Alias la MUD tienen cien días hiriendo y matando gente

"Habito la zona donde carne y espíritu/ disputan como dos viejos rivales. / Sobrevivo a los desastres/ arrullado por bellos espectros/…" (Francisco Pérez Perdomo: "Confesión", en el libro "El hilo equívoco de los vocablos". Monte Ávila editores Latinoamericana. Caracas. 2014. P. 3).

El secretario general de la mud en el estado Lara, abogado Macario González, diputado suplente del coronel Teodoro Campos, alias "Comando" en la AN; el alcalde del municipio Iribarren, Ingeniero Alfredo Ramos, y el gobernador del estado, abogado Henri José Falcón Fuentes; todos individuos muy peligrosos, perdón, poderosos en la entidad porque, cada cual a su modo, representa el liderazgo formal de las llamadas mayoritarias fuerzas políticas opositoras en esta entidad federal, celebran muy ufanos en los medios audiovisuales locales o regionales los cien días de sus denodadas "luchas" por la democracia en Venezuela frente a "la dictadura" de Nicolás Maduro. Abrase visto.

A los efectos para celebrar, por su puesto como no podía ser de otra manera, desarrollaron este domingo pasado otro trancazo. Pero, adivinen, estimados y eventuales lectores: terminó con más heridos y hasta personas fallecidas, tanto en la capital larense como en otras partes de Venezuela; de tal suerte que, sin faltar a la verdad, bien se pudiera decir como el poeta del epígrafe, que habitamos zonas donde carne y espíritu se disputan la vida y la muerte pero hemos sobrevivido al caos que han querido sembrar en el país. Cien días hiriendo y matando. Qué descaro.

Ese, el de la calle es un frente de las fuerzas opositores oscuras sostenidas por un tridente diabólico. A saber, un frente civil, que representan los que dan la cara como diputados, alcaldes o gobernadores; otro frente violento, que es el de los guarimberos, encapuchados y paramilitares, llamados jóvenes de la resistencia, que siembran el terror en las calles, edificios y autopistas, aliñadas con robos, franco tiradores y cobro de peaje. Asesinos es lo que son.

También todas esas fuerzas coaligadas, cuentan con un frente internacional con sede en Washington, Nueva York, Madrid o quién sabe dónde. Lo cierto de todo es que es notorio, público y comunicacional que reciben financiamiento y asesoría desde el extranjero, de hecho muchos del frente civil no se bajan de un avión buscando apoyos en estrategias y dinero en billetes verdes. Eso es una mina.

Tampoco es cuestión de convalidar excesos de los cuerpos de seguridad, quien cometa homicidios culposos que responda por sus actos desmedidos, pero no es menos horroroso justiciar a los guarimberos; como hacen algunos representantes de organismos religiosos y académicos en Venezuela, que transforman a todos esos mercenarios en caballeros cruzados y no sé qué más de san Antonio José López castillo, el arzobispo de Barquisimeto y todos eso curas tartufos. Meros funcionarios comedores de hostias y nada más. Dios, Hijo y Espíritu Santo protégenos a nosotros que recurrimos a vos y no ofendan estas palabras.

Falta decir que la oposición tiene otros gladiadores igual de violentos y asesinos, aunque también el gobierno: los corruptos, no sólo los que se han apropiado de fondo públicos ahora tan necesarios, cuando el pozo petrolero se ha venido secando, sino los especuladores que, Dios bendito, no se el agua el ojo para aumentar cada vez más los bienes básicos, comida, remedios, ropa, calzado y pare usted de contar. ¡Qué desastre, qué locura! Como decía el finado narrador de beisbol don Beto Perdomo.

En fin, de todo lo anterior la conclusión viene a ser que Venezuela en esta hora baja, parece requerir, precisamente, de espíritus elevados. Estadistas llaman algunos, a fines de que acuerden sobre un horizonte de futuro común. Pero no parecen ser los actuales líderes de la oposición los mejores candidatos para consensuar, aunque uno y otro sector tendrán que hacer el esfuerzo, de lo contrario el actual escenario de horror se convertirá en una vaina exponencial que nos convertirá el polvo cósmico; no trascender pendencias de baja monta es lo principal. Y no tener interlocutor es otra de las tragedias que agobian eso que cronistas de antaño llamaban el país nacional. Se buscan líderes para la reconstrucción social de Venezuela. ¿Quién se ofrece?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 443 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a249207.htmlCd0NV CAC = Y co = US