Los diálogos de Paz

Con mucho pesimismo es visto el nuevo diálogo que el Gobierno Nacional y sectores de la MUD han iniciado en el país. Por parte de la MUD, la propuesta principal de la amnistía a sus políticos presos es de difícil aceptación dado que la misma sería contraria a la Justicia misma. Y por parte del Gobierno, la posibilidad del reconocimiento de que somos una fuerza política mayoritaria con la cual es necesario convivir, se ve difícil de ser aceptada también ya que, más allá del plano discursivo, la práctica ha demostrado que en 15 años esto no ha sido posible.

En ese escenario, el diálogo queda más bien como un pañito caliente que no resuelve la crisis de fondo y que no es más que el intento de deslegitimar, de desprestigiar y de derrocar al Gobierno Revolucionario. Porque cuando se pide el reconocimiento del Chavismo se están tocando intereses muy profundos que exigen la eliminación de esta fuerza.

No queda otra opción al Gobierno Revolucionario que gobernar con una crisis permanente, con una guerra económica constante, con factores que conspiran y con el saboteo en nuestras políticas. Sin embargo, la necesidad de gobernar en un ambiente constante de crisis no es algo nuevo para un Gobierno Revolucionario o Progresista. Ha pasado en los últimos cincuenta años con el Gobierno de Cuba que ha vivido en medio del más feroz bloqueo gringo pasando por las confrontaciones Norte-Sur, Guerra fría y demás. También sucedió con el primer Gobierno Sandinista, acosado por los contras y derrotado por el poder, no sólo de las armas y la insurrección pagada por los gringos, sino por el poder de la prensa. El segundo Gobierno Sandinista está también gobernando en medio de esa crisis.

El Gobierno de Allende es otro ejemplo de cómo la crisis y el sabotaje de la ITT, entre otras transnacionales, al igual que la CIA, condujeron a su derrocamiento. Si vamos más allá de nuestro continente, los ejemplos se multiplican. Nunca un verdadero Gobierno de Izquierda ha tenido la oportunidad de gobernar si no es en medio de las crisis, los sabotajes, las conspiraciones de las embajadas gringas y las traiciones de las propias oligarquías vendidas al Imperio.

Con esta visión, es necesario entonces prepararnos para seguir gobernando pero teniendo presente que la crisis y los sabotajes no cesarán, que nuestra oposición seguirá entregada de manera servil al Imperio y que harán hasta lo imposible por traicionar a nuestra Patria. Nuestro trabajo es entonces arduo y doblemente comprometedor, ya que por un lado debemos realizar nuestro trabajo de construcción de la Patria Socialista y por otro lado, formar a nuestros trabajadores, enfrentar las traiciones y conspiraciones, preparar a las generaciones de relevo y rehacer toda la obra de Gobierno que la derecha entreguista destruye, incendia o roba.

Papel estelar juega en estos momentos el Poder Popular, porque el gobernar en medio de la guerra económica y política exige tener un poderoso Poder Popular, expresado en Consejos Comunales, Consejos de Trabajadores, Mesas Técnicas, Comités de Tierras, Medios Alternativos, Colectivos, Comunas y demás organizaciones ampliamente coordinadas y conscientes de la necesidad de defender y de construir la irreversibilidad de la Revolución.

Con ese poderoso Poder Popular, con el Plan de la Patria como guía, con nuestra Fuerza Armada Bolivariana, con nuestra Reserva, con el Gran Polo Patriótico, con el PSUV y con la solidaridad internacional, vamos a profundizar el Socialismo y vamos a Radicalizar la Revolución. Apoyemos los Diálogos de Paz, pero que no se pierda que lo fundamental es la construcción del Socialismo, el pensamiento de nuestro Comandante Eterno y la Suprema Felicidad de nuestro Pueblo.

@omarfgomez


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1468 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas