La solución es radicalizar la Revolución Bolivariana

Estamos en guerra y que nadie lo dude, siempre alertamos acerca de la situación que se podría presentar de seguir menospreciando al enemigo, llamándolos “grupúsculos”, cuando en realidad son componentes armados y preparados desde hace tiempo, algunos en campamentos en el exterior, por la CIA y el Mozad israelí en la táctica de guerra de guerrillas urbanas.

No entendemos las razones por las cuales el gobierno del Compañero Maduro, sabiendo las andanzas y los planes de los que en apariencia, fungen como cabecillas de estos “grupúsculos” como el les dice, que son contingentes bien armados y tienen sus ordenes definitivas de desestabilizar al país y acabar con la Revolución Bolivariana pero además con el pueblo revolucionario, pues mientras un Revolucionario Bolivariano Chavista viva, siempre la libertad ondeara bandera; no tomo las medidas de previsión y salvaguarda del pueblo y de los bienes de la nación.

Tenemos que escribir con la verdad desnuda, aunque nos digan tremendistas, ultrosos, comecandela, habladores de pazguatadas, etc. y otras linduras del florido lenguaje presidencial, cuando en verdad nos colocamos mas allá ante una realidad imposible de ocultar, no querer ver ni saber en este momento es peligroso, también se miente ocultando la verdad de lo que puede acontecer de no tomar las decisiones largamente pospuestas por el Compañero Maduro y quienes no quieren, sea por temor, sea por pusilanimidad, sea por terquedad, o sea por conveniencia de no enfrentar la realidad, la vida de todo un pueblo, de las luchas de la Revolución Bolivariana legado del Comandante Chávez, puede perderse como un castillo de arena en la playa.

Aquí ya no vamos a hablar de lo que se pudo evitar de haber tomado con firmeza y resolución, la decisión de aplastar todo foco de resistencia conspirativa a la mínima provocación del fascismo, allá el Compañero Maduro sabrá porque no lo hizo; aquí están las fuerzas del Imperio y la ultraderecha actuando en focos guerrilleros bien definidos, este plan es de vieja data, que creció con fuerza ante la ineficacia y la pobre actuación del gobierno y de los planes de defensa de la nación, muchos Camaradas lo han hablado acerca de los planes del Imperio que se vienen ejecutando desde la toma de poder del Compañero Maduro, se han cansado de alertar, y tal parece que al gobierno le encanta estar en la cuerda floja.

Lamentablemente para el pueblo que murió no hay un mañana ni hay más tiempo para esperar que las cosas de acomoden por si solos o que los fascistas se cansen, tomando el Compañero Maduro la línea del Comandante Chávez con los militares de Altamira: Compañero, el Comandante Chávez nos dejo hace casi un año y el Imperio retomo otros atajos y otras maneras, más arteras y sanguinarias porque han tenido más tiempo para prepararse, para infiltrar agentes, paramilitares y mercenarios para lograr su objetivo.

La vieja conseja de “no caer en provocaciones” debe ser abandonada por el gobierno y el pueblo y a los conspiradores someterlos a la justicia popular, la defensa debe ser activa y no contemplativa, los conspiradores traen la orden de matar, destruir y acabar con la paz y la tranquilidad que el Compañero Maduro pide, pues ahora no depende de lo que queramos sino de lo que ellos quieren y desean desesperadamente; de continuarse en esta actitud, la conspiración agarrara más fuerza y más adeptos entre los embusteros que se escudan tras una falsa fachada apolítica que al ver el avance violento de la conspiración, comenzaran a sumarse y a participar agrediendo al pueblo revolucionario que se encuentra desarmado.

Es deber del gobierno del Compañero Maduro actuar en defensa del pueblo y de la Revolución Bolivariana, por fuerza y por justicia. Aquí ya no hay más que un camino, y por más que el Comandante Chávez y ahora el Compañero Maduro la han retardado forzosamente y por ley ya no queda otro remedio: Radicalizar la revolución; ud Compañero tiene la habilitante, tiene las leyes y sobre todo, tiene al pueblo que pide que se le haga justicia, no lo piense más. Esto camaradas es una guerra y como tal cualquier gobierno y nación del mundo tiene el derecho a defenderse y no dejarse inmolar por indefensión, los enemigos no quieren paz, por lo que hay que actuar. Las horas son decisivas.

Confiamos en el líder.
anazaicon@gmail.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1239 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor