Henry Ramos Allup: ¡Aló, aló, Obama, me escuchas, aló; necesito ayuda humanitaria!

Mientras languidecen las sombras en la sabana apureña, la frontera colombo venezolano, es un hervidero, de nuevo y por orden presidencial estará cerrada, 72 horas, ¡por ahora!, en Caracas, la capital de la Republica Bolivariana de Venezuela, sin que le tiemble el pulso, Nicolás Maduro, el Presidente, en su anterior decreto ha dejado sin efecto monetario al billete de Bs 100, dentro de las siguientes 72 horas... Propios y extraños, vecinos, amigos y enemigos enmudecen, se paralizan, cuando no enloquecen encolerizados por la osada medida. Se busca proteger al sistema financiero venezolano de sus detractores, de quienes en busca de poder político quieren caotizar nuestra economía. Esos que han llegado a sustraer de nuestro país unos 300.000 millones, si, 300.000.000.000 de Bs en billetes de 100 a través de la hermana, ¡de la hermana Colombia! hacia puertos europeos; España, Alemania, Suiza, Ucrania, Polonia... Los fariseos y sus medios propagandísticos quedan atónitos, en Venezuela no encuentran explicación validad, la verdad es incuestionable y todo cuanto dicen y hacen para criticar la medida los pone en evidencia. Ellos, desde la oposición son cómplices... uno a uno se van quedando con las ganas de destruir nuestra Nación. ¡Y ahora también con los billetes de Bs 100 desmonetizados, je je ja, jo, jo, jo, prendan la luz que es diciembre!

La inepta AN, con sus dos terceras partes de mayoría opositora, al final del periodo de sesiones o de inasistencias, apresura el paso y convoca, convoca a una sección de útima hora para destituir a Nicolás Maduro y en 30 días, según ellos, llamar a elecciones. La inesperada combinación de recta de izquierda con uppercut, propinado por Nicolás contra estos mafiosos y sus amos, les paraliza el hígado, es de proporciones económicas inconmensurables, no encuentran en qué ni cómo pensar, no hay gesticulación posible que ayude a pasar el amargo trago. En el palco presidencial, Henry Ramos Allup, mira de reojo en todas direcciones del hemiciclo, dubitativo, con sus manos entre los bolsillos se pavonea en torno al curul, lanza por distracción una que otra patadita, esta precalentando los motores, toma asiento, cabizbajo y de muy pocas ganas da inicio a la sección..., El bloque de la Patria, con sus razones políticas y jurídicas sobre las faltas constitucionales de la AN, se retira. Henry, parece nervioso, mira el reloj, una y otra vez, esa tertulia no tiene pie ni cabeza, no tiene razón de ser. Suda, suda frio, atiende una que otra llamada, se ve deprimido, nervioso, sudoroso... Menea su cabeza de un lado a otro, de arriba a bajo, de abajo arriba, soba su cuello, sofocado y en evidente desespero suelta el nudo, la corbata parece asfixiarlo. Se levanta, mira de nuevo en todas direcciones y muy sigilosamente se retira...

En los pasillos que conducen a su oficina parlamentaria, apresura el paso, lo redobla mientras llama por teléfono: ¡Aló, aló, aló, presidente Obama, me escucha, aló, me escucha, es Henry Ramos Allup, el nuevo Presidente de Venezuela! ¡Presidente, me escucha, le habla Henry Ramos Allup, Presidente de Venezuela!, ¿usted me escucha?, aló. Mire presidente Obama, ya cumplí con lo pautado, destituí Nicolás Maduro y destruir a la Revolución castro Comunista Chavista esa, el trabajo esta hecho may frends, pero es de suma importancia que usted me envié un avioncito que me recoja en la carlota para concretar la ayuda humanitaria. ¿Usted me escucha presidente Obama? Detiene su apresurado andar, atónito mira, mira las cuatro paredes que lo encierran, aturdido, con mirada profunda y extraviada, se desploma. ¡Te caíste papaíto, solo soliiiito!

Desde la casa blanca, Obama, en sus últimos paseos otoñales, recorre los pasillos, atiende la llamada de Henry, la comunicación es pésima, malísima, no logra descifrar la excelsa lexicografía Alluptoniana, separa el teléfono de su oído, se detiene y mira a la distancia, ya no escucha. Su mirada perdida, triste, revela la mas terrible y profunda de las derrotas que presidente alguno halla tenido en la historia de los Estados Unidos: a lo interno por los problemas sociales, económicos y políticos nunca resueltos, ¡Oh derrotado por Trump! tiene las santas palabras para señalar que fue culpa de Rusia, Derrotado, en Irak, en Irán, en Siria, en América por Lula, por Evo, por Néstor, por Cristina, por Ortega, por Chávez en Venezuela, y ahora por Maduro, ¡un simple y sencillo chofer de autobús! La última brizna otoñal en los pasillos de palacio revela el sufrimiento y decepcionante actuación del hombre más poderoso de la tierra, del hombre que sin méritos fue premio Nobel de la Paz y llenó al mundo de miseria, destrucción y muerte como ningún otro presidente. ¡Chao Obama, parecen decir los susurros invernales!

Oh, my friend Henry, can not listen well your you words, repeats, repeats, repeats, please! Humanitarian aid, aja, when, when! You don't hear well, but if it is for humanitarian aid that now you have to wait for you coordines with Trump! Already not I am President and also require that someone me from a little help humanitarian my friend!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1618 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: