La libertad de presión y de expresión

Las mafias del espectro radioeléctrico

Los mafiosos que desde el espectro radioeléctrico permanecen cabalgando sobre el potro del golpe de estado, en connivencia con la oligarquía criolla, la colombiana, la CIA y el Mossad, son los que ahora se han quitado la máscara y desde sus trincheras están llamando a la insurrección popular, para preservar  la “Libertad de Presión” que han ejercido toda su vida, pero en nombre de la Libertad de Expresión, que es algo bien diferente, porque mientras la primera es la herramienta para el chantaje y la carrera delictiva, la segunda es el derecho humano, que tiene toda persona desde que nace.

Desde sus guaridas disfrazadas de gremios desde hace diez años vienen financiando la propaganda golpista y contra revolucionaria, que alcanzó su clímax los días 11, 12 y 13 de abril de 2002, cuando le ganaron al mago Merlín, ya que llegaron a desaparecer a más de doce millones de ciudadanos, con el apagón mediático que propiciaron particularmente el 13, que mientras el soberano rescataba y traía de nuevo a su cargo al presidente electo por mayoría abrumadora y ponía en fuga a la gusanera golpista, las plantas televisoras privadas transmitían comiquitas y las radioemisoras comerciales se convirtieron en sinfonolas, que ni siquiera la hora daban, sino música parejo, porque había que silenciar a ese mismo pueblo que ahora están llamando a que les defienda sus perversos intereses.

El ejercicio de la explotación del espectro radioeléctrico en Venezuela y en el continente, es tan perverso que su único objetivo es idiotizar al público televidente y oyente, mediante campañas basura que colocan la autoestima del adicto a sus adefesios, debajo del zapato y llegan a convencerlo de que quien lo explota le hace un favor, porque le está dando para comer a él y a su familia y que en consecuencia, no solo le debe sumisión y obediencia,sino que también debe darle las gracias por explotarlo. Es así como vemos infelices en las encuestas y trabajos de campo, realizadas por investigadores de la comunicación, que defienden todavía a RCTV, como fuese un hijo o hija y que ni se ruborizan al decir que Globovisión, un antro de terror y desinformación, es parte de su vida.

Esas son víctimas de la guerra psicológica infectados por la  “Infofrenia”que preparada en los laboratorios de las agencias terroristas de de los gobiernos de Estados Unidos y del sionismo criminal,son transmitidos a través de los canales de radio y televisión que operan mediante una propiedad colectiva como es el espectro radioeléctrico y que está secuestrado por cuatro mafiosos a los cuales el pueblo soberano tiene identificados y llegado el momento les hará pagar sus felonías, porque ya este pueblo aprendió a leer y a escribir, a ver oír y escuchar radio y TV, lo cual quedó demostrado con la derrota que sufrieron los apátridas de la guerra mediática durante los días,11, 12 y 13 de abril de 2002, que pese a la canallada de alta traición a la Patria, no pudieron engañar al pueblo; que al fragor de la lucha se hizo periodista y supo decodificar los perversos mensajes enviados y destrozó a la mass media al servicio de los más obscuros y obscenos intereses extranjeros a los que responden los mafiosos que tienen secuestrado el espectro radioeléctrico y que no ven en cada venezolano o latinoamericano aun sujeto, con deberes y derechos, sino a un objeto, que convierten en juguete o robot, para que piense, obre y se conforme de acuerdo con los códigos que desde los medios les insuflan los operadores del imperio, que no son otros que los llamados empresarios de la radio y la TV .

Los circuitos radiofónicos son el colmo de la actividad delictiva, por cuanto no solo coartan la libertad de expresión y de prensa, sino que hacen de la LIBERTAD DE PRESIÓN, la principal arma para la extorsión y el sometimiento de todo productor de provincia que intente ser independiente, por cuanto los “Padrinos” de los circuitos no solo imponen la línea editorial, sino que al mismo tiempo son los dueños de la publicidad, por lo cual cobran su peaje, además de otra serie de condiciones a la que tienen que someterse los pequeños propietarios de medios de provincia. 

No es cierto que los circuitos beneficien al oyente, porque esas mafias precisamente convierten en objeto a sus oyentes, los cuales son receptores pasivos, porque jamás van a tener oportunidad de interactuar con quienes manejan ese monopolio desde Caracas y mucho menos que su problemas o necesidades sean conocidos en la Gran Caracas, porque solo les dejan el derecho al derechito: Derechito al consumimsmo, derechito a la disociación, derechito a la idiotización, derechito a la pérdida de identidad, derechito a la pérdida de la autoestima.

Por eso es que debemos rechazar las manipulaciones de quienes robando lo que es nuestro han explotado ilegalmente el espectro radioeléctrico en perjuicio de toda la familia venezolana. Son tan claras sus inclinaciones apátridas y a la mediocridad, que el Estado Venezolano, tuvo que establecer la Ley de Responsabilidad en Radio y Televisión, conocida como “Ley Resorte”, para obligarlos a dar cabida a nuestra música en sus programaciones y evitar la violencia y vulgaridad excesiva que estaba destrozando la inocencia de nuestras niñas, niños y adolescentes.

Esa es una de las razones que tienen para odiar a Chávez y a quienes apoyamos este proceso, lo otro es porque les está obligando a pagar impuestos,ya que en la Cuarta República,mediante el chantaje no pagaban, agua, luz, ni teléfono, porque eran servicios del Estado y cuando algún gerente de una de estas instituciones, llámese Cadafe, INOS o CANTV se le ocurría pasarles avisos de cobro, de inmediato iba la andanada acusándolo de estar atacando a la “libertad de expresión” y seguramente iba fuera, porque esta mafia se especializaba en obtener pruebas de corrupción de altos funcionarios, no para denunciarlos, sino para someterlos y tenerlos a su servicio.

Así que todos debemos apostar a la eliminación de esas delictivas organizaciones que nos han sometido pisoteando todos nuestros derechos y enriqueciéndose a costa de algo que nos pertenece a todos los venezolanos. La TV y la radiodifusión como principal medio de producción debe pasar a manos del pueblo, para que en vez de generar mensajes potenciadores del delito, generen mensajes de paz, convivencia y de cultura para la vida. Ese medio no puede ser para amasar groseras fortunas y  consolidar estamentos de poder en contra de la soberanía y la dignidad de la patria.

Ministro Diosdado, no hay nada que discutir con quienes robaron al pueblo venezolano, por el contrario quienes explotaron ilegalmente el espectro radioeléctrico deben ser sometidos a la justicia ordinaria porque son delincuentes comunes.

Todo el poder mediático para las comunas. No más concesiones para la oligarquía y vividores de la propiedad del pueblo. Rompamos el espinazo de las mafias que solo defienden el derecho a LA PRESIÖN. 

*Periodista

 cd2620@gmail.comcadiz2021@yahoo.es
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1954 veces.



*Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas