Los mismos oligarcas de siempre

"Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca"
(Palabras del Libertador luego del Terremoto de 1812, sobre las ruinas del monasterio
de San Jacinto ­ Caracas)

Muchos viejos y desgastados dirigentes de la oposición, han querido revivir  los hechos pasados de nuestra historia patria,  y por el mismo desconocimiento de esa historia, han tropezado dos y mil veces con la misma piedra.  Los voceros del desastre, salieron inescrupulosamente  en las pantallas y cubrieron centimetrajes  de informaciones falsas a los pocos segundos de sentirse los primeros temblores de tierra en el centro del país, como  carroñeros de las noticias y de la información. 

Cuando en Venezuela sufrimos en días pasados,  los embates de tres temblores de medianas proporciones en Caracas y el centro del país, entonces sale la oposición a sacarle provecho político a lo que puede ser, por lo menos potencialmente, una calamidad.  Esa era la oportunidad de culpar al presidente Chávez  y al gobierno revolucionario por haberse producido esta hecho natural.


Los temblores sentidos con  intensidad en Caracas y en algunas poblaciones del centro del país, pusieron a funcionar las prensas, cámaras y micrófonos de los medios de comunicación privados.  Era la oportunidad para los profetas del desastre, los cuales vieron  en esto un motivo para atacar al gobierno revolucionario, sin tomar en consideración otros factores de solidaridad, seguridad ciudadana y prudencia.


La oportunidad no pudo presentárseles de mejor manera, un terremoto, esa sería  una buena excusa para culpar a Chávez de todo lo que pueda acontecer, sean pérdidas humanas, materiales o cualquier cosa posible. Manejar los temores de la población, le ha dado a la oposición venezolana algunos resultados en tiempos electorales recientes. Al igual que  la actual fiebre porcina o virus AH1 N1,  le ha dado resultados a los grandes centros de poder capitalistas, para disimular la grave crisis financiera que está sufriendo el todopoderoso e infalible  neoliberalismo salvaje.


La historia del Monasterio  de San Jacinto, protagonizada por Bolívar, tendrá que repetirse una y un millón de veces más,  tendremos que domar la naturaleza y hacer que esta nos obedezca, cosa que solo es posible en Revolución.  Hay que enfrentarse una y muchas veces más a los manipuladores de oficio, a aquellos a quienes no les interesa el pueblo, sino el beneficio que de él pueden sacar aun en las situaciones de desastres.

Tendremos que enfrentarnos una y otra vez a estos  profetas del desastre, que se levantan en  cada oportunidad, par a profetizar muertes, hambre, sufrimientos y desabastecimiento  a nuestro pueblo. Nadie puede predecir un hecho de la naturaleza, aunque si podemos prevenir algunos desastres con sentido común, la observación y una efectiva y oportuna prevención.

Nuestro pueblo, el  pueblo de Simón Bolívar, sabe que el peor desastre, la peor pandemia que pueda suceder en Venezuela, es que estos sectores oligarcas y vende patria, vuelvan a gobernar a nuestro país. No hay, ni habrá retroceso en la decisión y rumbo que ha tomado el pueblo venezolano. Eso explica la desesperación y los graves erros que desde la oposición se cometen a diario, simplemente están desesperados.


La gran prensa y los grandes medios radioeléctricos y audiovisuales venezolanos y extranjeros, han visto una vez más,  su oportunidad de explotar el dolor y los temores de nuestro pueblo.  De manera sádica han tratado de sacarle provecho a esta nueva situación que aconteció y que puede volver a acontecer en nuestro país o en cualquier otra parte del mundo.

Esta es una guerra mediática,  y algunos sectores más radicales de la oposición venezolana,  han encendido sus luces de alertas, porque están conscientes  de la importancia que el gobierno bolivariano le ha dado a la información y al a comunicación en esta nueva etapa de la Revolución.

El verdadero terremoto destructivo es la oposición misma, leamos la prensa reciente para que veamos como la marcha ¨pacífica¨ de la oposición,  el Primero de Mayo, destruyó  con su característico odio y resentimiento  instalaciones del pueblo, como el PDVAL de especialidades lácteas ubicado en la avenida México de Caracas.

No es casual que Globovisión, RCTV, El Nacional, hayan salido a darle una cobertura tan inusual a lo acontecido en todo el centro del país y en la capital, porque cada vez están más conscientes que la batalla informativa de comunicación y opinión, la han ido perdiendo como producto de la acertada política bolivariana,  al tomar cada día más conciencia de la necesidad de construir un eficiente sistema de información nacional.

En el sitio histórico de este suelo patrio, nos vemos y nos enfrentaremos a esta oposición violenta, irreflexiva y manipuladora,  e investidos con el Espíritu Liberador de nuestro Padre Simón de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, diremos a una sola voz: ¨Si la Naturaleza se opone Lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca¨.

obedvizcaino@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2080 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor