Auditorías Moradas

El rector de la UCAB les alzó la mano a Carmona y Ortega, cuadró con el sabotaje petrolero, el golpe del 11-A y ahora quiere dar lecciones de democracia y auditar el registro electoral. El Consejo Universitario de la UCV manifestó su júbilo después del carmonazo y convocó a clases porque todo había vuelto a la “normalidad”; abrió los estadios para que los guarimberos montaran musicales y mancilló el Aula Magna cuando recibió en su seno a los tradicionales enemigos mediáticos de la autonomía universitaria. Durante años, la democracia estuvo ausente de la Universidad Simón Bolívar. Una élite de profesores titulares escogía la terna que debía presentarse a los ministros de la IV República para que éstos designaran al rector. A puro dedo.

Autoridades de estas tres casas de estudios vienen insistiendo en auditar el RE, pero de acuerdo con sus calculadas condiciones. Ya Antonio París incurrió en la ligereza de poner a la UCV a avalar una encuesta chimba, la cual se le atribuyó a la empresa de Seijas y éste la desmintió. No se detuvo París en comprometer el prestigio de la institución y de toda su comunidad, como si se tratara de una hacienda de su propiedad. ¿Quién dijo autocracia?

La democracia empezó a llegar a la Simón Bolívar con este gobierno, al exigir la extensión del voto a todos los profesores de escalafón, como camino para una autonomía plena, con abierta participación estudiantil. En la UCAB, jamás ha habido elecciones y la foto de Ugalde entre dos golpistas retrata la ideología de este rector designado a dedo. En la UCV, hay decanos reelectos hasta por cuatro períodos por una asamblea institucional cautiva y, algo revelador, la Comisión Electoral de mi universidad está integrada por las mismas personas desde hace 20 años. ¿Qué les parece?

En verdad, estos tres rectores cumplen un papel asignado por la oposición abstencionista. Y el abstencionismo es la orden del imperio. Si el CNE les acepta sus inaceptables condiciones, cuestionarán los resultados electorales del 3D antes de conocerlos. Si no se las acepta, chillarán que los resultados serán dudosos y armarán un berrinche “académico” mediático. Así que no hay manera cuando la intención es política y premeditada.

Otro aspecto que cuestiona la oposición es la automatización electoral y clama por el conteo manual. Pues, veamos la hipocresía de toga y birrete. Ocurre que en la UCV todas las elecciones, en todas sus fases, son totalmente automatizadas. Así como lo leen. ¿Y saben quién asesoró técnicamente a la UCV para la automatización electoral? Nada menos que el famoso chino Chang, de Acción Democrática, y el viejo CNE de la Cuarta República. ¿Me lo contaron? No, viejo, participé en esos procesos electorales cuando fui electo representante profesoral ante los co-gobiernos de Escuela, de Facultad y ante el Consejo Universitario. En la UCAB, las elecciones rectorales no son automatizadas, ni manuales, ni nada. Todo es democráticamente a dedo.

A la auditoría que estos rectores pretenden hacer con sus “métodos” y condiciones, se suman ahora las que amenazan con realizar, “por nuestra cuenta”, el partido de Manuel Rosales y el de Julio Borges, es decir, todo el mundo hará su auditoría para poner el caldo electoral morado. Este es el objetivo de estos auditores de intenciones políticas inauditables pero predecibles. Ya el pueblo los tiene a ellos milimétricamente auditados.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2723 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor