Julio Borges & Company; estafadores de oficio

¡Cayó el gobierno!¡se acabó el régimen!..., ¡viva la democracia, la libertad!...

Al pasar de los días, la vida parecía volver a su cauce "normal", sin agua, sin luz, con cada vez menos alimentos y si, mayores e interminables colas; no, colas no, estaban totalmente prohibidas, como lo estaba la libertad de pensamiento, de culto, de reunión, de expresión. Sólo si estabas en uno de los campos de concentración, de "exterminio", instalados en cada una de nuestras ciudades, ¡hasta en la más distante y pequeña población! Silencio, silencio absoluto, sepulcral, una que otra vez, reinstalado el servicio eléctrico para que los medios de comunicación, "libres e independientes", trasmitieran la "cadena informativa oficial" mostrando, en primer plano y a cámara cerrada, el abatimiento de peligrosos extremistas, terroristas del extinto régimen, es decir; chavistas, maduristas o cualquier persona que detenido en una calle pareciera un peligro inminente. Extrañamente la delincuencia organizada no existía o no se mencionaba…, todo este estado de buenas nuevas ocurría tras la instalación y consolidación del "nobel gobierno" bajo la tutelada, complaciente y protectora mirada del ejército invasor, "gobiernos e instituciones libres y democráticas del continente y más allá"

En la compañía, por tercera, cuarta… enésima vez, nos movilizaban para el acto protocolar de otorgamiento de títulos de propiedad a los "enésimos compradores" del entonces "complejo habitacional Mamá Pancha", ahora por su enésimo nombre: Caribbean Country Club JB & Company Resort. Mientras esperamos ante las cámaras, como barra para los aplausos, sin que me observen pensar; recuerdo los días pasados, durante el gobierno madurista, chavista, estas construcciones constaron a la Nación Venezolana, ¡para los venezolanos!, $ 70.000.000.000, ¡setenta mil millones de dólares!, inversión que hoy, tras de cada venta, "se recupera" y se revaloriza como deuda hipotecaria "impagable" de cada nuevo propietario. ¡Mierda, vieron que estoy pensando!, ¡Allí viene el guardia!¡Sudo, si, muy frio! Mi estómago se comprime hasta el otro lado del cuerpo. Se detiene a mi lado, tiemblo, tiemblo de pavor, con la mirada hacia el suelo, observo sus viejas y roídas botas a medio limpiar…, una gota de sudor cae sobre ellas, "verga me jodí", ¡no es mía!¡las mías están paralizadas por todo el cuerpo! Como en una interminable pesadilla, y más que por valor, por coraje, del que acorralado, sabe que morirá, levanto la mirada y observo la palidez y sudoración en el rostro de mi verdugo. ¡Es mi vecino, el que siempre trató de convencerme de las bondades y libertades que un gobierno opositor nos traería!

A la letra, en el contrato de compra venta, se puede leer: "ESTA ES TU PROPIEDAD PRIVADA, NADIE TE LA PUEDE QUITAR, SÓLO LA PODRAS VENDER, ENAGENAR U OTORGAR EN HERENCIA CUANDO HAYAS CANCELADO LA TOTALIDAD DE LA DEUDA HIPOTECARIA"

NO A LA LEY DE AMNISTIA Y AUTO PERDON

NO A LA LEY DE TITULOS DE PROPIEDAD DE JULIO BORGES



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1973 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: