Precisemos, El ensayo y error en la derecha

La grandeza del imponderable poder visionario de Hugo R. Chávez F. carece de parangón después del exhibido por Simón Bolívar.

Las mil y una formas, estrategias y tácticas propias de las  intentonas fallidas de golpes de Estado  practicadas a diario con variaciones de corto plazo, pero sostenidas y encadenadas, más que aplicaciones de modulares diseños golpistas made in USA, han sido ensayos tentativos a manera de experimentos diarios que, por lo menos, cuando fallan  les permite al enemigo corregir y seguir adelante en su perversa búsqueda de un camino alterno a los resultados electorales válidos ya que definitivamente ninguno de tales resultados democráticos  podrán devolverlos al poder político perdido. En/y para la aplicación de dichos ensayos y errores  los ayuda obviamente la riqueza mal habida durante siglos derivadas de explotación de mano de obra proletaria y riquezas ajenas en los territorios de “ultramar”.

De todo político es sabido que de muy poco sirve un poder legislativo, por ejemplo, cuando este carezca de una perfecta concordancia o armonía con los demás poderes del Estado. Tal concordancia puede perfectamente prestablecerla la misma Constitución para bien o para mal de la reivindicada voluntad popular. Por supuesto, hay Constituciones que se han cuidado, por parte de la clase burguesa, de conservar el poder por encima de las decisiones populares masivas. Es el caso de las de los países legislativos como Paraguay, Honduras, otros y la misma Argentina que no supo ni tomó la iniciativa de blindar oportunamente su Constituciones de los zarpazos legislativos y judiciales que estamos y hemos presenciado. Seguramente, en tal sentido son países que no habían madurado suficientemente y de allí que Venezuela conserve su honroso e histórico carácter paradigmático en liberación en materia de yugos imperialistas.

Así, en nuestro caso, pues, la bicameralidad legislativa, establecida como un blindaje del Puntofijismo, almacenaba un poder senatorial vitalicio incluso para Presidentes corruptos y e indeseables que habrían sido decisivos y adversos a cualquier movimiento democrático de tinte izquierdista.

A finales del siglo pasado, el para entonces candidato a participar en contiendas electorales propias de la “democracia” burguesa, el Teniente Hugo Chávez, así lo interpretó brillante y oportunamente. De aquí una de sus grandezas y su indiscutible poder visionario que hasta ahora y después de Bolívar no tiene parangón sobre esos aspectos.

Recordemos que su primera decisión, en estricto cumplimiento de sus promisiones electorales, fue ir al pueblo para que este constituyera una nueva Constitución más ecléctica, por lo menos, y así lo logró.

Po supuesto, diferencias vitales como son las de la Venezuela siempre ejemplarizante en territorios americanos, marcan y estarán haciéndolo por mucho tiempo respecto de los ascensos al poder de la izquierda en otros países que se rebelen, pero que constitucionalmente sigan chapados con la vieja estructura burguesa.   

Mal puede esperarse, salvo con la ingenuidad que nos ha caracterizado y con la garantía proimperial de gobernantes títeres-como los que han solido tener estos pueblos-por ejemplo, esperarse acciones favorables a la cusa libertaría que emanen de organizaciones panamericanas como la ONU o la OEA,  mientras en ellas el poder de los más poderosos se halla blindado, por ejemplo, con poder de veto sólo para algunos de sus miembros y cuyas sedes operen tiesamente en los propios EE UU, un país solemnemente aburguesado y  donde para entrar un rebelde es poco menos que imposible por ahora.

En ese aspecto, terminemos dándole carácter científico a las premonicones del docente y preceptor  Simón Rodríguez quien tuvo bien clara la diea de que para hacer revolción, esta debe contar con revolcuionarios que oportunamente vayan teorizando y creando los nuevos valores para este n uevovo modo de vida sin los largos trechos del ensayo y error que suele caracteriazar a los empiricos y empiricistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1295 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: