¿Hasta cuando será esta vaina?

Hay varios factores que se confabulan para continuar creando un clima de tensión y desagrado entre la población venezolana. La oposición hizo su trabajo, crear los ambientes desestabilizadores, acaparar los artículos de primera necesidad, creando el desabastecimiento, “La Guerra Económica” se pone de manifiesto y junto a ella la viveza criolla entra en el juego, Los Buhoneros y parte de la población que está ubicada en los sectores bajos ven la posibilidad de hacer negocio con los artículos que aparecen a cuenta gotas, y empiezan hacer las colas varias veces para comprarlos y luego revenderlos a precios especulativos.

El Gobierno ha tratado por todos los medios de controlar esta situación, pero al pasar los días, somos testigos de que nada ha mejorado. Vemos como siguen las largas colas, compran los artículos por pacas ya que la mayoría improvisaron bodegas en sus casas. ¿Cómo se podrá controlar a estos nuevos comerciantes de la economía informal? Lo peor no es eso, es la anarquía que estamos viviendo, estamos expuestos a ser víctimas en las colas a ser apuñaleados, golpeados porque esta gente se creen los dueños de las colas y de ser los únicos de poder comprar pacas y más pacas sin importarles nada. A esto se le suma la complicidad de las diferentes redes de supermercados, funcionarios de seguridad que se hacen los ciegos o en la mayoría de los casos son participes de estas irregularidades, ya que los hacen pasar brincando el orden de la cola. Otros cobran por un puesto en las colas. “todo un negocio”

En el caso de los supermercados hoy quiero denunciar lo que está sucediendo en la red de supermercados de Central Madairense, el viernes 11 de julio a eso de las 10:45 am, estaba haciendo mercado, ya que en la Institución donde trabajo nos dieron libre desde las 10 am por fumigación. Estaba ful de gente, porque habían sacado carne y pollo, y por la parte de afuera del supermercado por una de las puertas laterales estaban vendiendo Harina.
Lo que denuncio es la Operación Morrocoy que aplica la gerencia de esta red comercial, a esa hora solo funcionaban 4 cajas y la que habilitan para las personas adultas y discapacitada puedan pagar. ¿Con que fin hacen eso? Buscando que la gente se moleste y comience la crítica contra el gobierno.

¿Hasta cuándo será esta vaina? Cuál será la solución para acabar con esta anarquía? todo el mundo hace lo que les da la gana.
Debemos buscar una manera de frenar esto y creo que si aplicamos un control a través del INE, buscando un mecanismo en red con la Cedula de Identidad, bajaran las colas. Y habrá productos para todos. Hay un censo poblacional, el cual arroja cuantas personas viven en una casa, se podría promediar el consumo Quincenal o Mensual de los productos de primera necesidad, por familia o habitantes de esa casa. Por ejemplo, si en una casa hay 5 personas: 2 adultos y 3 niños, trabajan los dos adultos, estos hacen su compra y queda registrado en sistema, que llevan 3 pollos, 4 paquetes de harina, 2 de café, 4 paquetes de papel higiénico, 2 de arroz. Esto debería durarle una quincena. Si estas mismas personas van a otro supermercado y compran en menos de 15 días nuevamente harina, pollo, café, papel higiénico, el sistema debería rechazarle la compra. Solo después de los 15 días el sistema le permitirá hacer la nueva compra. Creo que con algo así, como lo expuesto es que lograríamos controlar las compras compulsivas, amén de los compradores de la economía informal.

Por otro lado el estado debería tener perenne un funcionario o fiscal para velar que estas redes comerciales habiliten todas las cajas para evitar que sigan creando la operación morrocoy. O buscamos frenar todo lo que ha generado esta Guerra Económica, o nos como el tigre.

elivaldiviezol-66@hotmail.com
@chavez_2021



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6190 veces.



Elizabeth Valdiviezo


Visite el perfil de Elizabeth Valdiviezo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elizabeth Valdiviezo

Elizabeth Valdiviezo

Más artículos de este autor