Cumpleaños infeliz o (an) happy birthday

El júbilo y el desenfreno emocional explotaron en el corazón de la dirigencia opositora venezolana el 06 de diciembre del 2015. Se había conseguido ganar a través de los votos y por amplia mayoría, la Asamblea Nacional. Los resultados con hidalguía fueron reconocidos tanto por el gobierno nacional, como sus seguidores. No hubo ningún llamado a la violencia.

Los circunstanciales ganadores, borrachos de alegría sacaron los retratos de Bolívar y de Chávez con argumentaciones fascistas, y a la vez, un anciano no tan noble, fue elegido como presidente del legislativo, autojuramentándose  sin la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. De hecho omitió la palabra Bolivariana. No hubo ninguna mujer en la directiva de esa Asamblea Nacional.

Sus financistas en el exterior esperanzados, creyeron que por fin iban a ver retribuidos sus enormes inversiones, pues era ‘seguro’ que por fin, esa dirigencia cumpliría con entregarles las riquezas del país a través de un futuro presidente de la república títere. Se ratificaba esa esperanza al prometer en seis meses, cambiar al gobierno actual, (que sigue actual). Sin duda, esos financistas se sentían bendecidos, pues un mes antes había ganado el derechista Macri en Argentina y estaba en proceso un golpe parlamentario en Brasil. La entrega de la rica Venezuela sería sólo cuestión de meses.

Pero el circunstancial triunfo escondía muchas trampas de estiércol. Por un lado los ‘autopresidenciables’ se frotaban las manos ante la supuesta caída de Maduro, y cual niños comenzaron a jugar a la casita (de Miraflores). El empresario Mendoza hablaba como el futuro presidente, aupado por miles de desclasados en redes sociales;  Capriles se juraba en el espejo que sería el nuevo presidente respaldado por programas miameros; López no podía dormir en Ramo Verde pensando en su discurso presidencial, mientras que su esposa disfrutaba de viajes en Europa; Falcón jugaba a ser un presidente que abarcaría a todos; Machado en todos sus sueños aparecía con la banda presidencial; Allup aun ebrio por su designación, prendía su motor (el de fuera de borda) comunicándole a los jóvenes que él era su futuro, mientras que su esposa creyéndose primera dama arremetía contra las mujeres trabajadoras de Venezuela desde un pasquín televisivo en globovisión.

Sus seguidores estaban a la expectativa, mientras los chavistas que se abstuvieron o que desorientadamente votaron por la derecha, esperaban “el final de las colas” y las promesas del llenado de los anaqueles. Sin estar conscientes que la derecha profundizaría la crisis, pues esta les ayudó a lograr hacerse del legislativo (junto con graves errores electorales del PSUV y aliados, más otros errores de gestión presidencial)

Así pues, la AN(acrónica) se enfocó en otros asuntos, siendo el gobierno nacional el que daba propuestas para solucionar los problemas; uno de ellos los CLAPs que inmediatamente fueron atacados.

La nueva mayoría de la Asamblea en su codicia, dejó en segundo plano al revocatorio, porque era primordial enfocarse en el negoción de hipotecar los hogares que se había construido gracias la Gran Misión Vivienda Venezuela. Intentaron por tanto, crear leyes para que todas pasasen al mercado inmobiliario secundario (1) y con la figura del  ‘justiprecio’ la oligarquía financiera fuese la beneficiada. Plan que fracasó, gracias a la acción del gobierno y de un pueblo que Chávez despertó. Así pues, sólo quedó demostrada la falsedad de sus dirigentes cuando decían en antaño que no existían tales casas construidas y la llamaban con desfachatez la “misión maqueta”.

Luego en marzo esos miembros opositores de la AN, se terminaron de arrancar la careta intentando en el parlamento hacer una ‘autoamnistía’ (2). Esa “Ley” que no resolvía para nada los problemas de los venezolanos, pero que se “perdona-self” (perdonarse a sí mismo) su crímenes (incluyendo los futuros) despertó gran indignación. Fue sin duda, un fracaso moral-político. La gente comenzó a decepcionarse mucho más de ellos.

Al no poder aplicar eso por inmoral y descabellado, la MUD comenzó a recoger el 1% de las firmas en abril (en lugar de enero); eso sí, prometiéndole a sus desclasados seguidores que con sólo ese paso ya estaría fuera Maduro y su gobierno. Los medios de la derecha a grandes titulares dijeron que se había recogido más de un millón de firmas. Pero también les salió mal ese paso, pues, con ouija en mano, pusieron a firmar a los muertos y además suplantaron a muchos vivos. La fácil recolección de firmas del 1% y  que contaban con 5 días para recoger 200 mil, fue a la postre uno de los fraudes más grandes cometidos en esta década de la vida política venezolana.

Debo hacer un paréntesis y lamentar en lo personal, que movimientos políticos de izquierda, en nombre de la Revolución, hayan apoyado un eventual referéndum a sabiendas que su triunfo no solamente favorecería a la derecha abiertamente antichavista, sino que torpemente avalaron un proceso plagado de trampas, que de ser aprobado de esa manera sería un precedente de decadencia moral para las futuras generaciones, eso sin mencionar que no se atacaba a la figura del referéndum, sino al camino insconstitucional de llegar a él. Una falta de visión estadista total, tema que posiblemente aborde en otro artículo con mayor profundidad.  

Volviendo al tema, sería interminable enumerar el amplio prontuario de errores que ha cometido esta anacrónica Asamblea Nacional, donde su mayor logro es haber roto, en un solo año, todos los records de ausencias. Donde también, han querido saltar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela a su antojo, [hasta un impeachment a la brasileña en su desesperación quisieron desacertadamente aplicar (3)], pero lo que lograron fue evidenciar lo que todos los chavistas (o chavecistas) sabían: La oposición está irreconciliablemente dividida.

Para horror de la oposición nacional y foránea, recientes encuestas revelan la preferencia de los venezolanos a que Maduro resuelva los problemas económicos del país en vez de sus adversarios. (4) Y para colmo, en estos tiempos, donde la oposición no tuvo más remedio que sentarse en una mesa de diálogo, tuvo que admitir que si hubo (y hay) una guerra económica, cuando se comprometió recientemente a luchar contra el ‘boicot’ económico (5). Está tan mal la oposición que la ‘paraoposción’, es decir la CLEV está en contradicción abiertamente con el Vaticano.

En este sentido, este 06 de diciembre de 2016, donde se cumplió un año de ese triunfo desperdiciado por la oposición, no se ha visto ninguna expresión de júbilo. Ni siquiera una concentración celebrando el primer añito de la “nueva” AN(acrónica). Sólo caras largas y decepción entre sus seguidores.  Sólo les queda a esa mayoría circunstancial en esta navidad, que en vez de colocar una media colgada en el símil de chimenea junto al arbolito, colocar un pesebre, pues sin dudas  esta vez, es mejor acordarse del niño Jesús que de San NICOLÁS.

¡ Hasta la victoria siempre ¡

Referencias:

(1)http://www.aporrea.org/misiones/n285040.html

(2)http://www.el-nacional.com/politica/Asamblea-Nacional-aprobar-amnistia-martes_0_820118146.html

(3)http://reporte24.org/2016/10/preparan-impeachment-contra-maduro/

(4)http://noticiaaldia.com/2016/10/hinterlaces-51-de-los-venezolanos-prefiere-que-maduro-resuelva-problemas-economicos/

(5)http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/economia/gobierno-oposicion-se-comprometieron-luchar-boicot-economico/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1078 veces.



Norberto Domínguez Contreras


Visite el perfil de Norberto Domínguez Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a238240.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO