¡Cuerda de inútiles!

Paquita la del Barrio
Llevan 18 años de derrota en derrota, pero son la gente «decente y pensante de este país», siempre vencida por las «chaburros». Fracasa en todo: insurrección violenta, elecciones y diálogo, como declaró Chúo Torrealba. Pierde hasta cuando gana, como malograron la Asamblea Nacional que ganaron.

Más que derrotas son debacles, de las que es imposible recuperarse sin el respaldo de grandes impotencias mundiales.
Es tan barata y chapucera esa gente que es difícil evitar subestimarla. No se debe subestimar, sin embargo, porque hace daño, como el que te hace con los desesperantes precios de todo, para castigarte por haber votado por la Revolución. Por ejemplo. Para fracasar con su violencia ocasionaron la muerte de más de 100 personas, sin contar otros daños. Cuantiosos. Para no hablar de la riqueza que se dejó de producir durante esos cuatro meses de infamia callejera. Para fracasar cometieron la máxima crueldad: incendiar personas vivas.

Recurren a la insurrección violenta porque alegan que no hay condiciones para la lucha electoral, pero apenas la Constituyente convoca a elecciones regionales se postulan en paz y finalmente se niegan a juramentarse ante esa misma Constituyente …pero se juramentan. Menciono solo esa pifia.

Así y todo obtienen el 45% de la votación. ¿Por qué?
Entre otras cosas por los ríos profundos de la Europa tradicionalista que anida entre nosotros. No olvidemos que pasamos 300 años bajo una monarquía ultracatólica. Tuvimos en el siglo XX una inmigración que pasó por el fascismo: España, Italia y Portugal. Parte de esa composición demográfica integra la oposición carcunda que disfruta el exquisito morbo de votar por mequetrefes —les postulas un burro y votan por el burro, con el perdón de los respetables señores burros, que al menos son útiles. Es la que Henry Ramos Allup llama «la ultraderecha rancia, ultramontana, recalcitrante y repugnante». Imposible mejor definición de lo que es la Inquisición, el carlismo, el falangismo, el franquismo, el fascismo, la guarimba. Es esa tradición hispana absolutista de «¡Santiago y cierra España!», «¡muera la libertad y vivan las cadenas!», «¡muera la inteligencia, viva la muerte!». La que ahora se ceba sobre Cataluña.

¡Bravo, Nicolás!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5288 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a254427.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO