Revolución y desencanto

Hay gente que, como dice este domingo (10 de agosto del corriente) el periodista y reconocido analista político Dr. José Vicente Rangel, padece de un pesimismo crónico inducido. Vive en una atmósfera enrarecida y quieren envolver en ese ambiente a toda la sociedad.

Su propósito es desilusionar, producir desencanto, inclusive podemos decir por nuestra parte que en Venezuela ha surgido una corriente historiográfica alimentada desde ciertos centros académicos que desarrollan una línea de investigación en esa área y desdicen de la historia romántica, la historia patria y el sano nacionalismo, como lo hizo desde la Academia Militar de Venezuela el Comandante Chávez y después expandió su radio de acción a todo el país desde su emocionado discurso desde la Presidencia de la República…

Son parte, digo yo, no me crean los pocos que nos leen, de un sector que por razones político-ideológicas son el sustento teórico intelectual de la cultura de élite, que fueron los privilegiados de la llamada por Germán Carrera Damas: la república civil, de la democracia representativa en el marco del Pacto de punto Fijo.

Y vociferan, por todos los medios a su alcance que se avecina una tormenta se precipitará irremediablemente de un momento a otro sobre Venezuela en el campo de la economía y la política que degenerará en un colapso. Mucho guillo con eso, porque tienen su público cautivo en las universidades privadas y otros centros de investigación, hasta en los llamados centros de estudios avanzados (postgrados o estudios no conducentes a títulos).
Son terribles. Es como si padecieran un desorden y eso les impide ver el progreso de la sociedad venezolana en tiempos de la revolución bolivariana, por mínimo que sea. Y lo ha habido a pesar de la continuación de ciertos problemas estructurales, como la improductividad, la inflación y la escasez, que el Gobierno Bolivariano debe atacar. Y lo está haciendo pero la cosa es difícil.

Ellos no ven eso. Sino que la perspectiva que anuncian por efecto esa de tristeza, decaimiento y trastorno del humor es patéticamente distorsionada.
Por ejemplo, denuncian a troche y moche que con las empresas mixtas se está entregando la soberanía, que con esas asociaciones se viola la Constitución y demás lindezas. Lo peor es que no ofrecen otras alternativas y en la práctica uno en lo personal no observa por más esfuerzo que haga que los gobernadores de la oposición sean mejores. Al contrario, aquí en Lara padecemos desde hace ya tiempo al embaucador y cada vez está peor Barquisimeto y el estado Lara, en general.

Véase lo que pregunta y afirma el Lic. Pablo Hernández en folleto que obsequia, llamado “El verdadero golpe de PDVSA”, (Imprenta Internacional. Maracaibo. Venezuela. 95 PP.):

“¿Qué es el plan siembra petrolera de PDVSA 2006-2012 y la política de plena soberanía petrolera?”…
Responde: “Ese plan que se pregona como política antiimperialista, nacionalista y soberana”, de esa guisa continúa el resto de las páginas del panfleto. Observa dialécticamente que hay agentes externos, con sus alianzas internas, que pretenden acabar con el proceso bolivariano y chavista, aunque ya no cree que el imperialismo exista al modo como lo concibió Lenin los consorcios internacionales son cada vez más poderosos y a través de sociedades secretas y otras que no lo son tanto infligieron la derrota de la izquierda en la década de 1960. La cual no se recuperó sino hacia la década de 1992 y 1998 con el triunfo del Comandante Hugo Chávez.

Como dice la promo de VTV “El Imperialismo existe” y tiene huellas concretas de su perverso accionar: Honduras, Guatemala, Chile, Vietnam, Nicaragua… Y Venezuela en 2002-2003, pero ciertos académicos no “ven”, el imperialismo es una variable que no figura en sus hipótesis de investigación. Ahora viven en el desencanto, de hecho hay en el mercado un libro que se llama “La épica del desencanto” ( del historiador y respetado joven profesor Tomás Straca), y así otros como el de Gullats, o Tulio Álvarez con su Trece Mentiras Bicentenarias…

Pero estos han sido siempre gente de la élite y esa es su ideología (¿Pero no es Marx y Engels en La Ideología Alemana quien dice que las ideas dominantes son siempre la de los sectores dominantes?) Otros sectores académicos cultivan lo que el Dr. Federico Brito Figueroa diera en llamar “La historia militante”, una opción teórica-metodológica desde los de abajo, el pueblo llano y eso parece desestabiliza a algunos. Y despotrican del Centro Nacional de Historia de Venezuela, por ejemplo, ello a pesar de que dizque han leído con mucho provecho al investigador español Juan Manuel Santana-Pérez, en sus Paradigmas historiográficos contemporáneos y La Historia contra ataca; es más, ya no son chavistas, se han desencantado de la Revolución Bolivariana.

No sé si es que en un momento dado tuvieron un cargo en el gobierno y después por contradicciones de los grupos en el poder, que también dicen que existe lamentablemente, luego los defenestraron, como se verá más adelante mediante una anécdota de uno de mis conocidos, siendo ello el origen de su tirria y encono contra el chavismo por estos días.
Lo malo de estos textos como el de Hernández y en sus intervenciones públicas en pequeños grupos es que no proponen nada como alternativas a sus pronósticos agoreros. Se solazan en la denuncia por la denuncia misma. En un onanismo vulgar que los hace contraer matrimonio con las viudas de la Cuarta República y tienen por hijos de esa unión estos folletos falaces

Con la edad suficiente y cierta experiencia académica como alumno y profesor, ya podemos distinguir, aunque no sin esfuerzo, cuando un discurso cumple con los rasgos típicos de la academia (Manual APA, je, je, je) y cuando son simples libelos acusatorios y panfletos de la más precaria factura, donde el autor o conferencista comete impunemente trasposiciones o anacronismos, entre otros problemas de atingencia o correspondencia que llegan hasta el palimpsesto y el palíndromo, (diablo, ¿qué será eso? Aunque suena bien) y la lógica inductiva y deductiva (y la abducción) sufre inesperados agravios, además de que los planos del conocimiento se alteran burdamente.

Esto es, no dejan claro cuál es la concepción de la realidad sobre la que discurren y bajo cual perspectiva teórica metodológica, como no sea la denuncia del desastre económico del chavismo, según estos personajes, pues; cosa que les parece inédito, como si aquí no hubieran gobernado adecos y copeyanos como unas especies de manumisos del imperialismo norteamericano ya que como también dijera alguna vez el teólogo jesuita, Dr. Pedro Trigo, en revista Sic, hacia la década 1980: si por ellos fuera este sería un país destruido, no valorado como digno, del que habría que marcharse a otros lares cuanto antes; que es la opinión, por cierto de todos esos jóvenes idiotizados por la propaganda del civilización del espectáculo (Mario Vargas Lloza, tiene al respecto un interesante libro).

Como fuere, la realidad de Venezuela que ven esos áulicos del imperialismo que niegan que exista como tal sino trasmutado bajo otras formas, pero en realidad es lo mismo; es sólo la riqueza petrolera y demás materias primas, energéticas y de minerales, que los gobiernos debían garantizarle a USA., como parte de la división internacional de trabajo; ya que según recuerdo de la añeja lectura de Eduardo Galeano en Las Venas Abiertas de América Latina, en el mundo hay países que se especializan en ganar y otros se especializan en perder. Como parte de la historia bajo una visión emancipadora esos aspectos hay que denunciarlo, aunque a algunos que cultivan la historia de la historiografía liberal les molesta.

Norte desarrollado, “sur en vías de desarrollo”, pero nadie habla en esos folletos y conferencias del debate que ha estado dando Venezuela en el tiempo de la revolución bolivariana contra lo que Thomas Piketty denomina la cuestión moral implícita en la acumulación del capitalismo patrimonial, mediante la cual un mínimo porcentaje acumula toda la riqueza y la mayoría nada; lo que genera desigualdad, más aún en sociedades que padecen una desigualdad de origen y debe imponerse una revolución tributaria para que los que más tienen paguen más y el Estado y los empresarios responsables y otros emprendedores de la comunidad de los excluidos, los trabajadores y amas de casa, estudiantes, obreros y todos participen de la distribución de la riqueza creada con el esfuerzo de todos.

Pero muy pocos se preocupan por lo que este autor denomina, el economista francés Thomas Piketty tiene la siguiente tesis, que citamos a continuación, la cual tomamos textualmente en dioma francés, pero fácil de leer: “…une question de justice d’éliminer de notre économie les inégalitiés engendrées par l’accumulation. Pourr ce faire, il faut supprimer les hauts revenus et réduire par l’impót les patrimoines existants”, (en:Problémes éconmiques, junio, 2014. P. 52).

En ese sentido, los pueblos y sus líderes como Chávez y Maduro, Correa, Evo Morales y otros han emprendido un conjunto de acciones políticas con el propósito de eliminar el viejo Estado con su institucionalidad corrupta y corruptora (cuestión que muchos de la burocracia estatal actual no han entendido y algunos siguen esas mismas prácticas, la verdad sea dicha y al respecto es otra de esas luchas internas que ha de darse, para conformar una burocracia eficiente y revolucionaria; en ese sentido el Consejo de Gobierno Popular viene a ser un elemento muy importante).

Finalmente, uno sale de esas lecturas y conversatorios sin mayor claridad, bien por el desorden de su exposición o las intervenciones de otros colegas que desvían la centralidad del asunto y los patéticos juicios de valor cunden. Pero por lo contrario, sale también uno con muchas dudas acerca de la validez y confiablidad de las tesis que sostiene en el folleto referido y en su intervención oral, que es el caso de unos foros o conversatorios que del que hemos participado recientemente en la inmensa Biblioteca Universitaria de El Eneal, bajo la guiatura de un reconocido investigador, donde se conversa de manera abierta sin miramientos dogmáticos, lo cual ya es bastante…

luissaavedra2004@yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1388 veces.



Luís Saavedra

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a193109.htmlCd0NV CAC = Y co = US