Tumbar el gobierno...eso quiere la oposición

Tanto el chavismo como la oposición representan un porcentaje significativo en el país, pero cuando eso sucede, son las elecciones, los votos, la mayoría, los que eligen quienes serán sus gobernantes. En Venezuela en los últimos quince años se han realizado ¡19 procesos electorales! De los cuales 18 lo han ganado los que apoyan al actual gobierno.

Hay quienes reconocen los resultados solo si favorece a quien apoyo, ósea, el CNE es bueno, imparcial, sólo si gana el candidato de la oposición, cuando Capriles ganó en Miranda, Blyde en Baruta, Ocariz en Sucre, Henri Falcón en Lara, allí si fueron los votos de la mayoría los que los llevo a ganar, curioso esto. Siempre oímos algún opositor decir que les han robado las elecciones...¿en quince años? En 18 procesos electorales?

Claro, sólo si no ganó su candidato, hay incluso páginas web que dicen que sus "encuestas" reflejan que los chavistas son unos pocos, que el CNE les roba los resultados. Caramba, si eso fuese cierto, ¿que clase de oposición es esa? Esos dirigentes de la oposición, hasta los más radicales, piden proceso tras proceso que voten, que no votar es una locura, ¿por qué lo hacen? Alegar su propia torpeza? ¡Voten, todos a votar, tranquilos que nos volverán a robar! Lo cierto es que si siguen participando en las elecciones es porque saben como es el sistema electoral, y saben que sí suman voluntades pueden ganar la elecciones.

Ahora bien, ¿ es trancando calles, pisoteando el derecho de los demás, como van lograr más apoyó? ¿Ese es el atajo para llegar a ser gobierno? Rompiendo postes de luz, dañando semáforos, destrozando propiedad privada para utilizarlos como barricadas, van a solucionar la falta de productos y alimentos quemando camiones cargados de comida, la situación económica del país la solucionan evitando que la gente pueda trabajar por las guarimbas, que las empresas, los comercios bajen sus ventas por el caos que crean, implementar la violencia como método para llegar a gobernar, quemar patrullas policiales, atacar ambulancias, quemar universidades, quemar autobuses de transporte público, poner aceite en las calles para que los motorizados se caigan y últimamente desnudándose...

Lo cierto es que ese radicalismo no lleva a nada, basta oír a los trabajadores quejarse de esa violencia, a personas que son afectas a la oposición expresar su descontento, leer las encuestas serias que reflejan un altísimo rechazo a las guarimbas, leer las declaraciones de alcaldes de la oposición diciendo que no están de acuerdo con la violencia y el cierre de calles.

Cuando vemos los insultos hacia los dirigentes políticos de la oposición que se sientan con el gobierno en la búsqueda de un diálogo constructivo, insultos que vienen de la misma oposición, queda claro que en ciertos sectores de la oposición solo quieren la violencia, el desorden, saben que no tienen los votos todavía, y el camino radical, no es precisamente el que les está sumando voluntades, es al contrario, el descontento es mayor cada vez con esa forma de protestar.

Que manera tan peculiar de buscar votos...restando.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1190 veces.



Jaime Verde Aldana


Visite el perfil de Jaime Verde Aldana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Verde Aldana

Jaime Verde Aldana

Más artículos de este autor