He aquí los planes secretos de la oligarquía colombiana contra Venezuela

No descansan ni descansarán. No hay ninguna diferencia entre Uribe y Santos. Dejémonos de pendejadas, y actuemos como si el narcotraficante Uribe siguiera intacto y firme gobernando desde la Casa de Nariño. Ha sido Uribe el que ha dado los pasos para que Santos reciba al Majunche en su despacho.

Y claramente que no se trata de un simple encuentro entre demócratas el que acaba de darse. El encuentro también fue un movimiento triangulado a través de la embajada en Venezuela y una solicitud expresa del Departamento de Estado gringo. El plan de la Casa Blanca es acabar con el gobierno bolivariano este mismo año 2013, luego que el imperio consiguió en Venezuela decididos avances tras sacar (asesinar) del escenario inetrnacional al Comandante Chávez. Con engaños especiosos, con crímenes sembrando todo tipo de violencia e inseguridad en la población, con desabastecimiento y especulación por doquier, logrando colocar a nuestro país sobre un terrible potro de tortura: Pues, si sigues siendo chavista, jódete, no tendrás electricidad, ni harina pan, ni aceite, ni papel toillet, ni huevos ni un coño, y además todos los alimentos que el gobierno consiga nos los llevaremos para la Colombia, toma....

Pues es así la cosa: el imperio arrecia de nuevo por el flanco colombiano, donde tiene varias bases militares. Uribe presiona, también presiona la oligarquía continental, uniéndose las fuerzas más reaccionarias del planeta con una campaña de difamación diaria a través de los poderosos medios internacionales.

Consideran los Think tank yanquis que ya está suficientemente maduro el cerco lanzado desde 1999, para proceder ahora y darle el tiro en la nuca a la revolución.

Cuanto se vienen dando en los últimos meses en el continente son todos globos de ensayo para asfixiar y liquidar al proceso bolivariano en marcha. El encuentro de Piñera-Santos-Humala-Nieto es uno de ellos, exigidos por el imperio. Ahora dan otro paso directo, cual es recibir al Majunche en la Casa de Nariño.

¿Quién puede creer que Santos es un hombre independiente de sus actos? ¿Quién puede imaginar que el gobierno colombiano es libre de determinar su propio rumbo y su propia política exterior? ¿Quién podría imaginar que el gobierno santanderista de Santos quiere realmente tener las mejores relaciones con el Presidente Nicolás Maduro?

Ayer Santos se quitó su descomunal careta, y ha dado un paso francamente agresivo hacia nuestro país, en el que no queda ninguna duda que eso del descarrilamiento a fin de cuentas no es sino puros cuentos. Que eso nunca anduvo bien encarrilado. No se trata insistimos de cualquier visita, sabiendo que Estados Unidos es el único país que se ha negado a reconocer a Maduro, y que constantemente están atacando con vesanía y crueldad suma a Venezuela. Existe un plan bien concertado entre México, Perú, Chile y Colombia para desarticular completamente UNASUR, PETROCARIBE, la ALBA y la CELAC, por órdenes del imperio. Y ya que los gobiernos colombianos se encuentran totalmente imposibilitados para resolver el problema infinito de su guerra civil, que sufren desde el Crimen de Berruecos, pues ven entonces con muy buenos ojos que se desate una entre nosotros.

Nosotros debemos movernos prestamente y cortar de inmediato todos los intercambios comerciales con Colombia, todos los acuerdos bilaterales y prepararnos ya, pues, francamente a cuidar este flanco sumamente peligroso, plagado de paramilitares y elementos graves de contrabando, delincuencia bestial y crímenes de toda especie con los que siempre han andado sembrando nuestro país.

Debemos convencernos una vez por todas que los gobiernos colombianos están todos penetrados del alma maldita, vil y traidora del grandísimo cobarde y miserable de Francisco de Paula Santander, y que eso es así de manera irremediable e irresoluble para nosotros, desgraciada y fatalmente.

A nuestro querido Comandante, el abominable Uribe lo traicionó con todos aquellos supuestos planes para que sirviera de mediador con la guerrilla colombiana, en una supuesta búsqueda de la paz. Cuánta bondad, cuánta generosidad y buena fe por parte de Venezuela, abominablemente traicionada por ese canalla criminal y asqueroso narcotraficante.

Celebramos que el gobierno de Venezuela haya reaccionado ayer con determinación y carácter ante ese encuentro entre Santos y el lacayo Majunche. Está muy bien que se revise la relación bilateral y la participación nuestra en los diálogos de paz entre Colombia y la guerrilla de las FARC.

Fue muy claro nuestro canciller Elías Jaua cuando expresó: "Es muy difícil trabajar por la paz de un pueblo hermano cuando desde las más altas instituciones de ese pueblo hermano se estimula y alienta la desestabilización en Venezuela".

No nos hagamos ninguna ilusión con esa gente que está ganando tiempo mientras nos da puñalada tras puñalada. Pongámonos las pilas, que son miles los frentes desde los cuales nos están atacando, y hay que ser terriblemente contundentes. Guerra avisada también mata soldados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3788 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a167045.htmlCd0NV CAC = Y co = US