopoldo López se le plantó frente a frente en forma de escudo humano con la pose del Capitán América, ambos en medio de un grupo de opositores que se disputaban aunque fuese una mirada del falso diplomático.

Fabi y Guaidó levantaban la cabeza por encima de aquella jauría que se desvivía por llegarle cerca a James Story, cuando vieron salir del área de la cocina a Manuel Rosales, con un impecable delantal blanco con los símbolos de la organización criminal Un Nuevo Tiempo.

-¡Epa, Juancito! ¿Cómo estáis Fabi? - saludó el exconvicto.

- Señor Rosales ¿Qué hace en la cocina? -preguntó circunspecto Guaidó.

-Que le estoy haciendo una parrillita de chicharrones de cochino a James con un postrecito de huevos chimbos, pa’ que vean esos señores de allá del norte como cocinamos los maracuchos –dijo Rosales y se regresó a la cocina rapidito al escuchar el chisporroteo de una sartén.

- ¡Ah! Ahora entiendo –dijo Fabi.

- ¿Entiendes qué?, preguntó Guaidó.

- Que María Corina puso como condición que ella venía si le dejaban hacerle sus chicharrones con pelos al señor Story. Y seguramente Rosales le cayó adelante y no vino.

-Pero yo le hubiese dejado la cocina a María Corina –dijo Guaidó-. Además, ese es el pasapalo de ella en las reuniones.

-Papi ¡hey!, cualquiera no hace unos chicharrones como los maracuchos. Los maracuchos, fritos, hacen buenas hasta las piedras. Si lo sabré yo que estudié en Maracaibo… ¡Y comí chicharrones!, dígame si eran los pinchos que vendía un señor en el estacionamiento de la Plaza de Toros. Ahí me sentaba en la acera y ¡ummm sabrosos!

Fabi observó que "El Rastrojo" Guaidó le hablaba con la mirada perdida.

- ¿Qué le ocurre a mi esposito?

- Aquí pensando en la jugada que tiene Manuel Rosales con Leopoldo López, James Sory y todos esos malandros.

- ¿Qué jugada, papi?

-Se quieren lanzar todos a través del partido Un Nuevo Tiempo.

-Bueno, amorcito, te haces el jefe de Un Nuevo Tiempo, ¿cuál es el problema?

- ¡¿Jefe?! Quizás que planeaban conmigo.

-Bueno, papi, de todas maneras, mientras nos siga cayendo la plata de Citgo y Monómeros, tranquilito, tú sabes muy bien que tú presidente de verdad nunca vas a ser. Tampoco nos podemos caer a coba. Además, ya los malandros de la dictadura también inhabilitaron a todos esos jala mecates. No ves, míralo como está Carlos Vecchio, yo creo que se está babeando.

Guaidó observaba a Fabi con indignación, cuando irrumpió el subpresidente de Colombia, Iván Duque, con su anillo de seguridad. Y "El Rastrojo" y "La Primera Rastrojo de Venezuela" aprovecharon. En medio de los abrazos y los saludos, continuaron hasta donde estaba Story.

La seguridad de Duque iba abriendo paso, pero cuando llegaron cerca de Story ¡oh sorpresa!, no se sabe cómo, Delsa Solórzano había echado a un lago a Leopoldo López, y ahora era ella la que estaba frente a frente del gringo arreglándole el nudo de la corbata. Fabiana, al verla, se incorporó, soltó la mano de Guaidó y se agazapó, dio unos pasos a gatas, y tomando impulso de abajo hacia arriba irrumpió violentamente delante de Solórzano, quien tuvo que ceder de inmediato, soltar la corbata para no ahorcar al gringo. Duque y Guaidó llegaron detrás. Y James Story sacudía los hombros, el torso, buscaba arreglarse el traje, para saludarlos con prestancia y categoría mafiosa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4080 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com      @gcdimartino

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: