Luis Salas, el endoclasismo y el endorracismo

La designación de Luis Salas como vicepresidente del área económica, generó en la oposición, como era de esperarse, una reacción de ataque; más aún porque saben que Luis Salas no nada entre dos aguas y que tiene profundas convicciones y férrea solidez argumentativa para avanzar hacia una nueva estructura económica que respete el esfuerzo de las mayorías; y el nivel de vida del venezolano sea el resultado de su esfuerzo, y no del parasitarismo burgués, ni del esclavismo asalariado. Para evitar eso la canalla opositora comenzó a utilizar desde la descalificación física, a la subestimación y descrédito académico e intelectual. En este sentido, la oposición siempre ha sido sofisticadamente sucia. Recordemos que con Chávez no fue diferente, inicialmente lo tildaron de “bruto” en lo intelectual y de “mono” o “macaco” en lo físico. Que la dirigencia opositora actúe de esa manera, no debería extrañarnos. Ellos se consideran una clase superior y ungida por la providencia para guiar los destinos del resto de la población venezolana; mientras que los demás, y eso incluye a la base opositora, somos para ellos sus súbditos inferiores. Como dije, eso no es extraño en ellos, ni siquiera en sus súbditos opositores de la clase pobre (que incluye a la pobre clase media), porque les han hecho creer que no son pobres y que estando al servicio de sus amos burgueses podrán disfrutar de una vida digna de comodidades y confort, ¡Pobrecitos!

Y eso lo asumen porque piensan que los de su clase no son capaces de gobernar y menos de gobernar bien. Prueba irrefutable de eso está en los ataques recibidos por nuestro actual Presidente, por el sólo hecho de salir de las filas obreras. Sin embargo, hemos podido evidenciar que el endoclasismo y el endorracismo son fenómenos más generalizados de lo que nos imaginábamos. Muchos de los compatriotas que defienden la revolución bolivariana incluyente, democrática y humanista, han manifestado sus dudas respecto a la capacidad de Luis Salas para manejar la economía del país, sin siquiera haber leído algunos de los escritos de Luis Salas sobre el tema económico o esperando a ver algún resultado de su gestión, lo que nos lleva a la conclusión que prejuician por su imagen (que es lo único que están viendo); y no quiero decir que estos compatriotas sean verdaderos clasistas o racistas, es sólo que debemos hacer introspección para darnos cuenta de cómo la hegemonía burguesa nos ha cercenado nuestra autoestima y han logrado que nosotros los tengamos a ellos como paradigma estético y moral.

Luis Salas, al igual que Chávez se parece a nosotros (pueblo): mestizo, diáfano, sencillo, inteligente, pero sobre todo: solidario, con un profundo amor al prójimo, y es por esa solidaridad, que la historia lo colocó en esa responsabilidad que hoy asume. Ese es Luis Salas, que al igual que tú y que yo ha sentido el dolor de nuestro pueblo; ha reído y llorado con la gente de la calle, del autobús, de la camioneta, del metro; ha hecho colas, y vio como en casi medio siglo, en donde Venezuela fue por 42 años el primer exportador de petróleo del mundo, la burguesía que hoy es oposición, sumió a más de la mitad de la población venezolana en la pobreza.

Luis Salas no tiene pinta de ministro burgués, es verdad. Parece una persona del pueblo llano, como lo parecía el zambo Chávez. Pero al igual que Chávez, tiene la humildad, la grandeza y el conocimiento de ese pueblo para hacer lo que el pueblo pide y necesita; además de eso, hay un elemento insoslayable que le da ventaja a Luis Salas sobre cualquier ministro salido de las filas burguesas: Luis Salas viene del pueblo de a pie y por eso sabe en carne propia lo que hay que hacer. Sabe, casi que genéticamente, lo que hay que hacer.

Es hora que dejemos de subestimarnos como pueblo llano; nosotros sabemos mucho más de solidaridad y amor al prójimo que la burguesía, y esa es una conducta más inteligente que el egoísmo. Así que finalmente es un orgullo que Luis Salas esté en la vicepresidencia económica, porque es como que estemos la mayoría de los venezolanos que trabajamos para vivir: clase pobre y clase media, independientemente de su posición política e ideológica.

¡Hasta la Victoria Siempre, hermano!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4200 veces.



Juan Carlos Valdez


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: