El castillo de naipes de la oposición, se desmoronó

Hoy, más alegre que muchacho comiendo moco, se ha levantado todo un país y mas allá todo un continente. Claro y lógico, la llegada de Chávez, nos quita de encima, la maldad de un oposicionismo que ve con dolor como se desmorona su triste castillo de naipes, construido con cartas marcadas y sacadas bajo la manga. Recojan sus naipes apátridas que hay CHAVEZ para rato (2019 mínimo) por eso a llorar al valle.

Chávez está aquí, para nuevamente reunirse con su pueblo que siempre ha sido fiel y no le ha fallado ni un instante desde que dio el golpe el 4 de febrero. Una lealtad a toda prueba.

Chávez, está en su patria porque resistió la enfermedad con entereza, coraje, valor, pero no solo es , sino un espíritu y una fe que mueven nuestro planeta a sabiendas que falta mucho por hacer.

Chávez volvió, para demostrarle a la cloaca llamada Globovisión, los carroñeros del periodismo, que pueden sacar fotos chimbas, que pueden engañar, tergiversar y llevar sus invitados embusteros y con todo y eso se impone siempre la verdad.

Chávez, ha llegado para continuar con la profundización de la revolución bolivariana, para seguir con el desafío de tumbar al gigante imperial (USA) siendo Venezuela, una nación libre independiente y en plena batalla anticapitalista.

Chávez, llegó para seguir la emancipación de los pueblos nuestroamericanos y caribeños con la importante victoria en Ecuador de Correa, sobre la burguesía apátrida.

Chávez, arribó a buen puerto donde los procesos populares son indetenibles nutriéndose en teoría y práctica liberadoras y también el gran cariño de los más humildes, los que lloran hoy de alegría por la llegada del máximo líder de Latinoamérica, quien los hará invencibles.

Chávez, está en su patria y los chavistas y antiimperialistas lo festejamos, porque Chávez y Fidel son los símbolos más grandes de la patria suramericana y el Caribe. Que seguirá hacia la independencia bajo el mando de la revolución bolivariana, bajo el mando del comandante HUGO CHAVEZ FRIAS.

Debería el pueblo por iniciativa propia, ir a la embajada de Cuba, para agradecer que nuestro comandante está bien, que sus cuidados sirvieron para mejorar al líder de la Revolución Bolivariana. Vayamos a la embajada y así cuando los mariquitas que están en la embajada de Cuba saboteando por unas monedas, nos vean en masa, se asusten y salgan corriendo. VAMOS TODOS A LA EMBAJADA DE CUBA A SACAR A LOS APATRIDAS DE AHÍ. ES NECESARIO.

Así, los niños manitos blancas y los escuálidos majunches y otros bichos, se darán cuenta del poder que ostenta la persona que destina la mayor parte del presupuesto nacional, en honrar a quienes por años fueron vejados, excluidos maltratados por la más rancia putrefacción que haya existido jamás, solo comparable a los oposicionistas y sus medios de comunicación donde sobresalen Globomojón, El Nazi, El Uni, entre otros.


jorgito1926@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1462 veces.



Jorge Osorio Rojas


Visite el perfil de Jorge Osorio Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a159593.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO