Dirigencia MUD: ¡Cobardes!

El comportamiento de la MUD, su dirigencia, demuestra que no tiene autonomía, no son independientes y obedecen a intereses extranjeros, no se mandan pues. Con el avance de la revolución bolivariana, el fascismo incubado en lo más recóndito del subconsciente opositor aflora para expresarse lleno de odio y echando espuma por la boca como perros rabiosos. Esto ocurre en parte de su dirigencia; lo lamentable y doloroso, es que una parte importante de la sociedad, incluyendo la pobre y clase media, se ha dejado manipular por el discurso de odio opositor, pero sobre todo por el mensaje de odio que el imperio le trasmite a través de distintos medios, en donde les hace ver que ser dirigido por alguien nacionalista y revolucionario “no es chic”, aun cuando sea éste quien defienda sus intereses y la de sus hijos.

Sin duda que esos mensajes no están diseñados ni decididos acá en el país, no es creación de los dirigentes nacionales de la MUD, son mensajes impuestos por las trasnacionales de la manipulación que se juntan en grandes compañías de marketing capaces de convertir mil mentiras en millones de "verdades". La forma como la gente común reacciona nos demuestra que se solapa en lo más recóndito de sus mentes lo aprendido por una sociedad excluyente, vanidosa y disociada, llena de lugares comunes en donde la razón es superada por la locura de no razonar sino repetir como un loro lo que los medios difunden.

La ideología capitalista se ha basado en el engaño y la mentira. Los pueblos se han manipulado vendándole los ojos y convirtiéndolos en sadomasoquistas que se agreden a sí mismos apoyando a sus verdugos, los estudiosos llaman este fenómeno, de manera rimbombante, ingeniería social, los metamensajes en base a la estructura social de quienes lo reciben tienen una intencionalidad política, sociológica y cultural que en muchos casos lleva al sujeto receptor del mensaje a despreciarse a sí mismo adoptando la ideología de la clase dominante, es decir, de su verdugo.

La clase media es uno de los segmentos más perjudicados por esa manipulación, los sectores profesionales que fueron formados en el capitalismo, no como una forma de crecer individual y humana mente, sino para que interpretaran el sentido de "éxito" en base a los números que posean en sus cuentas bancarias, todo lo humano para ellos es fracaso y la frustración cunde sus almas, la misión del imperio y su propaganda es trasladar esa frustración a “la responsabilidad” en este caso de Maduro y la revolución bolivariana. Los títulos son tomados como una patente de corso para enriquecerse y malgastar la vida en banalidades, en cosas sin esencias y valores de humanidad. Entienden la solidaridad como el ejercicio de dar limosna, se desprecian a sí mismos, nunca están satisfechos con lo que son pero envidian a todo el mundo. Si alguien progresa les molesta, si alguien sabe más que ellos en vez de aprender de éstos establecen una competencia que por sus incapacidades termina arrastrándolos al odio enfermizo, esto, planteado de esta forma nos puede ayudar a entender de mejor manera el fenómeno que ocurre con muchos venezolanos, incluso, parte de los que dicen ser rojos rojitos.

Ahora entendemos el porqué de tanto odio a Chávez; Chávez, el campesino que nunca dejó de serlo, aquel del "epa compadre" les trastornaba... "uy, que chimbo, un presidente jopeando a la gente". En fin, los imperialistas que conocen de esa estructura mental se han afincado en esas falencias de los venezolanos de la llamada "clase media culta" que con el avance de la revolución no ha demostrado otra cosa sino ser una clase media inculta e ignorante a pesar de los títulos y oficios conocidos que requiere nuestra urgente atención y ayuda, no dejemos que esa clase media sea arrastrada como carne de cañón a la guerra imperialista y de las trasnacionales contra Venezuela y su pueblo. Una verdadera lástima que se pierdan tantas capacidades, llamémoslas técnicas, por una ideología impuesta en base a la lógica imperialista. Prefieren ser limpiadores de sanitarios en el imperio que útiles a su patria, eso no es lógico y por llo estamos obligados a dar la batalla en ese terreno.

Hemos comenzado de esta manera, para tratar de comprender el hecho de que la oposición es apoyada por un sector de la sociedad que pareciera no entender el daño que esta gente le hace al país, chavista y opositor, pero ese apoyo no es consciente, está motivado por la exacerbación de los odios, rencores y frustraciones que por el capitalismo y su ideología, esos seres humanos, han sido alienados y dicha alienación los enajena de la realidad para situarlos en una “realidad” virtual creada por los medios imperialistas; eso los hace enceguecer y no ver los logros de la revolución aun cuando los tengan en sus narices, mucho menos ven los daños al país causados por los imperialistas, cuando se trata de daños que atentan contra todos, incluso, mucho más contra esa clase media que sueña con Disney, Miami dade, etc.

Suficientes pruebas existen sobre los vínculos de la derecha a los planes para sabotear al país; por cuatro monedas se entregan al imperio, por la satisfacción de sus vanidades que los lleva a rechazar automáticamente a maduro por el hecho de ser autobusero, para ellos eso es “lo vital” y no ven la inmensa tarea que este hombre está haciendo en el país al proponer e impulsar los 15 motores de la economía, en la línea de Chávez, sí, pero a Maduro nadie le puede quitar lo bailao.

Solo lo analizan (a Maduro) por el hecho de ser obrero, nunca se detienen a tratar de entender el cómo, de qué forma y manera un obrero ha sido capaz de llevar el país adelante en medio de esta terrible guerra contra los precios petroleros, guerra y bloqueo financiero, guerra de extracción de productos, acaparamiento y especulación terrible. De entrada rechazan la implementación de los 15 motores en la economía, una enorme iniciativa que sienta un precedente al plantear toda una transformación económica pasando del rentismo petrolero a una economía productiva, sin embargo, esto no es valorado por esos sectores disociados. No solo me refiero a los dirigentes de la MUD, que por intereses politiqueros, subalternos y antipatriotas se prestan como quinta columna, por cuatro lochas al saboteo contra el país y la guerra psicológica contra sectores disociados y enfermos, sino al ciudadano común opositor que, aun siendo agredido por las acciones de esa oposición terminan culpando al gobierno de todo, cuando solo se ve a un gobierno junto al pueblo consciente echando el resto para sacar el país adelante.

Solo basta tener cuatro dedos de frente para entender que toda esta madeja de la oposición no persigue otra cosa que dañar al país, destruirlo, acabarlo y entregarlo a los imperialistas y sus trasnacionales que les paga. La operación con Dolar Today, las acciones en Mercosur por parte de la derecha, las guarimbas y la violencia, los llamados a sacar inconstitucionalmente al presidente Maduro, los llamados a violentar la constitución para aplicar una ley de amnesia criminal, la elaboración de una ley de vivienda que sirva solo para provecho de las oligarquías inmobiliarias en detrimento del pueblo, la oposición a respaldar las medidas económicas para sacar al país de la crisis generada por el imperialismo con la inundación de petróleo de esquisto y las maniobras en medio oriente para contrabandear petróleo extraído por bandoleros como los del Estado Islámico, el bloqueo financiero y el acoso con las llamadas calificadoras de riesgo que nos hace pagar más intereses y colocar nuestros bonos más baratos, hacerse de la vista gorda y respaldar tácitamente el contrabando de extracción de alimentos, productos básicos y papel moneda, entre muchos otros ataques por todos los frentes son desconocidos por la cobarde MUD y ésta le trasmite a sus seguidores el mismo patrón disociado que los lleva a desconocer que tienen una casa solo gracias al gobierno y la revolución porque si los créditos indexados siguen ellos estarían en la calle.

Por otra parte, el desconocimiento absoluto a la gestión de un gobierno que invierte en la sociedad: pensiones, viviendas, bienestar con la implementación de medidas como el plan cambalache, la implementación de los CLAPs, el impulso del turismo, los avances en educación, agricultura, producción nacional, etc. Todo es desconocido y lo extraño es que no lo hacen razonando algo sino desconociendo que nosotros existimos y estamos haciendo una revolución. Tema para los psicólogos sociales y estudiosos: a mi entender Venezuela es un enorme teatro de operaciones de la guerra de 4ta, 5ta y 6ta generación.

Ellos prefieren quedarse con un dólar de cada 100 que se llevan las trasnacionales a quedarse con el 72% de inversión social en una sociedad que crece y se desarrolla, además que incluye a sus hijos y generaciones futuras, pero lo grave es que lo hagan con violencia y rencor sin sentido, lo cual indica que son objeto de una terrible manipulación que los ausenta de la realidad... A esa derecha le molesta que la población sea culta y se forme permanentemente y pueda surgir ante el mundo como una potencia moral y ética. Por ello rechazan iniciativas en ese sentido, en el sentido de la ética, porque es a lo que el imperialismo y las grandes trasnacionales le temen: Dignidad, moral y ética, a que crezca la moral y la ética en esta patria. Ellos saben que a la medida en que avance la moral y la ética la sociedad será más justa y eso les aterra porque se alejaría la posibilidad de ponernos a pelear entre hermanos.

Por esa razón promueven el narcotráfico, aúpan el bachaqueo, la pérdida de valores de solidaridad y humanidad, ellos quieren que aquí nos comamos unos a otros hasta desaparecer todos y que eso les permita apropiarse del país. Inclusive los propios dirigentes de oposición serían apartados por el imperio cuando logren restaurar sus privilegios y el poder político en la nación, no tengan duda de eso. Hay muchos empresarios que prefieren apoyar los planes imperialistas, sin darse cuenta que en un hipotético control por las trasnacionales del país, ellos serían los primeros en desaparecer como empresarios porque serían las trasnacionales quienes manejarían todos los negocios del petróleo, el oro, el coltán y todas las riquezas de la patria y esos empresarios, que tienen grandes posibilidades con la revolución, solo serían subcontratados por estas grandes corporaciones, si es que les toca.

Cuando le coloco el nombre a este artículo es porque sabemos que parte de ese cogollo opositor sabe muy bien lo que pasaría en un negado retorno de las trasnacionales al país apoderándose políticamente del mismo, pero el temor y la cobardía los lleva a aliarse con el enemigo, prefieren recibir migajas de los imperialistas antes que apoyar un proyecto nacional de desarrollo que los incluye a ellos. Venezuela es una gran potencia, se prepara para ello y solo los revolucionarios somos capaces de llevarla al punto en donde el desarrollo se haga irreversible.

Solo manteniendo la independencia Venezuela será una potencia, solo manteniendo la revolución Venezuela trascenderá el sub desarrollo, solo invirtiendo en lo social desataremos la fuerza volcánica creativa de un pueblo capaz de conquistar el mundo con su solidaridad y humildad, pero hay que derrotar esa ideología colonialista que nos han impuesto de hacernos ver y sentir inferiores, incapaces y sin futuro. No olviden compatriotas que esta es la patria que parió a Bolívar, el que acabó con imperios, parió a Chávez el que fue capaz de sacar al mundo del marasmo del llamado "fin de la historia" para nuevamente traer la esperanza de redención al mundo.

Esos pilares los tenemos aquí para trascender en el mundo. Por eso considero que es menester elevar el discurso. ¡Hasta cuando caer en el ritornelo con la pobreza intelectual de la MUD! Estemos pendientes, denunciemos y actuemos en consecuencia, hablémosle claro al pueblo, mantengámoslo informado de cada detalle, organicémoslo, vamos a politizarlo en la óptica revolucionaria y la filosofía chavista que nos aporta mucho. Allí está la guía, allí están las alamedas abiertas para la marcha: Bolívar, Chávez, Simón Rodríguez, Zamora, entre muchos otros y otras.

No perdamos más tiempo en una oposición que no le queda otra alternativa que darle una patada a la mesa, pero eso pasa por ganarles la batalla en ese ámbito y demostrarle al mundo que los verdaderos dialogantes somos nosotros, y no porque se nos ocurre como marketing político, sino porque es la verdad. Podemos dar ideas, orientar, motivar e incentivar, pero el valor patriótico no se coloca en transfusión y lo que demuestra la MUD en la mesa de diálogo no es sino una terrible cobardía al imperio, son esclavos de las trasnacionales y temen a la libertad de decidir de acuerdo a sus consciencias.

A ellos los mata el diálogo, lo vengo diciendo desde hace rato, http://www.aporrea.org/oposicion/a234102.html por eso ahora no saben qué hacer con el mismo, no encuentran como levantarse de la mesa y como dice Diosdado, "cada vez que lo dejen afuera se lo van a quemar". Pero lo importante en este caso es que el pueblo nos comprenda y entienda el proceso que vivimos. Todo este esfuerzo por la paz tiene un objetivo central, la vida del pueblo. Por el contrario, la derecha no le importa la vida del pueblo, por eso no le importa en llenar de violencia a cualquier país, en fin, ellos saben muy bien que quien muere es el pueblo, de un lado y de otro y eso a ellos no les importa.

El pueblo venezolano, chavista y opositor debe saber muy bien que la MUD, sus dirigentes, no quieren diálogo porque el imperio les impone que desarrollen el plan de la violencia, y la cobardía de estos dirigentes es tal, que son incapaces de oponerse a los designios imperialistas. Por eso hablan pa'lante y pa'tras, por eso no dan pie con bola.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1423 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor