Parlanchina en juicio

En el ejercicio de la política, así se trate del descaro y falta de tacto unidos a quien se aproveche de su condición de mujer, la publicidad politiquera da resultados, haciendo “víctimas” a quienes lejos de representar sectores mayoritarios populares, pertenecen a sempiternas “familias acomodadas” como decían mis padres, abuelos y bisabuelos.

Explotadores de obreros, campesinos, pescadores y empleados de sus industrias y empresas, corporaciones particulares logradas con dinero obtenido del estado venezolano durante gobiernos dictatoriales y demócrata representativos, resultan siempre entreguistas al mercantilismo foráneo, imponiendo figuras nacionales pro imperialistas. Filmadas, grabadas sus voces, fotografiados pero apoyados por el billete e intervención de funcionarios diplomáticos extranjeros, instigan a delinquir, llaman al aniquilamiento del Presidente de la República y son factores de desestabilización y perturbación antidemocrática, a tiempo que se atreven a representar internacionalmente otras naciones, para despotricar de su patria pretendiendo erigirse en “acosados y perseguidos”.

Son compatriotas -porque a pesar de todo nacieron en Venezuela-, pero no parecen gente normal y corriente sino gentuza vende patria, que van por el mundo financiados por dólares, euros, marcos, pesos, yenes o cualquier moneda extranjera, en campañas para derrocar el ejemplar socialismo venezolano, bolivariano, antiimperialista y chavista, presidido hoy por el primer Presidente procedente del sector obrero. Fue descubierto y entrevistado por “TV Pueblo”, un funcionario de la legación diplomática de EE UU en el acto de presentación ante los Tribunales de la República, al que fue citada como imputada la ex diputada María “Violencia” Manchado Parisca a comienzos de Diciembre 2014, única del grupúsculo conspirativo que ha acudido, porque los “varones” que han opinado lo mismo decidieron huir, me refiero a Diego Arria, Salas Römer, Robert Alonso y otras joyitas de la fracasada adecopeyanquicracia.

Una interrogante de despedida a esta opinión, ¿cuántos años de cárcel le salen a quien en EE UU, -así se trate de ir contra el afrodescendiente Barack Obama-, pida públicamente que destituya al Presidente electo, convoque a “la salida” y busque financiar el propósito de “aniquilarlo”?, confesión manifiesta varias veces por la señora Machado, “Jefa del Magnicidio en Venezuela” a decir del abogado opositor Ricardo Koesling. Escribo desde Aragua tierra torera y me limito a culminar diciendo “¡¡¡ahí queda eso, mataó!!!”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1004 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a199421.htmlCd0NV CAC = Y co = US