El encuentro del año

Llueve en el Centro San Ignacio. Aquí no hay crisis... La gente sonríe y pasa cargada de bolsas por todas partes. Entran y salen. Mientras tanto la garúa se acentúa con su púa. Y Cinthya Machado Zuloaga viene desfilando por la pasarela del segundo piso. Es un espectáculo verla tan fresca, tan juvenil, tan bella con alma. El mesonero del cafetín se acerca y me dice. “Mujeres como esa, no volverán”.

Muerta de la risa toma asiento y comienza a decir: “Al fin pasa algo bueno en este país, amigo. Se re-encontraron Miguel Enrique Otero y Teodoro Petkoff. Te confieso que cuando el martes 13 de julio leí el Twitter de Miguelito, invitando para el hotel Ávila donde se re-encontraría con Teodoro, no lo podía creer. Así que me dije. Si, Chávez es capaz de unir a Miguel Enrique con Teodoro Petkoff, entonces vamos a unirnos todos y ganamos fácilmente el 26. Estoy feliz, amigo”.

El mesonero viene silbando bajito. Llega a la mesa y repite el discurso de la última vez que nos atendió. “La botellita de agua Evian para la niña más linda y buena del mundo, y un café negro para el chavista más marginal del otro mundo”. Cinthya sonríe y le da las gracias y con un hasta luego lo despide.

Y ella, tan sensual, sigue diciendo: “Y el 14 de julio de 2006, a las 11 de la mañana, me presenté en el Hotel Ávila y me dije: En el Ávila es la cosa, y allá estaban todos los que nunca han servido para nada pero que ahora se empeñan en demostrarnos que quieren servir para algo. Es decir, Ramón Guillermo Aveledo, quien viene de la liga de Béisbol profesional y ahora dirige una mesa de Unidad que nadie la encuentra por ninguna parte. Más allá estaba muerta de la risa María Corina Machado, quien ya se siente diputada, y al que no vi por ahí fue al mentiroso de Ricardo Sánchez quien dice que se gradúa en noviembre de Internacionalista y todo el mundo se ríe. Y más allá estaba el líder guerrillero, el Súper Star, es decir, Teodoro Petkoff. Y Miguel Enrique comenzó leyendo la chuleta que había llevado y no sabía leer, yo creo que era porque estaba emocionado, porque se había encontrando con el hombre que lo llamó Bobolongo. Y esa fue la noticia del día: “Ahora bobolongos somos todos”.


robertomalaver@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2553 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: